Reseña de ‘Inyección 2’

Inyección 2

No hace mucho llegó a nuestro país, tras un largo tiempo de espera desde su aparición en el mercado americano, el primer tomo de ‘Inyección’, el nuevo trabajo del escritor de culto Warren Ellis, esta vez acompañado en la labor gráfica por el dibujante Declan Shalvey y la colorista Jordie Bellaire. Ahora, de nuevo de la mano de los mismos tres autores y de Norma Editorial, llega el segundo volumen de esta obra, que promete asentar el título y encumbrarlo en lo más alto del ranking de los cómics publicados en la actualidad.

Inyección 2
Portada americana del número #7 de ‘Injection’

Ah, ¿qué no te suena de nada eso de ‘Inyección’? Probablemente sea porque no se está hablando de esta serie tanto como merece, algo que sin lugar a dudas llegará con el tiempo si el nivel de sus dos primeros tomos se mantiene. Que nadie se equivoque, ‘Inyección’ es una de las mejores series en activo de Image Comics.

En la primera entrega se nos presentaba la situación del mundo que ha ideado Warren Ellis para desarrollar su historia de ciencia ficción en grado superlativo, en una narración no lineal con continuos saltos en el tiempo que ya desde las primeras páginas nos dejaba una cosa clara: debes mantener tu cerebro bien oxigenado y tus ojos bien abiertos para leer ‘Inyección’, porque es una serie en la que vas a tener que centrar todos tus sentidos si no te quieres perder en una maraña de conceptos de lo más vanguardistas relatados con un estilo nada amable con el lector.

‘Inyección’ se apoya mucho en esa idea expresada mediante la tercera ley de Arthur C. Clarke, aquella que dice que cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia. Un grupo formado por cinco personajes tiene como objetivo investigar el futuro y las posibilidades que este puede traer. A la vista de lo aburrido que puede llegar a ser lo que está por llegar, deciden salpimentar un poco la ensalada de la realidad manipulando una forma de vida artificial a la que conoceremos como Inyección para existir en internet, algo que con el tiempo se revelará como una muy mala decisión.

Inyección 2

El grupo de protagonistas es de lo más diverso: María Kilbride es la líder y fundadora de este grupo, una genio científica responsable de la creación de la inteligencia artificial que da nombre a la obra; Brigid Roth es una joven entusiasta de los ordenadores responsable de introducir a la inteligencia desarrollada por Kilbride en la red de redes; Simeon Winters es un estratega y hace las funciones de agente de campo (o asesino) para el grupo; Robin Morel, una especie de John Constantine, aporta la parte mágica a la ecuación, y por último tenemos a Vivek Headland.

Inyección 2
El día comienza para Vivek Headland

Vivek es un detective privado, una especie de versión “ultimate” de Sherlock Holmes, escrito como solo Ellis podría hacerlo. Las dotes deductivas de Vivek no tienen parangón y él es consciente de este hecho, algo que le hace verse a sí mismo como un ser muy por encima del resto de su especie. Es como el personaje de Arthur Conan Doyle elevado a la enésima potencia en todos sus aspectos más característicos. Es desagradable, socialmente inadaptado, petulante y, sobre todo, muy enigmático. Pero posee un magnetismo natural que hace de él el personaje más atractivo de este peculiar grupo de seres de habilidades extraordinarias, y quizás por esa razón es el elegido por el guionista para protagonizar el inicio de este segundo tomo en el que la historia ya realmente se empieza a desarrollar, dejando atrás la exposición del mundo en el que nos vamos a mover y metiéndonos ya de lleno en una enrevesada y muy compleja trama.

Inyección 2
El curioso caso de la novia fantasma de John Van Der Zee

Como suele pasar en los comienzos de las aventuras del detective privado literario más famoso de toda la Inglaterra decimonónica, Vivek recibe en su despacho (también llamado “sala de humanos” por él mismo) a un cliente. Se trata de John Van Der Zee, un potentado de Nueva York que ha perdido recientemente primero a su amante y poco después a su hijo. Según cuenta Van Der Zee, que su amante esté muerta no ha sido impedimento para que ambos hayan seguido teniendo encuentros íntimos gracias a la existencia de una fotografía de esta, guardada en una caja fuerte, que supuestamente crea algún tipo de puente entre nuestro mundo y el más allá. Ahora la foto ha sido robada, y Van Der Zee se siente solo de nuevo. Por otra parte, parece que el hijo fallecido ha sido fileteado, convertido en jamón y enviado a la residencia de Vivek, que cuenta entre sus innumerables cualidades con un sentido del gusto tan fino y trabajado que distingue su peculiar sabor inmediatamente. Como diría Benedict Cumberbatch en su serie de la BBC, el juego ha comenzado.

Inyección 2
Declan Shalvey y Jordie Bellaire dándolo todo

En el apartado gráfico tenemos a un Declan Shalvey en estado de gracia que vuelve de nuevo a trabajar en un cómic junto a Ellis tras su estupenda etapa al cargo del Caballero Luna para Marvel Comics. Con un trazo en general bastante limpio (más allá de algunos momentos concretos) y una narrativa visual calmada y muy fluida, Shalvey tiene en muchas ocasiones la responsabilidad de llevar la historia durante muchas viñetas sin el apoyo de diálogos ni de ningún texto explicativo, y el resultado no podría ser mejor. Además, es capaz de cumplir con nota con las complejas exigencias del guionista cuando debe mostrar escenas con elementos realmente fantásticos y ambientar las páginas de una forma muy determinada según la ocasión, saca adelante sin ningún problema de forma espectacular la acción física, y de alguna manera consigue que parezca que todo esto es de lo más sencillo. Desde luego, gran parte de este éxito visual se debe a la labor de una de las mejores y más prolíficas coloristas de la actualidad, Jordie Bellaire.

Dado el nombre del guionista y la existencia de ciertas similitudes con otras obras de este (como ‘Frecuencia Global’), muchos se preguntan si estamos ante un cómic a la altura de ‘Planetary’. Pues dado que se acaba de publicar en nuestro país el segundo de un número indeterminado de tomos, esa pregunta está muy lejos de tener respuesta. Pero, ¿quién sabe? Tal vez estemos ante una obra mucho mejor…

En lo referente a la edición, hay que decir que este segundo volumen de ‘Inyección’ presentado por Norma Editorial mantiene las mismas características que el anterior tomo de esta colección, siendo así de formato de tapa blanda con un tamaño de página de 17 x 26 cm. El tomo contiene 120 páginas a color e incluye los números del #6 al #10 de la edición americana de ‘Injection’, además de las portadas de cada uno de los números contenidos. El precio de venta recomendado es de 16,50 € y se puso a la venta en abril de 2017.

Warren Ellis

Nacido el 16 de febrero de 1968 en Essex, Inglaterra, Warren Ellis es un guionista de cómics y escritor de novelas que se ha convertido en todo un referente de la cultura popular americana del siglo XXI. Su especialidad es la mezcla de crítica sociocultural, tecnología y ciencia ficción, y muchos comparan su estilo con el gore de Garth Ennis.

Pese a haber pasado por la mayoría de las más famosas editoriales americanas (DC Comics, Avatar, Image o Wildstorm), su trabajo más reconocido en la temática superheroica está en Marvel, donde ha guionizado colecciones como ‘El motorista fantasma’ (‘Ghost Rider’), ‘Thor’ o ‘Iron Man’. Además de sus cómics de superhéroes, se hizo muy famoso gracias a ‘Transmetropolitan’ y otras series propias como ‘Global Frequency’, ‘Planetary’ o ‘Nextwave’.

Declan Shalvey

Se trata de un artista irlandés muy conocido por su trabajo en el reciente relanzamiento de ‘Caballero Luna’ de Warren Ellis por parte de Marvel Comics. Ha trabajado en muchos otros proyectos de Marvel, como ‘Venom’, ‘Thunderbolts’ y ‘Deadpool’. Entre sus otros trabajos se incluyen ‘Conan’, para Dark Horse Comics, y ‘Northlanders’, para DC/Vertigo. Actualmente trabaja de nuevo con Warren Ellis en una serie para Image Comics, ‘Inyección’, y junto al guionista Scott Snyder en la serie ‘All-Star Batman’ para DC Comics. Además de producir una obra secuencial regular, Declan se ha ganado una gran reputación como prolífico ilustrador de cubiertas. Vive y trabaja en su nativa Irlanda.

Jordie Bellaire

Se trata de una colorista de cómic americano residente en Irlanda que trabaja actualmente para editoriales como Marvel Comics, Valiant e Image. Es una de las artistas más reconocidas dentro de su campo, y en los últimos años ha recibido varias nominaciones a los premios Eisner en las categorías de mejor portadista y mejor colorista. Entre sus trabajos más conocidos encontramos ‘Bella Muerte’, ‘The Manhattan Projects’, ‘Moon Knight’, ‘Magneto’, ‘Nowhere Men’, ‘Zero’ y ‘Hawkeye’.

Inyección

‘Inyección 2’

Nuevos misterios aparecen. ¿Son todos causados por la inyección?

Érase una vez un grupo de cinco locos que envenenaron el siglo XXI.

Ahora, tienen que lidiar con la corrosión para intentar salvarnos de un mundo que está convirtiéndose en un lugar demasiado extraño como para ser compatible con la raza humana.

En el segundo volumen de la nueva serie del aclamado equipo creativo de ‘Caballero Luna: De entre los muertos’, el detective Vivek Headland trabaja en un caso aparentemente provocado por la Inyección. Con su secuaz, Rojo, a su lado, Headland se verá inmerso en una trama de fotografías robadas, jamón humano, conspiraciones alquímicas y planes maquiavélicos de un peligroso culto. Un caso que probablemente nunca se conozca como La aventura del anciano fornicador de fantasmas.

Guion: Warren Ellis

Dibujo: Declan Shalvey y Jordie Bellaire

‘Inyección 2’

¡No te vayas sin comentar!