Análisis de ‘Smashbox Arena’ (PlayStation VR)

Con la excepción tal vez de ‘Farpoint’ y ‘Resident Evil 7’, hay muy pocos juegos que hayan sabido explotar realmente la interactividad que permiten las PlayStation VR. Hoy analizamos otro juego que, especialmente gracias a su aprovechamiento de los mandos PlayStation Move, puede acabar convirtiéndose en nuevo miembro de este club. Como habréis podido imaginar, nos estamos refiriendo a ‘Smashbox  Arena’.Lanzado originalmente para Oculus Rift y HTC Vive a finales del año pasado, este título ha sido adaptado por su estudio original, Big Box Games, para su estreno en la consola de Sony, aprovechando la facilidad para realizar el port y la actual falta de títulos en el catálogo como motivos tractores de la decisión.

‘Smashbox Arena’ podría considerarse como una especie de mezcla entre el ‘SOCOM’ y el tradicional juego del balón prisionero, en el que dos equipos de tres jugadores se enfrentan por ser los primeros en eliminar al rival. El concepto en sí, por tanto, no es que sea especialmente novedoso, pero sí que proporciona suficiente entretenimiento como para justificar su compra.

Lo primero que debe tenerse en cuenta sobre este título es que, como ya se ha indicado, necesita de las PlayStation VR para su uso, además de dos controladores PlayStation Move, que se convierten en las armas del jugador para dominar el juego. Un par de partidas demuestran que, si bien no sería imposible haberlo adaptado a un mando estándar, optar por los controladores Move facilita enormemente la experiencia de juego y permite acrecentar la sensación de inmersión.

La mecánica de juego es bien sencilla: utilizar los controladores para atraer bolas y armas especiales que usar para derribar a los contrincantes. Para hacerse a los controles es bastante recomendable utilizar el tutorial del juego y echar algunas partidas en el modo historia antes de pasar al gancho absoluto del juego: el modo multijugador online.Como no podía ser de otra forma, el gran atractivo del juego es un modo multijugador online que permite competir, ya sea en modo cooperativo (con jugadores que formen parte de la lista de amigos) o aleatorio, uniéndose a partidas ya creadas. Uno de los puntos a agradecer, especialmente ahora que el juego acaba de ser lanzado, es la posibilidad de rellenar las partidas con bots, lo que hace más fácil y rápido comenzar las partidas, aunque el nivel de la IA deje aún algo que desear.

En cualquier caso, las opciones de juego están bastante limitadas por la naturaleza del mismo, pero no suponen un problema para su disfrute, puesto que las posibilidades online de este título son en realidad la clave de su potencial.

La jugabilidad en sí de este título es más que apropiada y está adaptada a la mecánica del juego. Como indicábamos antes, el principal motivo por el que se exigen los dos controladores Move es para facilitar el combate a dos manos y esto es algo que ‘Smashbox Arena’ logra con fluidez. Las posibilidades que aporta, de cara a planear una estrategia, el poder usar dos armas a la vez o solo un y usar el otro controlador para desplazarse son un sistema que, si bien en las primeras dos o tres partidas cuesta coordinar, acaba siendo lo bastante intuitivo como para permitir un estilo de juego bastante dinámico y cautivador.

A modo de aviso, y para evitar frustraciones y lesiones cervicales cuando se comience a jugar, debe señalarse que es posible girar al personaje. A pesar de que en el tutorial no se mencione, pulsar los botones de la cruceta del controlador nos permite girar a nuestro personaje y cambiar la orientación de nuestro campo de visión, lo que también se deberá tener en cuenta cuando se opte por mover a nuestro avatar.Al respecto de los gráficos, tal éstos sean el mayor punto en contra de este título que, si bien no suelen ser el principal aliciente de los juegos de VR, parecen sacados de un tutorial de Unity o de algún pack de personajes prediseñados. A pesar de que es comprensible que el principal foco de un juego de realidad virtual no sean los gráficos, no habría estado de más dedicarles un poco más de mimo, para evitar la sensación de estar jugando a un título indie gratuito.

Por otro lado, la banda sonora y los efectos de sonido, apenas testimoniales, están bien adaptados a la estética y al ritmo del juego, por lo que no desentonan, aunque tampoco aportan nada decisivo al disfrute del mismo.En definitiva, si estáis en busca de un título entretenido con el que aprovechar online vuestras PlayStation VR y no os importa demasiado el apartado gráfico, sin duda ‘Smashbox Arena’ debe ser uno de vuestros juegos a considerar. Siempre que lleguen actualizaciones interesantes y logre retener jugadores suficientes para mantener el atractivo del modo online, podemos encontrarnos ante uno de los éxitos silenciosos de la máquina de realidad virtual de Sony.

Reseña
Muy entretenido
Amante de la comida y aficionado a los cómics, el manga y el anime desde hace más de dos décadas. Criticón de carrera y escritor de fin de semana.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.