Reseña de ‘James Bond 2 – Eidolon’, de Warren Ellis y Jason Masters

James Bond Eidolon

Hace unos cuantos meses nos llegó el primer tomo de las nuevas aventuras del agente 007 en formato cómic de la mano del guionista Warren Ellis y del dibujante Jason Masters, una aventura muy fresca y con un ritmo trepidante capaz de convencer a todos los sectores de seguidores del personaje e incluso a sus detractores. Ahora, de nuevo de la mano de Panini Comics, llega a las tiendas especializadas de nuestro país la continuación de aquel tomo, esta vez bajo el título ‘James Bond 2 – Eidolon’.

James Bond Eidolon
Portada del número #7 de la serie de James Bond

La historia que nos presenta Warren Ellis en este segundo arco argumental, que por cierto se puede leer de forma completamente independiente del anterior, recuerda en muchos aspectos a la serie ‘Queen & Country’ de Greg Rucka, tanto por la seriedad y el realismo de la acción mostrada (aunque Ellis es bastante más bestia que Rucka en este aspecto) como por la trama de rivalidad entre distintas agencias gubernamentales y la política asociada a ella.

Todo comienza con los problemas de jurisdicción que se plantean entre el MI5 (el servicio de inteligencia del Reino Unido que principalmente se dedica a la seguridad interna del país) y el MI6 (el Servicio de Inteligencia Secreto (SIS), la agencia de inteligencia exterior del Reino Unido para la que trabaja Bond). Estas disputas de despacho acabarán con la prohibición de utilizar armas en suelo británico para cualquier agente del MI6, algo que como podemos suponer acabará por poner en serios problemas a nuestro protagonista.

James Bond Eidolon
Donde pongo el ojo…

Pero esto no causa ninguna preocupación a nuestro agente secreto favorito en un principio, ya que nos lo encontramos por primera vez bajándose de un avión en el aeropuerto internacional Tom Bradley de Los Angeles. Allí acude a su encuentro el agente de la CIA Felix Leiter, a quien los fieles seguidores de las aventuras de James Bond ya conocerán desde que en 1953 Ian Fleming publicó la primera novela del personaje, ‘Casino Royale’, y que en Estados Unidos goza ya de serie propia a cargo de James Robinson y Aaron Campbell. A través de la conversación entre ambos descubriremos que Bond ha viajado hasta allí para proteger a una atractiva contable que trabaja rastreando dinero para el MI6 cuya vida corre peligro al haber sido descubierto su trabajo para el gobierno.

La misión de Bond es sencilla: localizar a la despistada chica físicamente (llamarla por teléfono para advertirle de la situación sería demasiado arriesgado, ya que podría encontrarse con un cadáver al ir a recogerla) y sacarla de allí para protegerla de vuelta en Londres. Evidentemente, nada va a resultar tan sencillo como podría parecer. A partir de este momento la acción va a ser una constante, interrumpida tan solo para poco más que dar explicaciones al lector sobre lo que está ocurriendo, explicaciones verbalizadas en su mayor parte a través del personaje de la contable. Gracias a ella sabremos qué significa la palabra que da título al tomo, “Eidolon”, y quién está realmente detrás de toda esta trama.

James Bond Eidolon
Esto no va a ser un paseo por el parque para Bond…

Viajaremos por el mundo al lado de un Bond sacado de las novelas y no del cine, con un aspecto que recuerda demasiado al del agente Sterling Archer de la serie animada de televisión. Bond es un tipo resolutivo, inmisericorde y seguro de sí mismo que tal vez se sitúe a medio camino entre el personaje interpretado en pantalla hace años por Sean Connery y el interpretado más recientemente por Daniel Craig. Las mujeres siguen siendo su debilidad y las reglas solo algo que debe ser tenido en cuenta y poco más. Con su peculiar estilo tendrá que sobrevivir a los continuos intentos de toda esa gente armada que trata de acabar con él y todo ello mientras protege a la mujer por la cual empezó todo sin saber en quién puede confiar, porque el enemigo podría ser el que menos te puedas esperar. No se puede ser más clásico en este sentido.

Ellis es un guionista de prestigio con un talento más que demostrado, y aquí hace gala de un estilo que quizás no sea del todo reconocible si tenemos en cuenta la abundante obra del autor, pero en el que deja ver algunas de sus manías. No le tiembla el pulso al incluir momentos en el cómic que hacen que este no sea recomendable para las mentes más impresionables, sabe aprovechar el talento del dibujante que le acompaña y se apoya mucho en él, dándole rienda suelta para ser el principal responsable de la narración durante gran parte del cómic, y se esfuerza por crear una trama sólida que el lector es capaz de seguir y que resulta interesante en lugar de escribir una simple excusa para que veamos a un James Bond saltar de una escena de acción a la siguiente.

James Bond Eidolon
Enemigos de lo más cinematográfico para 007

En lo referente al apartado gráfico, volvemos a tener a un Jason Masters muy sobrio, con un estilo muy sencillo sin grandes alardes que puede resultar un poco flojo en las secuencias de conversación. Sin embargo, al igual que ocurría en el tomo anterior, cuando llega la hora de la acción aquí Masters está soberbio. Ellis le regala gran cantidad de páginas para que se luzca, y Masters lo aprovecha. Sin espectacularidad ni grandes artificios, como evidencia la ausencia absoluta de onomatopeyas, el dibujante consigue que una pelea a puño limpio entre nuestro agente secreto y el esbirro de turno te duela. Cada golpe está mostrado con una brutalidad total y cada movimiento está narrado de forma clara y concisa, de tal forma que el lector es capaz de seguir toda una coreografía de lucha sin perder detalle, como si de una película se tratara, y eso es maravilloso.

Este segundo tomo de las aventuras de James Bond es totalmente imprescindible para aquellos que disfrutaron de la primera entrega. Una lectura ágil y rápida, con buen ritmo, que es difícil aparcar sin llegar al final en una sola sesión. Tenemos más de lo mismo, y en este caso eso no es algo malo, al contrario. Ahora ya toca esperar a ver qué es lo próximo que va a llegar a nuestro país con este personaje como protagonista. En Estados Unidos ya se ha recogido otro arco argumental más de 007 en una edición en tomo, ‘Hammerhead’ (con Andy Diggle, Luca Casalanguida, Simon Bowland y Chris Blythe), por lo que es bastante probable que nos lo encontramos en nuestra tienda especializada dentro de unos pocos meses. Eso espero.

El tomo ‘James Bond 2 – Eidolon’ publicado por Panini Comics en edición de tapa dura contiene 152 páginas a color e incluye la traducción de los números del #7 al #12 de la edición americana de ‘James Bond’ además de las portadas originales de estos. El precio de venta recomendado es de 16 € y se puso a la venta en mayo de 2017.

James Bond Eidolon

Warren Ellis

Nacido el 16 de febrero de 1968 en Essex, Inglaterra, Warren Ellis es un guionista de cómics y escritor de novelas que se ha convertido en todo un referente de la cultura popular americana del siglo XXI. Su especialidad es la mezcla de crítica sociocultural, tecnología y ciencia ficción, y muchos comparan su estilo con el gore de Garth Ennis.

Pese a haber pasado por la mayoría de las más famosas editoriales americanas (DC Comics, Avatar, Image o Wildstorm), su trabajo más reconocido en la temática superheroica está en Marvel, donde ha guionizado colecciones como ‘El motorista fantasma’ (‘Ghost Rider’), ‘Thor’ o ‘Iron Man’. Además de sus cómics de superhéroes, se hizo muy famoso gracias a ‘Transmetropolitan’ y otras series propias como ‘Global Frequency’, ‘Planetary’ o ‘Nextwave’.

James Bond Eidolon

‘James Bond 2 – Eidolon’

Contiene James Bond 7-12 USA

Continúa la visionaria mirada de Warren Ellis sobre 007.

James Bond está atrapado en Los Ángeles con un agente del MI-6 bajo una lluvia de balas y una agencia extranjera de inteligencia tratando de poner a ambos en bolsas de cadáveres.

¡Y las cosas tal vez no están mejor en Gran Bretaña!

Guion: Warren Ellis

Dibujo: Jason Masters

‘James Bond 2 – Eidolon’

¡No te vayas sin comentar!