El Videoclub: Los caballeros de la Mesa Redonda

Sea cierto el rumor de que está basado en una persona real o se trate de una invención, lo que resulta evidente es que el rey Arturo es un personaje bastante conocido, cuya leyenda proviene del folclore y la literatura de Europa, sobre todo la inglesa y la francesa. Por muchos años que pasen, su ya abultada fama no hace más que crecer, lo que se demuestra en el hecho de que, a día de hoy, se sigan llevando a cabo filmes sobre su mítica historia.

Por ello, como todo el mundo sabe, actualmente, se encuentra en cartelera la película ‘Rey Arturo: La leyenda de Excalibur’, que nos relata cómo el protagonista llegó a convertirse en el monarca de Camelot. No obstante, existen muchas otros largometrajes en los que, además de los orígenes, se narran las diversas vivencias de Arturo, después de haber sido convertido en rey, y de sus compañeros de aventuras. Una de las más famosos ejemplos de este caso lo podemos encontrar en: ‘Los caballeros de la Mesa Redonda‘ (también conocida por el titulo ‘Los caballeros del Rey Arturo‘), fechada en 1953, que es el filme que, a continuación, analiza este artículo:

Este largometraje, de 115 minutos de duración, que se basa en la novela de Sir Thomas Malory’s titulada ‘La muerte de Arturo‘, está dirigido por Richard Thorpe y protagonizado por Robert Taylor (como el caballero Lancelot), Ava Gardner (en el papel de Ginebra), Mel Ferrer (que se encarga de interpretar al rey de Camelot), Anne Crawford (que interpreta a Morgana Le Fay) y Stanley Baker (que encarna a Mordered).

Sucedió allá, en tiempos remotos, que Roma, debilitada, retiró sus legiones de Inglaterra. Quedó, entonces, el reino sumido en las tinieblas y en el peligro, porque cada señor feudal reinaba en su propia torre luchando a hierro y fuego contra sus semejantes. Luego, contra esas fuerzas tenebrosas, surgió otra fuerza pujante en la que florecían la cortesía, la humanidad y las virtudes caballerescas.

Estas palabras sirven como introducción al filme, en el cual podemos ver que, pese a que Arturo haya superado la prueba de sacar la espada Excalibur del yunque en el que se encontraba prisionera, no todos están de acuerdo con la idea de que él sea el gobernante del país, aunque el arma lo deja bien claro en la inscripción que lleva grabada:

 Yo soy la espada Excalibur. Aquel que pueda extraerme de este yunque es el verdadero rey legítimo de Inglaterra.

Morgana Le Fay, la envidiosa hermanastra de Arturo, y su hijo Mordered son los principales interesados en expulsar al rey de su trono, motivo por el que buscan la más mínima ocasión para desacreditarle. Por desgracia, la admisión de Lancelot como caballero de la Mesa Redonda complica las cosas, ya que hace despertar un viejo interés amoroso entre él y la reina Ginebra.

Para impedir males mayores, se decide casar a Lancelot con Elena, la hermana de caballero Perceval, con quien el caballero abandona el reino. Sin embargo, poco después de que su esposa fallezca al dar a luz a un bebé, el joven viudo regresa a Camelot, lo que vuelve a poner en peligro la estabilidad del trono. Además Mordered y su madre planean usar eso en su favor, motivo por el cual Morgana se encarga de llevar a cabo un plan para eliminar a Merlín, el espía de la reina, quien siempre había sospechado de las crueles intenciones de la hermanastra de Arturo. ¿Perderá el monarca su trono debido a las indiscreciones de Ginebra y Lancelot?

Pese a contar con un claro final, el largometraje deja la puerta abierta a lo que hubiera podido ser el rodaje de una secuela, ya que se da a entender la posibilidad de una futura aventura de Perceval en la búsqueda del Santo Grial.

El hecho de que la película esté rodada en 1953 se deja notar en la calidad de la imagen y en el nulo atractivo de los escasos efectos especiales. No obstante, eso no entorpece de ningún modo ni al argumento ni al desarrollo de la trama, de modo que no se trata de  problemas de gran magnitud.

En definitiva, si eres fan de la mitología artúrica, ‘Los caballeros de la Mesa Redonda‘ es la película que debes ver, ya que aboga por la sencillez sin restarle ni un ápice de impulso a la trama. De todos modos, si no te acaba de convencer, existen otros muchos títulos cinematográficos sobre este personaje, como el ya reseñado ‘El rey Arturo’, así que, sean cuales sean tus gustos, casi seguro que alguno encontrarás que te satisfaga como espectador.

Al igual que suele ocurrir con varios largometrajes de éxito, en este caso también contamos con una surrealista parodia del filme original, cuyo disparatado título es: ‘Los caballeros de la Mesa Cuadrada y sus locos seguidores‘ (1975), de 91 minutos de duración. No obstante, pese a la similitud del título, esta película, lejos de hablar de temas de fidelidad matrimonial, se centra en la búsqueda del ya citado Santo Grial.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.