El Videoclub: Los Dalton contra Lucky Luke

El dibujante belga Morris creó en 1946 al vaquero Lucky Luke, con la intención de hacer unas historietas que fueran una mezcla de tributo y parodia sobre el lejano oeste. Por supuesto, es justo reconocer que, a partir de la novena aventura de este peculiar jinete, fueron numerosos los guionistas que ayudaron a Morris con su creación, entre los que podemos destacar al reconocido René Goscinny. La primera aparición del personaje tuvo lugar en el ‘Almanach 1947‘ de la colección ‘Spirou‘. Tras la muerte del dibujante original en 2001, Achdé fue el encargado de continuar con la labor de narrar las aventuras de Lucky Luke. El solitario vaquero siempre cabalga a lomos de su caballo Jolly Jumper, aunque en ocasiones también se deja acompañar por el torpe perro Rantanplan. En la mayoría de sus misiones, el protagonista debe hacer frente a una famosa banda de cuatreros, conocidos como los Hermanos Dalton.

La fama del personaje lo llevó a protagonizar diversas películas y series de animación, pero también tres largometrajes llevadas a cabo por actores reales, siendo ‘Lucky Luke‘ (1991), protagonizada por Terence Hill el más famoso de ellos, que además dio paso a una show televisivo de ocho episodios, bajo el título de ‘Las nuevas aventuras de Lucky Luke‘ (1993). La verdad es que resulta curioso que dicho filme cosechase tanto éxito, sobre todo si tenemos en cuenta que ni las vestimentas ni el aspecto físico de los personajes (empezando por un Lucky Luke rubio, tal y como muestra la imagen que se encuentra bajo este párrafo) concordaban con lo que todos hemos podido ver en los cómics y las series animadas.

Sin embargo, no es en esa película en la que vamos a centrarnos en este artículo, sino que lo haremos en la versión estrenada en 2004, titulada: ‘Los Dalton contra Lucky Luke‘ (cuya imagen promocional puedes ver a la izquierda de este párrafo), que cuenta con 86 minutos de duración. Este filme está dirigido por Philippe Haïm y protagonizado por Eric Judor, Ramzy Bedia, Saïd Serrari y Romain Berger (como los hermanos Joe, Averell, Jack y William, respectivamente), Til Schweiger (en el papel de Lucky Luke), Javivi (que interpreta al Tarlo) y Marthe Villalonga (que encarna a Ma Dalton).

Hartos de ser capturados cada vez que tratan de llevar a cabo un golpe, los cuatro hermanos deciden fugarse de la cárcel e ir en busca de un sombrero mágico que, según les relató un compañero de celda, hace invulnerable a aquel que lo lleve puesto. Tras conseguir robárselo al bandido mexicano Tarlo, quien también se lo había birlado a sus propietarios legales, los Dalton deciden asaltar el Gulch City Bank, que es el que cuenta con mayores medidas de seguridad, para así recuperar su honor y el favor de su madre, que había comenzado a perder la fe en ellos. Sin embargo, Lucky Luke no está dispuesto a ponerles las cosas fáciles.

La mayor peculiaridad del filme es el hecho de que está protagonizado por los malvados Dalton mientras que el solitario vaquero queda relegado a un papel secundario, lo cual no deja de ser un planteamiento original. Aunque los cuatro hermanos no se parecen nada entre ellos, al contrario de lo que sucede en los cómics, hay que reconocer que tanto su vestuario (ya sea dentro o fuera de la prisión) como el de Lucky Luke están bastante conseguidos. Lo mismo se puede decir de las caracterizaciones de Jolly Jumper y Rantanplan, que parecen sacados directamente de las viñetas. Y, por supuesto, no podemos dejar de mencionar las escenas que parodian el hecho de que Lucky Luke sea más rápido que su propia sombra. Además, el final de la película, en el que vemos al héroe alejándose hacia puesta de  sol, y las imágenes de los créditos finales, que esta vez no cabe lugar a dudas de que han sido extraídas de los tebeos, ayudan bastante. Por desgracia, todo esto no es suficiente.

El principal inconveniente es que no sabemos con claridad a qué edad va destinado el filme, ya que la trama resulta tan inverosímil como ridícula, lo que quizás logre hacer reír a algún niño. No obstante, los protagonistas no dudan en usar palabrotas en sus diálogos, lo cual resulta contradictorio con la conclusión de la frase anterior. Para acabar de liar la madeja, ver la película en nuestro idioma destroza la escasa dignidad que le pueda quedar a este despropósito, al hacer chistes de incoherencia temporal o que no tienen cabida alguna fuera de nuestro país (como son las referencias a Andy Lucas o al gazpacho, por mencionar dos ejemplos). Y eso cuando entendemos a los actores, ya que a veces parecen tener una patata en la boca.

Mi recomendación es que no veas la película si no eres fan de Lucky Luke. Y si lo eres… pues tampoco, la verdad. Por fortuna, hay gran cantidad de cómics, versiones animadas y otras dos películas protagonizadas por actores reales, con lo que los seguidores del legendario vaquero tienen material de sobra para elegir cuando les apetezca repasar dignas aventuras del personaje creado por Morris.

Reseña
Nota genérica
Fan del mundo de los cómics, sobre todo de Marvel. Me gusta tanto escribir como actuar y sueño con hacer de esto mi modo de vida.

¡No te vayas sin comentar!