La historia de los brazaletes Nega Bandas

La historia de las Nega Bandas

Spiderman no sería lo mismo sin sus lanzarredes, el Capitán América resultaría menos icónico si le quitamos su escudo y no somos capaces de imaginarnos a un Ojo de Halcón que no tenga arco. En el mundo de los cómics existe una gran cantidad de objetos que han ayudado a que muchos de los superhéroes hayan alcanzado el éxito del que gozan actualmente. Uno de los casos menos recordado, pero no por ello carente de importancia, es el de las Nega Bandas. Pero, ¿qué son y de dónde proceden estos extraños brazaletes? Para descubir la respuesta a estas y otras preguntas continua leyendo los párrafos siguientes.

La entidad cósmica Eón había creado las Bandas de Poder de Rinn para entregárselas al Protector del Universo. Con la intención de inventar unos objetos de similares características, Supremor, la Inteligencia Suprema de los Kree, logró crear los brazaletes conocidos como las Nega Bandas, capaces de absorber la energía de la Zona Negativa y centrarse en las habilidades psiónicas de su portador.

Además de lo citado anteriormente, otros de los poderes que conferían los brazaletes son vuelo interestelar, fuerza aumentada, conciencia situacional, capacidad de proyección de explosiones fotónicas y sobrevivir en el espacio sin necesidad de comida, oxígeno o la necesidad de dormir.

De los únicos cinco pares de Nega Bandas de los que se tiene constancia de su existencia, el primero de ellos le fue entregado a Mar-Vell, que fue enterrado con ellas cuando murió, motivo por el que se crearon unas nuevas tanto para su hijo Genis-Vell como para su hija Phyla-Vell. El cuarto fue obra de los Skrulls, para entregárselos a su compatriota Khn’nr. Y el quinto, también creado por la Inteligencia Suprema, pero a partir de una fuente de poder diferente que los tres primeros, le fue entregado al guerrero Kree Noh-Varr.

El primer portador de las Nega Bandas las consiguió de una forma bastante peculiar. Quedó atrapado en la Zona Negativa al salvar a la Inteligencia Suprema de un intento de asesinato. Para devolverle el favor, Supremor le permitió a Mar-Vell que guiara psiónicamente al humano Rick Jones hasta la estación Kree en la que se encontraban escondidas las Nega Bandas. Cuando el joven se las puso y las juntó, el capitán y él intercambiaron su ubicación. Hizo falta un encuentro con el Súper Adaptoide para liberar a Mar-Vell y a Rick Jones de su simbiótica relación, aunque algún tiempo después el joven humano sufrió una situación idéntica con Genis-Vell.

Pese a que estas primeras Nega Bandas fueron enterradas junto a su portador, el guerrero Atlas Kree profanó la tumba de Mar-Vell y las robó. No obstante, fue capturado poco después por la Guardia Imperial Shi’ar, que se las arrebató con la intención de usarlas para construir un arma de destrucción masiva conocido como Nega Bomba. La detonación del artefacto fue llevada a cabo durante la Guerra Kree-Shi’ar con devastadores efectos.

Los brazaletes que recibió Genis-Vell acabaron siendo absorbidos por su cuerpo y destruidos después de su muerte. Por su parte, las Nega Bandas de Phyla-Vell se fusionaron con las Bandas Cuánticas cuando la hija de Mar-Vell se convirtió en Quasar. Por último, los brazaletes concedidos a Noh-Varr incrementaron sus poderes de forma considerable.

Resulta bastante curioso que, siendo cinco las Nega Bandas, aún no hayamos visto ninguna en el mundo audiovisual. No obstante, antes de dar por finalizado el artículo, conviene hacer un análisis pormenorizado de sus portadores, el cual va acompañado de una imagen de cada uno de ellos, como se puede comprobar a continuación:

Anterior

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.