Reseña de ‘Giant Days: Volumen uno’

Nos salimos de nuestros mundos de justicieros y enmascarados para meternos en otros más cercanos pero no menos peligrosos. Os preguntaréis si hay algo más peligroso que la eterna lucha contra amenazas llegadas de cualquier confín del universo… Pues sí, lectores: ser universitaria de primer año y sobrevivir en el intento. De ese periodo loco nos habla de la forma más directa y simpática posible ‘Giant Days’, entrañable y gamberra demostración de sentido del humor, sensibilidad y creación de personajes absolutamente geniales.

Las protagonistas de Giant Days

‘Giant Days’ es una creación de John Allison, guionista procedente del Reino Unido que se ha dado a conocer gracias al mundo del webcomic. Para dar rienda suelta a las aventuras de estas tres particulares amigas une sus esfuerzos a Lissa Treiman, proveniente del mundo de la animación y armada con un estilo que es una delicia en cada viñeta. El principal aliciente de esta serie es el sentido del humor  prueba de nubarrones del que hace gala en todo momento. A esta inconfundible seña de identidad tenemos que añadir una forma muy peculiar de contar las cosas, los detalles que convierten esta historia en una ejemplo de humanidad y humanismo.

La entrada en la universidad se ha convertido en un tema por si mismo. Ha pasado a ser todo un rito de iniciación y parte de la mitología de nuestro mundo moderno. En multitud de películas, cómics, series, libros, sobre todo llegados de la cultura estadounidense, se utiliza este hecho como catalizador de historias acerca de la búsqueda personal, metáforas de madurez y encontronazo con el universo adulto.

Lo cierto es que es una época crucial, en la que descubres de manera un tanto peculiar la clase de adulto que quieres ser, al mismo tiempo que te despojas (o no, pero eso es otra historia) de los coletazos de la adolescencia. En esos primeros meses, se mezclan emociones, conoces toneladas de gente nueva, te enfrentas a desafíos fuera de la zona de confort, y te da un patatús cuando recuerdas que todo esto iba de estudiar y sacarte una carrera cuando llegan las fechas de exámenes.

Por todo esto pasan las protagonistas de ‘Giant Days’. Allison evita las historias de orígenes y presenta a estas tres particulares señoritas compartiendo mundo. Esquiva ese cliché de “así nos conocimos” y cuando nos topamos por primera vez con Susan, Esther y Daisy lo hacemos con un trío conformado y dispuesto a darse de bruces contra el complejo universo de novedad que es el primer trimestre. No pueden ser más distintas. Susan es cañera e independiente, Esther es una gótica extrovertida e impulsiva y Daisy es todo candor e inocencia, aunque acabe por revelarse como la mayor caja de sorpresas del grupo.

A nuestras chicas les toca aprender a desenvolverse en este entorno desconocido, y en su camino encontrarán misterios del pasado, autodescubrimiento personal, gripe, clases de relleno para completar créditos, problemas de financiación, encontronazos con algún que otro imbécil testosterónico, alguna fiesta que otra y poderosas lecciones de humildad. Contado todo desde un punto de vista amable, pero no por ello menos contestatario, con historias amables pero inteligentes, centradas en un puñado de personajes maravillosos que dan identidad a ‘Giant Days’.

Gripe

Y es que ‘Giant Days’ es una de esas ficciones en las que es fácil reconocerse, porque tiene enormes porciones de realidad camuflada de peripecia. Muchos tendrán una visión reducida de este gran ejemplo de lo que debería ser una buena comedia, y lo rebajarán de manera maliciosa a cómic para chicas. Claro que es un cómic para chicas. Y para chicos. Para personas, básicamente, porque aunque existe un fuerte componente femenino (está protagonizado por chicas, básicamente), las lecciones y reflexiones que podemos sacar de la lectura de Giant Days son universales. Las protagonistas son absolutamente humanas. El hechod e ser mujeres no las convierte en seres superiores. Toman las decisiones equivocadas a veces, se comportan de manera mezquina y vengativa en ocasiones, y se derrumban cuando las cosas las superan, como cualquiera.

Parece que el hecho de ser protagonistas mujeres, para algunos, ya es meter en un saco identificativo sin matices, y en ‘Giant Days’ no puede ser más equivocada esta concepción. Susan, Esther y Daisy no pueden ser más distintas, y, sin embargo, encuentran puntos en común para su amistad como anclaje ante un mundo que se pone cada vez más complicado. Los comportamientos que vemos en las páginas de ‘Giant Days’ son, sobre todo, humanos, con la fabulosa diversidad que eso conlleva. John Allison, además, rodea a estas tres chicas de un genial plantel de secundarios que completan sus ya de por si llamativas personalidades. Todo un despliegue de sentido del humor y cariño por los personajes.

Si el apartado literario de ‘Giant Days’ ya es suficiente para justificar la compra de este volumen, esperad a que os cuente de su fastuoso aspecto visual. El trabajo de Lissa Treiman es de esos que enamoran. Demostración de personalidad, de ejecución, dotada de un dinamismo genial. Los personajes parece que van a saltar de la viñeta, puro movimiento y expresión. El diseño de personajes es una delicia, y la adaptación al tono de la obra es tan orgánico que cuesta imaginar que otro artista hubiese podido captar la esencia de ‘Giant Days’ con tanto acierto. Se nota al paso por la animación de esta dibujante, que ha ganado un fan incondicional con su aportación en esta serie.

Ritmo desenfrenado, sorpresas, chistes, chascarrillos y comentarios ingeniosos constantes, protagonistas sensacionales, secundarios de lujo… ‘Giant Days’ es una gran colección de aciertos que enganchan. Encima, el tomo publicado por fandogamia es funcional y bonito por igual, presentado con una sencillez que enamora. Sí, me han ganado por todos lados.

Universitarias

DIsfrutad de ‘Giant Days’. Sobre todo, porque recuerda que la vida es una locura, pero también que puede ser un lugar amable en el que pasar nuestro tiempo. Con gente fenomenal, como Susan, Esther y Daisy.

‘Giant Days: Volumen uno’ es una publicación de Fandogamia. Se trata de un volumen que recopila los cuatro primeros números de la edición original de Boom! Studios. Al final del tomo encontrarás la galería de portadas, incluyendo alguna versión alternativa. En tu tienda favorita al precio de 10 euros.

John Allison:

Nacido en 1976, Allison se ha ganado cierto nombre en la industria por crear varios y exitosos wecomics. Sus obras más destacadas son ‘Bobbins’, Scary Go Round’ y Bad Machinery.

Lissa Treiman:

Treiman llega al mundo de la viñeta proveniente de la animación, donde suele colaborar con un gigante como Disney en diferentes producciones.

Susan, Esther, y Daisy empezaron la universidad hace tres semanas y enseguida se hicieron amigas. Ahora, lejos de su hogar por primera vez, las tres quieren reinventarse a sí mismas. Pero entre coger a chicos de la mano, “experimentación personal”, gripe, moho misterioso, Nu-Chauvinismo, y la intrusión caprichosa y no deseada de sus estudios, puede que tengan suerte de llegar vivas a la primavera.

El volumen 1 de Giant Days, creado y escrito por el influente creador de webcomic John Allison (Bad Machinery, Scary Go Round) y la artista de Disney Lissa Treiman, recopila los cuatro primeros números de esta serie aclamada por los críticos.

Ver en Whakoom

 

 

¡No te vayas sin comentar!