Reseña de ‘Hard Boiled’, de Frank Miller y Geof Darrow

Hard boiled

En el año 1990 la editorial Dark Horse comenzó a publicar una miniserie dividida en tres capítulos bajo el título ‘Hard Boiled’, con guion de Frank Miller y dibujo de Geof Darrow, ganadora del premio Eisner a la mejor pareja de guionista y dibujante en 1991. Ahora de la mano de Norma Editorial acaba de llegar a las tiendas especializadas de España una nueva edición de esta estupenda obra que une cyberpunk y ultraviolencia en una historia gráficamente apabullante.

Hard boiled
El futuro de ‘Hard Boiled’ es realmente grotesco

La trama nos presenta a Carl Seltz, aparentemente un investigador de seguros de un mundo futuro. Pero no tardaremos mucho en descubrir que Carl no es lo que parece. Carl, con su estupenda casa de clase media-alta, su maciza esposa de mediana edad que se conserva estupendamente, sus dos hijos y su perro, es en realidad un cíborg al servicio de la corporación Willeford que se encarga de la tarea de acabar definitivamente con todos los objetivos que sus creadores le indiquen. Así es, Carl es un asesino cibernético.

‘Hard Boiled’ se desarrolla en la ciudad de Los Angeles en un futuro distópico de ambiente cyberpunk en el que la vida vale menos que el aire que respiras. En este mundo nuestro protagonista vive sencillamente para cumplir su objetivo, creyendo que es una persona normal con un trabajo aburrido y normal que vive una vida acomodada y normal en un mundo normal, todo ello con el propósito de que sea un trabajador (asesino) más eficiente. Cuando debido a la violenta naturaleza de su trabajo este falso recolector de impuestos ciudadanos, cuyo nombre real es Nixon, resulta herido de gravedad, es trasladado a unas instalaciones en las que su cuerpo será reparado y su memoria reseteada para que olvide que en realidad no es más que un amasijo de cables, acero y circuitos envuelto en carne.

Hard boiled
La mejor cirugía que vas a poder encontrar en Los Angeles

Sin embargo, para que haya historia tiene que haber conflicto, y aquí este surge en el fallo de programación que hace que nuestro cyborg empiece a notar que algo raro está pasando en su vida incluso antes de que debido a lo duro de una de sus misiones su piel se caiga a trozos de las articulaciones mecánicas que componen su esqueleto. En este viaje de autodescubrimiento será vital la intervención de un ser similar a él que afirma llamarse Unidad Dos y que le revela la verdad de su situación: su identidad es una mentira, su trabajo es una mentira, su cuerpo es una mentira y su familia es una mentira.

Al parecer el robot que se hace llamar a si mismo Unidad Dos es parte de un grupo revolucionario que busca acabar con el dominio de los humanos sobre sus esclavos los robots, y por alguna razón Nixon parece ser el único robot suficientemente poderoso como para enfrentarse a las fuerzas de seguridad paramilitares de la corporación Willeford. A partir de aquí, nuestro protagonista deberá decidir qué va a hacer con su vida teniendo por primera vez en su existencia la información real de lo que ocurre.

Hard boiled
Eso debe de doler…

Esta historia no es precisamente lo más original del mundo. De hecho podría recordar a una mezcla de multitud de ficciones que ya hemos visto o leído, como por ejemplo los relatos ‘Podemos recordarlo por usted al por mayor’ (cuya posterior adaptación cinematográfica protagonizada por Arnold Schwarzenegger y dirigida por Paul Verhoeven llevó el título de ‘Desafío total’) y ‘¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?’ (llevada al cine por Ridley Scott con Harrison Ford bajo el título ‘Blade Runner’), ambos escritos por Philip K. Dick, o el archiconocido manga ‘Ghost in the shell’ de Masamune Shirow. Sin embargo, la gracia de ‘Hard Boiled’ no está tanto en el concepto del que parte sino en la forma en la que se desarrolla.

Hard boiled
Willeford, como Apple en el futuro

Y es que a pesar de que quizás lo más llamativo que te puedes encontrar en la portada de ‘Hard Boiled’ sea el nombre de Frank Miller, aquí el que brilla con luz propia y hace que esta obra tenga el peso que tiene es el señor Geof Darrow. Miller coloca las sillas en la mesa, pone el mantel, los platos y los cubiertos, trae el vino y las copas e incluso pone una música para amenizar el almuerzo, pero el tipo que cocina y pone la comida en su lugar en esta ocasión es el dibujante.

Quizás Darrow no sea un nombre que suene mucho entre los lectores de cómic. Es más, puede que esta sea la única obra que muchos se van a encontrar de este dibujante (a pesar de tener alguna colaboración posterior con Miller de nuevo). Y esto es algo muy doloroso, teniendo en cuenta la calidad de la que hace gala en este trabajo.

Hard boiled
“¡Pero si yo solo venía a entregar un análisis de orina!”

El apartado gráfico de ‘Hard Boiled’ es absolutamente abrumador, detallista y poderoso. El horror vacui bien entendido, algo que no muchos dibujantes pueden lograr, es su seña de identidad. Su estilo puede recordar a gente como Juan José Ryp o el propio Moebius, sin embargo Darrow tiene personalidad propia. Cada viñeta de cada página debe tener multitud de detalles, dejar un hueco vacío es desaprovechar una oportunidad de introducir nuevos elementos. Un paso en falso bajo esta premisa y se consigue una narración farragosa en la que cuesta guiar al lector a través de la historia. Pero si eres Geof Darrow, el resultado final es maravilloso. Los momentos de acción son absolutamente impactantes, las heridas son realmente dolorosas, las construcciones son auténticas obras de arte tecnológicas. Por suerte Miller compone una obra con muy pocas viñetas por página, algo que le viene como un guante a Darrow y que permite que al lector se le caiga la baba cada vez que pasa de página. Y esas splash pages…¡guau!

En definitiva, estamos ante una obra transgresora en la que el exceso es constante en todos los sentidos. Todo es exagerado porque es necesario que lo sea. No entenderíamos esta obra de la misma manera si fuera menos brutal, y esto es a la vez lo que hace de ‘Hard Boiled’ algo tan genial y lo que puede alejar a cierto sector de lectores. Si tienes la piel demasiado fina, aléjate de este cómic. De lo contrario… ¡a disfrutar!

Hard boiled

En lo referente a la edición, hay que decir que este volumen de ‘Hard Boiled’ presentado por Norma Editorial se presenta en formato de tapa dura con sobrecubierta con un tamaño de página de 22 x 29.5 cm. El tomo contiene 128 páginas a color e incluye los tres números de la traducción de la edición americana de ‘Hard Boiled’, además de las portadas dobles de cada uno de los números contenidos y una breve biografía de sus los autores. El precio de venta recomendado es de 24 € y se puso a la venta en julio de 2017.

Hard boiled

‘Hard Boiled’

De nuevo disponible el gran clásico de Miller y Darrow.

El espectacular y detallado arte de Geof Darrow se combina con una historia de ritmo trepidante y violencia sin censura al más puro estilo Frank Miller en este gran clásico del cómic independiente de los 90. Una obra imprescindible para todo lector de cómic norteamericano.

Esta es la historia de un agente de seguros, Carl Setz, que vive en un violentísimo futuro cyberpunk en el que las corporaciones multinacionales y las máquinas controlan la humanidad. ¿Puede hacer algo un agente de seguros para cambiar este destino?

Guion: Frank Miller

Dibujo: Geof Darrow y Claude Legris

‘Hard Boiled’

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.