Reseña de ‘Batman: La caída del Caballero Oscuro, Vol. 1’

La caída del Caballero Oscuro, por ECC

¿Puede Batman ser derrotado? ¿Hay alguien capaz de hacer sombra a un hombre que ha llegado al umbral de la capacidad física y mental del ser humano? Hace muchos años, Chuck Dixon y Graham Nolan sacaron de su chistera creativa al encargado de responder afirmativamente a esas dos preguntas. Bane llegaba al mundo del Caballero Oscuro con la intención de hacer añicos al inquebrantable Batman. Daba comienzo una saga definitoria del guardián de Gotham, cuyos ecos resuenan en el presente a pesar de los 25 años que este célebre encontronazo entre dos titanes tiene a las espaldas.

Los años 90 del siglo XX fueron una época convulsa para el cómic. Las editoriales veían como las cifras de ventas estaban muy lejos de recientes años dorados. Ni siquiera Batman, que vivía la resaca del impresionante éxito cosechado por la película dirigida por Tim Burton, se libraba de la vacas flacas. Las editoriales se vieron obligadas a los golpes de efecto, con la intención de atraer a esos lectores que escapaban de personajes con tantos años de continuidad a sus espaldas y amarrados a conceptos que sonaban repetitivos a las nuevas generaciones. La irrupción del manga y los cantos de sirena de las independientes harían el resto del trabajo sucio.

Ante las alarmas, DC lanzó una buena bomba a la línea de flotación de los lectores: decidieron cargarse al buque insignia de la editorial, al padre de todos, a todo un icono de la cultura popular. Superman moría tras la épica batalla contra Juicio Final, y su caída llegaba incluso a la prensa generalista que no gastaba ni un segundo con algo tan trivial (según su estrechez de miras, claro) como el cómic de superhéroes. La jugada había funcionado. El truco comercial era evidente, pero el mundo ponía de la mirada en las viñetas de DC otra vez, aunque fuesen motivados por la curiosidad y el morbo del momento.

Llegó la oportunidad de una vuelta de tuerca de similar calado para el Caballero Oscuro. La muerte era algo que, tras la historia de Superman, sonaba prosaico y formulado, falto de originalidad. Se necesitaba un buen camuflaje para dar empuje a una maniobra que no era más que una llamada de atención dirigida a la caza de nuevos lectores. Lo cierto es que, incluso, un producto tan intencionado y teledirigido no tiene razones para resultar un bodrio. Eso ya depende del interés de los implicados en fabricar algo que perdure en el tiempo y tenga la calidad suficiente como para ser un mínimo trascendente.

Lo bueno de esta saga es que contaba con un equipo de primera, eso es innegable. Por las páginas de ‘La caída del Caballero Oscuro’ pasan algunos de los guionistas y dibujantes más grandes que ha tenido Batman en su historia. También tengo algo que admitir al respecto de este puñado de números que compusieron el ciclo argumental completo: Knightfall, como se tituló en Estados Unidos, me pillaron en la época en la que empezaba a interesarme el cómic como algo más que un divertimento pasajero. Mi afán coleccionista y mi obsesión reconocida por Batman tienen mucho de origen en este momento clave de la historia del cruzado de la capa. Pero, aparte de mis filias personales, creo que ‘La caída del Caballero Oscuro’ tiene ingredientes de sobra para ser considerado un clásico.

Azrael, ángel vengador

En este primer volumen que nos presenta ECC, conocemos alguna de las piezas clave del trágico juego perpetrado por Chuck Dixon, acompañado de otros guionistas de primer orden. Como primera toma de contacto, el tomo se abre con ‘Sword of Azrael’, presentación por todo lo alto de un personaje indispensable para entender el destino de Batman en el devenir de su enfrentamiento con Bane.

Azrael es el símbolo de la extraña idea de justicia que mantiene la orden de San Dumas, organización secreta nacida de una escisión de la orden del Temple. Esta especie de verdugo místico se cruza con Batman, tras provocar el caos por Gotham. El nuevo asesino de la orden es el joven Jean Paul Valley, que acaba de descubrir su aténtica naturaleza, y no tiene nada claro su papel como ángel vengador de la oscura organización secreta. Equipo de lujo formado por Dennil O´Neil, auténtico clásico del universo Batman, y Joe Quesada en modo espectacular.

Como segundo plato, ‘La caída del Caballero Oscuro’ ofrece el nacimiento del villano que pondría del revés el mundo del murciélago. Bane se muestra al mundo como la cara perversa de la misma voluntad que llevó a Bruce Wayne a ser el justiciero que todos conocemos. Bane es una máquina de odio, que ha llegado a la cumbre humana, pero que vive obsesionado por un fantasma, un monstruo que acecha sus sueños. Motivado a derrotar a ese horror nocturno, escapa de la prisión en la que ha pasado toda su vida y pone rumbo a Gotham para conocer a su enemigo. Ayudado por la droga Veneno, parece invencible.

El Veneno ya hizo acto de aparición en la vida de Batman, motivando una de las derrotas personales más sonadas de su carrera, y que tiene mucho que ver con el ánimo que presenta a lo largo de esta saga. Ahora, el Caballero Oscuro afronta la llegada de un villano diferente, con motivaciones muy distintas a los distintos grados de locura a los que suele hacer frente.

Bane fue concebido para ser la amenaza definitiva. Su naturaleza obsesiva, su mente estratégica, su espíritu irrompible, asemejan a esta fuerza de la naturaleza a su oponente enmascarado. No se conforma con la derrota física. Quiere romper a Batman. Desmoronar al infatigable luchador contra el crimen. Para ello, escenifica un juego de poder que comienza con una fuga masiva de Arkham, dejando libres a los peores criminales de la ciudad. El Caballero Oscuro comienza la frenética caza de todos estos delirantes sociópatas, mientras afronta la presencia del maquiavélico villano. Agotado y enfermo, el enfrentamiento final con el despiadado Bane  será una prueba mortal que llevará a Batman al límite.

El tortuoso camino del héroe

En la entrega inicial, vemos los primeros compases y el camino al climax que alcanzará su cenit en el próximo volumen. Lo cierto es que el final de este tomo nos deja con la miel en los labios. Como decía, encontramos algunos nombres dignos de ser llamados leyendas del cómic. A Dixon se le une en el equipo de guionistas Dough Moench (artífice de una celebrada etapa en Batman), y a los lápices, además de los citados Graham Nolan o Joe Quesada, tenemos a dos de los mejores dibujantes que se han encargado de Batman en su historia, Jim Aparo y Norm Breyfogle. Una auténtica delicia visual llena de fuerza y dinamismo.

Nunca habíamos visto algo como Bane. Jamás pensamos que Batman podría llegar al límite de su capacidad física o mental. Quizá, junto con el diácono Blackfire, sea el enemigo más destructivo para el propio Batman que jamás ha tenido en frente. Algo más que carne de nostalgia, ‘La caída del Caballero Oscuro’ es toda una demostración de fuerza, de cómo algo pensado como obvio truco comercial puede tener presencia y pasar a la historia. Oportunidad de oro para reencontrarse con una historia que es parte indispensable del Batman moderno, en edición de lujo gracias a ECC.

‘Batman: La caída del Caballero Oscuro’ significa el primer volumen recopilatorio de esta famosa saga. Para empezar, encontramos en su interior Batman: Sword of Azrael núms. 1-4 USA, Batman núms. 491-496 USA, Detective Comics núms. 659-663, Vengeance of Bane núm. 1 USA. Recogido en edición de auténtico lujo, 424 páginas a todo color te esperan en tu librería favorita al precio de 37,50 euros.

Chuck Dixon

Dixon, nacido en 1954, empezó como tantos otros en las filas del mercado independiente. Con la dibujante Judith Hunt, su pareja entonces, publica ‘Evangeline’. Sería con ‘Airboy’ la llamada definitiva a los grandes sellos, y en Marvel se haría cargo de las historias de Punisher. DC se convierte en su siguiente para profesional, y tras dar forma a la primera miniserie dedicada a Robin, comienza una larga y fructífera colaboración con la franquicia Batman.

Graham Nolan

Profesional de la viñeta desde 1985, su carrera ha estado ligada a la editorial DC. Ha pasado a la historia del medio, sobre todo, por su aportación gráfica a la colección de Batman durante los años 90, en especial, la saga de ‘La caída del Caballero Oscuro’.

Alguien ha organizado una fuga masiva en Arkham, pero… ¿quién? Mientras un exhausto Batman se enfrenta a Zsasz, el Joker, Hiedra Venenosa, el Acertijo, Killer Croc o el Espantapájaros, el tiempo corre en su contra y a favor de ese nuevo enemigo. Y cuando sufra su ataque directo quizá ya sea demasiado tarde…

Con este volumen ECC inicia la recopilación definitiva de una saga fundamental en la historia de Batman, La caída del Caballero Oscuro, que marcó los años noventa y contó con algunos de sus autores más célebres de todos los tiempos. Entre ellos están Doug Moench, Chuck Dixon y Graham Nolan, cocreadores del crucial villano que nacería entonces y atormentaría a Batman para siempre: Bane.

Ver en Whakoom

Reseña
Dibujo
Guión
Edición
Sobre todo, lector. Sueño en viñetas.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.