Reseña de ‘Saga’ 7, de Brian K. Vaughan y Fiona Staples

saga

Marko y Alana han recorrido un camino muy largo desde el momento en el que se conocieron y enamoraron. Un camino en el que han tenido una hija, en el que han muerto muchos amigos y enemigos, en el que han viajado por gran parte del universo conocido, en el que han conocido a multitud de seres interesantes y en el que han cambiado (en más de una ocasión) como personas. Ahora, gracias a Planeta Cómic, llega a nuestro país el séptimo volumen de esta serie un año después de la publicación del sexto, para que podamos seguir gozando con la historia de estos Romeo y Julieta de la fantasía espacial…

Saga
Portada del número #39 de la serie regular ‘Saga’, a cargo de Fiona Staples

Al final del volumen anterior habíamos dejado a nuestros tres protagonistas (Marko, Alana y la pequeña Hazel) juntos de nuevo tras un largo periodo de separación. La pareja de padres volvía a quererse después de perdonarse todo lo que se habían hecho el uno al otro en el pasado, y Hazel había logrado salir del centro de enseñanza en el que permanecía recluida y regresar con los suyos. La familia multi-especie más perseguida de la galaxia era ahora más fuerte de lo que nunca había sido gracias al triunfo del amor, y tenían fuerza suficiente para enfrentarse a todos los desafíos que el destino les tuviera preparados. Y así llegamos a Phang

La nave árbol en la que nuestra familia favorita viaja junto al Príncipe Robot IV, a la niñera fantasma Izabel y a Petrichor, una mujer encerrada en el cuerpo de un hombre cuya condición la coloca en una situación inmejorable para empatizar con Hazel debido a los atributos de esta característicos de dos especies distintas, acaba llegando a Phang, un cometa que viaja por el espacio con destino incierto. El conflicto bélico entre la raza de Marko y la raza de Alana ha llegado hasta esta recóndita roca, y esto no se ha producido por su importancia estratégica sino por el valor de sus recursos naturales. Por si esto no despierta suficientes paralelismos con situaciones reales que ocurren en la actualidad, el guionista nos presenta a un grupo de personajes que viven en Phang, escondidos ante los horrores de la guerra, a los que no podemos llamar nada mejor que refugiados. Y es que a Brian K. Vaughan nunca ha tenido reparos en meterse en cualquier fregado por muy polémico que sea…

Saga
Al principio, el amor trata sobre todo de mentirse el uno al otro

Esta parada en boxes en este cometa no será de unas cuantas horas como estaba planeado, sino que nuestros protagonistas se van a pasar meses en Phang. En parte esto les vendrá muy bien, especialmente al Príncipe Robot IV, cuyas fantasías sexuales tras tanto tiempo encerrado en una nave con Alana empezaban a derivar en escenas realmente extrañas. La misma Alana, embarazada de su segundo hijo, agradecerá pisar tierra también. A pesar de que la guerra está tan solo a unos pocos kilómetros del lugar en el que viven, la vida es bastante tranquila, pero evidentemente no va a pasar mucho tiempo antes de que se den cuenta de que eso no va a durar mucho.

Por otra parte, nos encontramos con que la ex-esposa de Marko, Gwendolyn, parece haberse olvidado ya de su antiguo marido y ha rehecho su vida junto a su nueva esposa, a la joven Sophie y a la Gata Mentira. En su camino se cruzará brevemente La Voluntad, que parece ahora totalmente perdido y sin rumbo en la vida, y Gale, el único personaje que parece optar a quedarse con la etiqueta de “gran villano” en esta historia. La trama de todos estos es bastante intrascendente a lo largo de este tomo y parece estar encaminada tan solo a recordar al lector que siguen existiendo y que tendrán más importancia en el futuro.

Saga
Las fantasías sexuales del Príncipe Robot IV son de lo más psicodélicas

Como es habitual en ‘Saga’, a lo largo de los seis números contenidos en este recopilatorio asistiremos a momentos muy importantes, para bien y para mal (sobre todo para mal), en la vida de nuestros protagonistas. Siempre a través de la maravillosa narración de Brian K. Vaughan y de los imaginativos y eficaces dibujos de Fiona Staples, este séptimo volumen de la serie se convierte en una montaña rusa de emociones que arrastra al lector a sufrir y a sonreír a partes iguales.

¿Qué es lo peor de este tomo? Pues, por sacarle algo negativo, que no sorprende. La serie alcanza en este tomo ya las cuatro decenas de números, y el guionista ha hecho tantas cosas distintas a lo largo de estos años en ‘Saga’ que es prácticamente imposible que los ojos del lector se puedan abrir de asombro todavía más.

Saga
Sí, parece una especie de hamster gigante con un fusil del futuro

¿Y qué es lo mejor de este tomo? Pues lo mismo: no sorprende, la serie ha estado siempre a un nivel tan alto que parece que ahora solo puede mantenerse o caer, y por el momento parece que se mantiene, lo cual hay que entender como algo bueno. Los monólogos de Hazel, acabados siempre con grandes frases lapidarias que pueden verse como patadas de realidad incómoda, siguen guiando la acción entre escena y escena. Los paralelismos entre lo relatado por Vaughan y la realidad continúan siendo igual de reivindicativos y brillantes. Los giros inesperados en la trama siguen siendo igual de inesperados y trágicamente sorprendentes. La honestidad con la que se desarrollan los personajes sigue siendo abrumadora. En definitiva, lo mejor es que ‘Saga’ sigue siendo ‘Saga’.

En definitiva, este séptimo volumen de ‘Saga’ solo confirma que sigue siendo una serie que ningún lector de cómics que se precie puede dejar pasar. No sé si se merece o no la increíble cantidad de prestigiosos premios que se lleva año tras año, solo sé que es una lectura fantástica y una compra de la que nadie se va a arrepentir.

El séptimo tomo de ‘Saga’ publicado por Planeta Cómic se presenta en formato tapa dura sin sobrecubiertas. Contiene 152 páginas, con un tamaño de página de 16,8 x 25,7 cm, y presenta los números del #37 al #42 de la edición americana de la serie ‘Saga’. Este volumen incluye además todas las portadas de los números de la edición americana de la colección. La traducción ha sido realizada por Diego de los Santos, el precio de venta recomendado es de 16,95 € y se puso a la venta en septiembre de 2017.

Saga

Brian K. Vaughan

Brian K. Vaughan es un guionista estadounidense que nació en Ohio en 1976, cuyo nombre está sobresaliendo estos días debido a las nominaciones que ha recibido su última obra, Saga. Aun así, no es la primera vez que le vemos en el listado de los premios Eisner (los Oscars del mundo del cómic), ya que desde el año 2003 ha estado incluido entre sus nominados, ya sea por la serie ‘Y, el último hombre’, ‘Runaways’ o por la que hoy nos ocupa, ‘Ex Machina’.

Su labor como buen guionista le precede, razón por la que además de estar siempre inmerso en el mundo del cómic, ha realizado varios trabajos para la industria televisiva, como fue la serie ‘Perdidos’ (por la que fue nominado durante dos años consecutivos a los Writers Guild of America Awards) o ‘La Cúpula’, además de encontrarse hoy en día trabajando en las adaptaciones al cine de dos de sus principales obras.

Su primera incursión en el mundo del cómic la realizó mientras estudiada cine en la Universidad de Nueva York, ya que se apuntó a un proyecto de Marvel llamado Stan-hattan, en el que se formaba a jóvenes guionistas inexpertos, lo que le llevó a realizar su primer trabajo para el cómic ‘Tales From the Age of Apocalipse #2’ (editado en diciembre de 1996). Desde ese momento, su incursión en las dos grandes editoriales americanas lo llevó a escribir historias de personajes como Spiderman, X-Men, Capitán América, Batman o Green Lantern entre otros. Aun así, Vaughan siempre ha dicho que prefiere centrar su trabajo en series propias en lugar de escribir las historias de personajes ya ideados, hecho que hace que no pueda explayar su imaginación totalmente, lo que le ha llevado a crear varias series desde cero.

De esta forma, en el año 2002 comenzó una serie denominada ‘Y, el último hombre’, donde nos mostraba como todos los hombres del planeta morían repentinamente, quedando solamente vivos un joven llamado Yorick y su mono Ampersand, lo que les acarrearía multitud de problemas en su aventura por buscar una solución. Dos años después se embaucó en una nueva serie llamada ‘Ex Machina’, la cual precede este artículo. Tras esta, en el año 2006 creó ‘Los Leones de Bagdag’ donde nos hablaba de un caso verídico que se dio en 2003, en el que una manda de leones se escaparon del zoológico de Bagdag tras el bombardeo estadounidense. Finalmente, en el 2012 se embarcó junto a la dibujante Fiona Staples en el cómic ‘Saga’, el cual mezcla la ciencia ficción con la fantasía, habiendo sido premiado este año en los Eisner.

Saga

‘Saga’ 7

Sigue la multipremiada serie de Brian K. Vaughan (Paper Girls, We Stand on Guard) y Fiona Staples (Mystery Society).

Un arco argumental épico en esta serie galáctica. Finalmente, Hazel se ha vuelto a reunir con su creciente familia y viaja a un cometa por el que se ha estado luchando durante años. Las nuevas amistades se olvidan y otras se pierden para siempre en este volumen sobre familias, combate y qué significa ser un refugiado.

Cómic ganador de múltiples premios Eisner a mejor serie nueva, mejor serie regular y mejor guionista. De Brian K. Vaughan, autor bestseller del New York Times, y la aclamada dibujante Fiona Staples. Vaughan ha sido guionista de series de TV como Lost o La Cúpula.

Guion: Brian K. Vaughan

Dibujo: Fiona Staples

‘Saga’ 7

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.