Reseña de ‘Una hermana’, de Bastien Vivès

Una hermana Bastien Vives destacada

– Tengo la impresión de estar sola aunque esté rodeada de gente
– ¿Cuándo estás con nosotros también?
– No, con vosotros estoy muy bien.

Vannes, Bretaña francesa, verano, una casa de vacaciones. La familia de Antoine, un chico de 13 años, llega como cada año a pasar las vacaciones. Antoine es tímido y tranquilo, y su perspectiva es pasar el verano dibujando, yendo a la playa con su hermano pequeño Titi o cenando en una barbacoa con sus padres. Pero todo se trastoca cuando una amiga de su madre decide pasar allí una semana junto con su hija Hélène, de 16 años.

Una hermana Bastien Vives 6Hélène, que podría ser su hermana, pero no lo es. Desde el principio Antoine se ve fascinado por ella y por las sensaciones que le despierta. Ella, por su parte, tiene tres años y medio más, lo que en la adolescencia implica un abismo de experiencias y desarrollo físico y emocional. Sin embargo, la inocencia del chico le resulta tan divertida como conmovedora, y pronto empezará a sentirse unida a él. De la mano de Hélène, Antoine dejará atrás la infancia y dará el paso a la adolescencia en  todos los sentidos: la primera borrachera, las primeras experiencias sexuales, la primera fiesta, el primer amor.

Esta es la historia que nos narra Bastien Vivès en su última novela gráfica, ‘Una hermana‘. Diábolo Ediciones lleva ya bastante tiempo publicando la obra del autor parisino, que ya demostró su dominio del cómic de autor en obras como ‘Polina‘ o ‘El gusto del cloro‘. El tema, el paso de la niñez a la adolescencia a través de una serie de experiencias, no es nada nuevo, pero el autor lo resuelve con una mirada fresca y una elegancia exquisita. Sí, hay escenas sexuales explícitas, pero no se sienten vulgares ni fuera de lugar, los personajes resultan sinceros y realistas y las situaciones muy naturales.

El autor nos sitúa en la perspectiva de Antoine. Normalmente vemos lo que él ve, nos fijamos por ejemplo en un detalle del rostro o del cuerpo de Hélène. Otras veces le vemos a él, en un primer plano de su rostro, y sentimos todas las emociones que están pasando por su cabeza, vivimos con él los cambios, los descubrimientos. También desde su perspectiva vemos al resto de personajes: sus padres, a los que sentimos a cierta distancia (más a medida que transcurre la narración), ocupados en sus cosas, dando los consejos habituales y sin enterarse del huracán emocional que está ocurriendo delante de sus narices. Y Titi, el hermano pequeño entrañable y pesado, que se resiste a aceptar los cambios en Antoine y representa a la niñez que el mayor está dejando atrás. Igual que sus padres, queda cada vez más en segundo plano.

Una hermana Bastien Vives 9

Hélène es un personaje misterioso, no cuenta demasiado sobre sí misma. Pero hay detalles y pinceladas que nos permiten vislumbrar cómo es su vida. El agobio y la presión de ser una adolescente en una gran ciudad, tratando de descubrir quién es y de destacar entre todas las demás, pero a la vez intentando ser una más, adaptarse a “lo que hace todo el mundo”. Hija única de familia desestructurada, con un padre ausente, con un padrastro prácticamente igual de ausente y una madre superada por sus propios problemas. Hélène se siente muy sola, y envidia la tranquilidad infantil de Antoine y la normalidad de su familia.

Una hermana Bastien Vives 7Es muy llamativa la escena en la que los chicos hacen un puzzle. Hélène no quiere en principio, prefiere hacer cualquier otra cosa, pero termina fascinada por la actividad. Entre los dos, van encontrando las piezas, en una fantástica metáfora de lo que ocurre en sus vidas. Ella le pregunta si nunca se fija en el modelo, él responde que no, que perdería la gracia. Y así es para él: el descubrimiento, el buscar la “figura final” sin seguir un patrón exacto, simplemente teniendo en cuenta los bordes o límites y construyendo a partir de ahí.

El dibujo es magnífico. Las viñetas en blanco y negro, muy claras, están llenas de luz y evocan el verano. Los tonos grises cambian su intensidad para reflejar el momento del día, o si están en el interior o en el exterior. Los trazos son limpios y sencillos, pero no se dejan ni un detalle fuera. Hay viñetas sin fondos, porque no nos hacen falta: para Antoine el mundo ha desaparecido y solo está él, o Hélène, o ambos, no hay nada más. Y por tanto para nosotros también. Cuando sí hacen falta fondos, Vivès los dibuja a la perfección.

La distribución de las viñetas es variable. Habitualmente divide la página en tres tercios, cada uno con una o dos viñetas según la necesidad. No obstante, de vez en cuando rompe el ritmo con un dibujo a página completa u ocupando dos tercios. El encuadre siempre va a tener como objetivo transmitirnos sensaciones, y para ello el autor juega con maestría con los primeros planos, sean del rostro, de algún gesto o de alguna parte del cuerpo.

Una hermana Bastien Vives 5La capacidad narrativa de Bastien Vivès es algo de otro mundo. Los trazos transmiten las emociones precisas, te transportan a ese momento de la historia. Las palabras y los silencios están distribuidos de forma impecable. Cada detalle es importante, a veces una mirada o un gesto son suficientes para expresar lo que necesita. Dibuja las manos de Antoine en el pelo de Hélène y nos hace contener la respiración: en ese momento somos Antoine, con todo el vértigo de sensaciones que está experimentando. El ritmo es pausado, pero perfecto, los días de verano se suceden y, como le ocurre a su protagonista, antes de que te des cuenta ya ha pasado una semana.

Diábolo Ediciones continúa publicando en español la obra de Bastien Vivès con este tomo editado en cartoné. Consta de 216 páginas y tiene un precio recomendado de 21,95 euros.  Una gran historia de Vivès que vuelve al cómic de autor por la puerta grande, ya que no solo conserva todas las virtudes y el estilo personal de sus trabajos anteriores, sino que al mismo tiempo demuestra una evolución y una madurez magníficas. ‘Una hermana’ te atrapa, te transporta a ese momento mágico de verano en Vannes, con un chico y una chica cuya complicidad les hará cambiar y crecer en tan solo una semana. Maravilloso.

Una hermana Helene Bastien Vives

Bastien Vivès

Nace en París en 1984. Estudia dibujo en un liceo técnico y pasa tres años en la ESAG Penninghen de París, una escuela de diseño y artes gráficas. Siempre le ha gustado contar historias, y por eso se decanta por la BD. Con 22 años y estando todavía en Penninghen, publica dos álbumes de ilustraciones con Danger Public.

Unos años más tarde, decide enviar muestras de su trabajo ‘Ellas’ a todas las editoriales que conoce. Casterman responde y le da carta blanca en la línea Kstr; es el comienzo de su relación con la editorial. En la misma editorial, publica ‘El gusto del cloro’, obra que llama la atención y recibe el premio Essentiel Révélation del festival de Agoulême.

Con gran éxito de crítica y público, el autor ha publicado otras obras como ‘Hollywood Jan’, ‘La gran odalisca’, ‘En mis ojos’, ‘Amistad estrecha’, la trilogía ‘Por el Imperio’ con guion de Merwan, el manga de estilo francés ‘Lastman’ o la que se considera su mejor obra hasta el momento, ‘Polina’. La editorial Diábolo ha publicado la mayor parte de su obra en España.

Una hermana Bastien Vives DiaboloUNA HERMANA

AUTOR: BASTIEN VIVÈS

LA NUEVA OBRA MAESTRA DEL AUTOR DE POLINA Y EL GUSTO DEL CLORO

Antoine, de 13 años, pasa las vacaciones en la playa con sus padres y su hermano pequeño. La mayor parte de su tiempo están dibujando o en la playa, Una noche, Antoine conoce a Helena, que tiene 16 años, y ha venido a pasar unos días con su madre. Su presencia y su comportamiento, turbará sus días, y tal vez la vida de Antoine.

Lo que podría ser una historia más de amor de verano, se convierte en manos del autor francés en una narración apasionante, en una nueva obra maestra.

Seis años han transcurrido desde que Bastien Vivès realizara Polina, y ahora necesitaba volver a hacer una novela gráfica en solitario. Una historia delicada, sensual, sugerente, donde cuenta el despertar de un adolescente, su primer amor. Una historia que nos recuerda el cine de Eric Rohmer. La historia más personal del autor hasta la fecha.

En diez años de carrera, Bastien Vivès se ha convertido en uno de los autores más importantes de cómics del mundo. Su estilo gráfico ha madurado pero sigue demostrando una habilidad sin igual para narrar historias que despiertan multitud de emociones en el lector.

Una hermana

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Lectora y adicta confesa a los cómics, me siento incapaz de elegir entre Marvel y DC. La Patrulla X es mi familia y Batman, mi mejor amigo. Adoro a Neil Gaiman y sueño con ser rica para dedicarme a leer y ver películas. Mientras tanto, lucho contra el mal a través de la escritura.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.