Un Halloween de cine en La Casa de EL

Un Halloween de cine en La Casa de El

Como cada final de octubre, celebramos el Samhain celta, la Festividad de los Muertos o Halloween en el que, como bien nos enseñó Buffy, la frontera entre nuestro mundo y el Más Allá se diluye, permitiendo a cualquier horror caminar impunemente entre los vivos.

Existen muchas maneras de celebrarlo, como escuchando nuestro terrorífico podcast, por ejemplo, pero una de las más satisfactorias (y espeluznantes) es, sin duda, “disfrutando” de una buena película, ya sea bien acompañado o totalmente solo… Pero nosotros no vamos a lanzaros una impersonal lista de películas, si no algo más íntimo… los terrores favoritos de los editores de La Casa de El.

Desde esta Casa (hoy convertida en La Casa del Terror), nuestros aterradores editores os proponen una buena colección que os hará temblar con ese placer culpable que es el terror cinematográfico. Una colección que seguro encontraréis curiosa, diversa y, por supuesto, aterradora. Una colección en la que, con toda seguridad, encontraréis viejos conocidos y algún lúgubre descubrimiento.

Acompañadnos, si os atrevéis, y entrad en la Casa del Terror. Entrad, por vuestra propia voluntad, y dejad fuera todos los prejuicios. Sed testigos del verdadero terror y atreveos a este viaje hasta las mismísimas entrañas del miedo, donde el Gran Mal toma la más diversas formas con las que llenar nuestra noche de pesadillas y gritos.

tales-from-the-crypt-font

Adrián P. Del Alma: ‘Bone Tomahawk’ (S. Craig Zahler, 2015)

Considero ‘Bone Tomahawk’ una película de terror por algo que da más miedo que cualquier susto: descubrir que la crueldad del ser humano no tiene límites. La película juega con la sensación de que algo oscuro habita en el Salvaje Oeste, y que más allá de los viajes a caballo o la camaradería un destino fatal aguarda a los protagonistas. Si a eso le sumamos una buena ración de gore y unas actuaciones brillantes nos da como resultado una de las películas del género que nadie debería perderse.

Juan Jesús Botías: ‘La invasión de los ultracuerpos’ (Philip Kaufman, 1978)

Emocionalmente conmovedora, visualmente llamativa y habiendo envejecido razonablemente bien, ‘La invasión de los ladrones de cuerpos’ amplía y va más allá de la película del mismo nombre de 1956. El resultado es un remake tan potente que incluso mejora la original, y con un Donald Sutherland soberbio.

Desde luego es terror psicológico puro. Eso de no saber si quien se cruza contigo por la calle es una réplica o no, es perturbador. Después de verla te costará volver a dormir tranquilamente. Además, tiene uno de los mejores finales del cine de terror que recuerdo.

Jairo Álvarez: ‘La Niebla’ (Frank Darabont, 2007)

‘La niebla’ es una película desgarradora que nos enseña que los auténticos monstruos pueden estar más cerca de lo que creemos, con Darabont petándolo una vez más ante una historia del siempre genial Stephen King. Me dejó tan mal cuerpo que por mucho que me haya gustado solo la he podido ver una vez…

Mario Moreno: ‘Rec’ (Jaume Balagueró, 2007)

La primera película de ‘REC’ es la perfecta mezcla de terror y muertos vivientes que se siente real gracias a un espacio conocido. Muy recomendable para los fans del género de terror y de los zombis que se quieran saber cómo podría ser el inicio del fin en una de nuestras ciudades.

Borja Tersa: ‘Saw’ (James Wan, 2004)

Para mí Saw es especial, porque consiguió transmitir ese miedo psicológico que se perdió en pos del susto fácil y sin sentido. Jugando con maestría sobre la identidad del “malo” y sobre esa manera tan original de no matar a sus victimas consigue tener un carácter propio. Quizás las siguientes películas fueran más enfocadas a la sangre y al recurso fácil, pero seguía manteniendo una esencia de terror psicológico que ya no se estila tanto. Llevamos 7 películas y todavía seguimos sabiendo cosas sobre John, eso mola mucho.

Ezequiel Ruíz ‘Carrie’ (Brian De Palma, 1976)

‘Carrie’ es una de esas películas que ha envejecido bien con los años y precisamente es una de las cosas que me gustan de ella.

Es una de mis favoritas debido a que aprovecharon muy bien la historia original de Stephen King -quien también es mi escritor favorito- y porque además este filme demostró que se puede dar miedo sin la necesidad de mostrar grandes cosas en pantalla. La mente es un arma más poderosa para el terror que cualquier escena gore.

Violeta G. Warletta ‘El Resplandor’ (Stanley Kubrick, 1980)

Por qué me impresiona más El Resplandor… creo que tiene muchas escenas inquietantes. Hay muchas cosas que no explica y eso da casi más acojone que las explique. La cara de Jack Nicholson volviéndose loco se te graba en la memoria. Vi El Resplandor de muy pequeña, porque a mi madre siempre le han gustado las pelis de miedo y solíamos ver pelis juntas. Yo tenía bastante aguante entonces, más que ahora, que me he convertido en una miedica… de pequeña era muy valiente. Pero vi esta película y me puso los vellos de punta, estaba asustadísima, recuerdo que dormí con mi madre esa noche. Me parecía que en cualquier momento iba a doblar la esquina del pasillo y ver algo raro. Me inquietaba ese terror que parecía venir no solo de algo sobrenatural, sino de los propios personajes (la idea de que alguien en quien en principio confías pueda volverse loco y darte miedo, como ocurre con Jack en la película).

No volví a verla en años por eso, por recordarla como una experiencia de mucho miedo. La vi, por segunda vez, a los 22 años en Suecia. De noche, en el invierno sueco (que es como una noche cerrada que dura infinito) y con la luz apagada. Creo que me dio el mismo miedo y reviví todas las sensaciones de pequeña, sumándole que, como he dicho, ahora de mayor soy más miedica.

Santiago Negro ‘Cure’ (Kiyoshi Kurosawa, 1997)

Acostumbrados al terror de trucos de magia y sustos programados, Cure juega a la creación de ambientes. Por esa identidad, como espectador te ves sometido al desasosiego existencial que propone Kurosawa. La experiencia es más viva y orgánica, y cuando la obra termina, sientes una mezcla de inquietud y tristeza, sensaciones muy alejadas de las montañas rusas que suelen ser las producciones del género. Las imágenes de la película, bellas y decadentes por igual, estarán en tu retina durante días.

Ya tienes un buen listado de películas para pasar una noche de Halloween más… interesante ¿verdad?

¡No te vayas sin comentar!