Análisis de los tres primeros episodios de ‘Dark’

Dark - Netflix - póster destacada

Dark‘ es la primera producción alemana de Netflix. Se trata de una serie que muchos califican como la nueva ‘Stranger Things‘, aunque con un tono más oscuro, pero que a mí me ha recordado más a otras obras. Sobre la base de un thiller policíaco que podría equipararse con las recientes producciones criminales que nos llegan desde los países nórdicos, se ha construido una trama con elementos fantásticos que bebe de ‘Twin Peaks‘, ‘Seven‘ o incluso ‘IT‘.

“La distinción entre pasado, presente y futuro es solo una ilusión obstinadamente persistente”. Albert Einstein.

Tengo que decir que en este artículo vais a encontrar muy pocos spoilers, prácticamente ninguno. Lo cierto es que no se desvela mucho en los tres episodios que Netflix España nos ha dejado ver antes de que ‘Dark’ se estrene el próximo 1 de diciembre. Pero lo que he visto a mí me ha enganchado lo suficiente como para ver los siete que restan de la primera temporada.

Ya desde los títulos de crédito, con unas imágenes caleidoscópicas que transforman lo cotidiano en inquietante, la sensación que produce la serie es de un gran desasosiego. La atmósfera, la iluminación y hasta las edificaciones y decorados que aparecen en ‘Dark’ están pensados para que el espectador no se encuentre a gusto. Así es más sencillo empatizar con los habitantes de Winden, que tampoco parecen estarlo.

Dark - Netflix - desaparecidos

La pequeña ciudad de Winden, que es el epicentro de los eventos en ‘Dark’ y está llena de secretos, también podría ser la contrapartida alemana de la encantadora ciudad pequeña al norte de los EE. UU., donde vivía Laura Palmer en la serie de David Lynch. Es una historia sobre una comunidad perseguida por algo de lo que se niega a hablar. Al comenzar la serie, Winden está conmovida por la extraña desaparición de un adolescente. Se han organizado batidas por el bosque que rodea la localidad y todo el mundo está preocupado por el asunto. En una población con los índices de criminalidad más bajos de la zona (según dice uno de los personajes) un suceso así llama la atención. Y más cuando hace 33 años también pasó algo parecido.

El tiempo es casi un personaje más en ‘Dark’. Desde la carta que un suicida deja escrita con la petición de que no se abra hasta meses después de su muerte, a los relojes que aparecen en muchos planos, está siempre presente. Ya nos lo advierten en el tráiler: La pregunta no es dónde, no es quién, no es como… sino cuándo.

Dark - Netflix - fechas

Cuatro familias a lo largo de varias décadas, con sus historias y secretos entrecruzados. ‘Dark’ parece un puzzle y en los tres primeros episodios apenas nos han mostrado la imagen que tenemos que componer, pero la intriga que crea la serie nos anima a completarlo. Pasado y presente están conectados en muchos aspectos y los misterios se suceden. Pájaros que se desploman a decenas, ovejas que aparecen muertas de la noche a la mañana, cadáveres de niños con los ojos quemados y los canales auditivos destrozados, una enigmática habitación infantil con un estridente papel pintado… Las piezas del puzzle que nos presentan la guionista Jantje Friese y el director Baran bo Odar son extremadamente llamativas. Y hay un cierto elemento de precisión en la forma en que se presentan esas piezas que nos hace pensar que bo Odar y Friese son tan buenos estudiantes observadores del horror atmosférico como sus predecesores en Netflix.

La magnífica fotografía ayuda a enfatizar esa simetría entre épocas en muchos de sus planos. Los paisajes atenuados y la paleta de colores apagados están meditados para crear la atmósfera adecuada. Las interpretaciones de Oliver Masucci, Karoline Eichhorn, Jördis Triebel, Louis Hofmann, Maja Schöne, Paul Lux y Stephen Kampwirth, entre otros, son inquietantes y cautivadoras a un tiempo. contenidas en la mayoría de las escenas y desgarradoras en los momentos adecuados. Y la música acentúa con acierto esa sensación de inquietud y misterio.

Dark - Netflix - máquina

La semejanza con ‘Stranger Things’ que mencionaba al principio puede deberse a que parte de la trama se centra en un grupo de adolescentes (aunque mayores que los de la serie de los hermanos Duffer) y en los años 80. Pero no hay ni rastro de ese efecto nostalgia que tiene la producción norteamericana. La atmósfera opresiva y claustrofóbica creada por la oscuridad (no se titula ‘Dark’ por nada) y la persistente lluvia es lo que me recordó a ‘Seven’, la película de Fincher. Prefiero callar qué es lo que hizo que pensara en ‘IT’ para no contar más de lo debido, aunque no tardaréis en descubrirlo en cuanto empecéis a ver la serie.

En resumen, ‘Dark’ es, al menos en sus episodios iniciales, una buena mezcla de género policíaco y ciencia ficción. Una historia costumbrista que gira en torno a la desaparición de dos niños pequeños, exponiendo la doble vida y las relaciones fracturadas entre cuatro familias, a la que se añade un giro sobrenatural alrededor del concepto del tiempo, la familia, el dolor y la culpa.

De Dumas a Scott Card pasando por H. G. Wells, Asimov, Arthur C. Clarke, Orwell, King, Pratchett, Moore y Gaiman. De Velázquez a Phil Noto pasando por Mucha, Sorolla, Tolouse Lautrec, Alan Davis, Alex Ross, Carlos Pacheco, Dave Gibbons y Toriyama. De Billy Wilder a Soderbergh pasando por Cukor, Hitchcock, Houston, Orson Wells, Alan J. Pakula, Eastwood, Spielberg y Nolan. De ‘The Twilight Zone’ a ‘Orphan Black’ pasando por ‘Buffy cazavampiros’, ‘House M. D.’, ‘The Good Wife’, ‘Friends’, ‘The Newsroom’, ‘Battlestar Galactica’ y ‘The Big Bang Theory’. Más de Marvel que de DC, pero ambas me gustan.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.