Crítica de ‘The Punisher’, la serie de Marvel Television y Netflix

The Punisher - destacada

Resulta muy difícil clasificar una serie como ‘The Punisher‘. La división televisiva de Marvel suele optar por combinar géneros a la hora de planificar sus series en Netflix. Por eso tenemos una primera temporada de ‘Daredevil‘ que tiene toques de policíaco, una primera temporada de ‘Jessica Jones‘ en la que predomina el thriller psicológico mezclado con cine negro, una de ‘Luke Cage‘ que es blackplotaition actualizado, y una de ‘Iron Fist‘ que… Bueno, que no llegó a convencer del todo a casi nadie. Y hace unos meses tuvimos ‘The Defenders‘, una historia de equipo a la fuerza con una primera mitad magnífica que fue desinflándose a medida que se acercaban sus últimos episodios.

Pero ‘The Punisher’ es otra cosa. Obviamente no es una serie de superhéroes porque Frank Castle no tiene superpoderes ni es lo que acostumbramos a entender como héroe. No es una serie de acción, aunque la tiene (y muy buena). No es una serie de policías aunque la investigación de la agente de Seguridad Nacional Dinah Madani lleve gran parte del peso de la trama. Tampoco es un thriller de conspiraciones, aunque bebe de historias como ‘Enemigo público‘, ‘El embajador del miedo‘, ‘Los tres días del cóndor‘ o las primeras temporadas de ‘Homeland‘. Ni un drama militar, aunque el estrés postraumático de los soldados cuando regresan a casa es algo palpable. Y tampoco se centra en plantear un debate sobre un mayor control de las armas de fuego, aunque no evita la cuestión y tiene personajes mostrando argumentos a favor de ello.

‘The Punisher’ coge todo lo anterior y lo mezcla, convirtiéndose en una de las mejores series de televisión del año, sin importar géneros.

The Punisher

Parte del mérito es de Jon Bernthal, como no podía ser de otra manera. El actor ha sabido darle vida a Frank Castle de una manera verosímil y contundente. Si, cuando conocimos al personaje en la segunda temporada de ‘Daredevil’, quedaba patente que el exmarine se regía por un particular código del honor, en ‘The Punisher’ logramos entender el por qué de ese código. No solo es alguien buscando vengar el asesinato de su familia, que también, sino alguien que quiere hacer lo correcto sin importarle lo que se le ponga por delante.

“Tienes que entender una cosa. Yo tenía dos familias. Tenía a María y los niños, y también a mi unidad. Era padre y esposo, pero también era marine. Y me encantaba ser marine. Me encantaba aquello. Había veces, aunque no me guste reconocerlo, que habría preferido estar rodeado de sangre, balas y toda esa mierda con mi unidad antes que con mis hijos. Eso es algo que tendré que aceptar”.

Bernthal ha hecho suyo el personaje de tal forma que nos va a costar imaginarle sin otra cara que no sea la suya.

The Punisher 06

Pero el resto del elenco no se queda atrás. Gran parte del peso de la serie recae en David “Micro” Lieberman (un soberbio Ebon Moss-Bachrach), que muestra la vulnerabilidad y desesperación de alguien que, con tal de proteger a sus seres queridos, es capaz de renunciar a todo. Incluso a ellos. La relación de Micro y Castle pasa por toda clase de etapas hasta que finalmente logran confiar el uno en el otro. La historia de esa amistad avanza de manera orgánica y no forzada, sin evitar ciertos momentos de tensión tanto entre ellos como con la esposa (Jaime Ray Newman) e hijos (los jóvenes Kobi Frumer y Ripley Sobo) de Micro. Sus diferentes acciones y reacciones son creíbles y racionales dentro de su contexto.

The Punisher - Madani y Stein

Uno de los personajes creado ex profeso para la serie es el de Dinah Madani. Su periplo a lo largo de los 13 episodios de ‘The Punisher’ da la oportunidad a la actriz Amber Rose Revah de brillar en diferentes registros, desde las escenas de acción a las más intimistas. Madani va a por su objetivo con una determinación pocas veces vista en un personaje femenino, y es capaz de utilizar todos los recursos a su alcance para lograrlo. Pero la intérprete también resulta convincente en su faceta más frágil y llena de dudas. La labor de sus compañeros de reparto Michael Nathanson (el agente Sam Stein), Tony Plana (su superior Rafael Hernández) y las veteranas Shohreh Aghdashloo (su madre) y Mary Elizabeth Mastrantonio (la directora de la CIA Marion James) no hacen sino elevar el nivel interpretativo.

The Punisher 10

Quiero destacar especialmente la actuación de Daniel Webber como el exmarine Lewis Walcott. La intensidad de su interpretación refleja el desequilibrio y el sentido de desubicación que sienten muchos veteranos una vez regresan a casa tras pasar largos períodos de tiempo en servicio. Este es también uno de los puntos fuertes de la serie, que entreteje la trama principal con todo un detallado retrato de lo que supone la vida civil de los antiguos combatientes. Gracias a muchas de las escenas con el mencionado Webber, como las de Jason R. Moore (en el papel de Curtis Hoyle, amigo de Frank Castle y organizador de reuniones de terapia para exsoldados) consiguen que ‘The Punisher’ tenga una mayor profundidad emocional y dramática que las anteriores series de Marvel.

The Punisher - Billy Russo

Pero el que más me ha sorprendido para bien ha sido Ben Barnes, que ha sabido dotar a Billy Russo de varias capas de complejidad y protagoniza algunos de los momentos más inquietantes de la serie. A pesar de que la serie se toma ciertas licencias con él, debo añadir, sin desvelar nada, que el desenlace de su personaje puede dar paso a una historia muy interesante en futuras temporadas de ‘The Punisher’.

Y para finalizar con las actuaciones hay que hablar del villano. Quizá Rawlins, el sádico director de operaciones encubiertas de la CIA al que interpreta Paul Schulze, peque de ser demasiado convencional. A pesar de que se trata del arquetípico oponente del protagonista, su interpretación consigue que el espectador desee que Frank Castle acabe con él de la manera más violenta posible, cumpliendo Schulze su labor con creces.

The Punisher - Karen Page y Frank Castle

Ya con su magnífica secuencia de títulos de crédito, rodados en blanco y negro, ‘The Punisher’ parece querer desmarcarse de las otras producciones de Marvel en Netflix. Si no fuera por la presencia de Karen Page (una Deborah Ann Woll que le ha tomado la medida a su personaje) y una breve aparición de Turk (al que vuelve a dar vida un más que solvente Rob Morgan) casi podríamos decir que la serie no comparte universo con ellas. De hecho, ahora que lo pienso, no recuerdo haber visto el ya clásico cameo de Stan Lee en ningún episodio.

La serie no huye de la violencia intrínseca a Castle, con escenas a la altura de algunas del cine bélico reciente.

Supongo que os estaréis preguntando si la serie es tan violenta como pide el personaje. La respuesta es un sí rotundo. Aquí Marvel ha echado el resto y no se corta lo más mínimo a la hora de mostrar los efectos de los disparos y otras armas en las diversas partes del cuerpo humano. No podía ser de otra manera tratándose de Frank Castle. Eso sí, no se trata de violencia gratuita. Todas las escenas de acción están justificadas, aunque lo cierto es que podrían haber sido menos explícitas. Y están rodadas de manera impecable, consiguiendo que el espectador sepa en cada momento qué está pasando.

The Punisher - violencia

El ritmo narrativo va in crescendo, empezando muy pausadamente (con Castle viviendo bajo otra identidad ya que está muerto para el resto del mundo) y, como no podía ser de otra manera, acabando en una vorágine sangrienta una vez que se descubre que sigue vivo. Los guionistas han arriesgado en la estructura de algunos episodios, con uno en concreto que recuerda a la ‘Rashomon‘ de Akira Kurosawa donde varios personajes cuentan su versión de los hechos. Hay varios giros de guion que te pillan desprevenido, y el aumento progresivo de la tensión consigue que estés pegado a la silla constantemente. También me ha gustado particularmente el uso de los flashbacks y escenas oníricas, con la malograda familia de Castle apareciendo en varias ocasiones con diferentes fines a lo largo de la serie.

The Punisher - foto familia Castle

En resumen, ‘The Punisher’ profundiza de manera sobresaliente en la psique de un personaje tan complejo como Frank Castle, con un reparto en estado de gracia y una historia que hace honor a las escritas por Greg Rucka, Garth Ennis o Marc Guggenheim en los cómics del personaje. Una trama intrincada en la que se tratan múltiples temas de relevancia actual, excelentes escenas de acción y una madurez poca veces vista en las producciones televisivas de la Casa de las Ideas.

Primer Tráiler de 'The Punisher' (3)

En ‘The Punisher‘, después de la exigida venganza contra aquellos que fueron responsables de la muerte de su mujer e hijos, Frank Castle (Jon Bernthal) descubre una conspiración que existe mucho más allá del oscuro mundo criminal de Nueva York. Ahora conocido por la ciudad como The Punisher, deberá descubrir la verdad sobre las injusticias que afectan más que solamente a su familia.

Acompañan a Bernthal en el reparto Deborah Ann Woll (que retoma su personaje de Karen Page de la serie ‘Daredevil’), Ebon Moss-Bachrach (en el papel de Micro), Amber Rose Revah (como Dinah Madani), Ben Barnes (como Billy Russo), Daniel Webber (como Lewis Walcott), Jason R. Moore (como Curtis Hoyle), Paul Schulze (como William Rawlins), Jaime Ray Newman (como Sarah Lieberman) y Michael Nathanson (como Sam Stein).

Netflix ha confirmado que el estreno de la primera temporada de ‘The Punisher’ será el 17 de noviembre de 2017.

Reseña
'The Punisher'
De Dumas a Scott Card pasando por H. G. Wells, Asimov, Arthur C. Clarke, Orwell, King, Pratchett, Moore y Gaiman. De Velázquez a Phil Noto pasando por Mucha, Sorolla, Tolouse Lautrec, Alan Davis, Alex Ross, Carlos Pacheco, Dave Gibbons y Toriyama. De Billy Wilder a Soderbergh pasando por Cukor, Hitchcock, Houston, Orson Wells, Alan J. Pakula, Eastwood, Spielberg y Nolan. De ‘The Twilight Zone’ a ‘Orphan Black’ pasando por ‘Buffy cazavampiros’, ‘House M. D.’, ‘The Good Wife’, ‘Friends’, ‘The Newsroom’, ‘Battlestar Galactica’ y ‘The Big Bang Theory’. Más de Marvel que de DC, pero ambas me gustan.

1 Comentario

  1. Sí, muy buena.
    Puse la serie en segundo plano, mientras trabajaba en el ordenador. Sin embargo, me quedé pegado en muchos episodios. Muy bueno

¡No te vayas sin comentar!