Reseña de ‘Arde Cuba’

arde cuba..

En la década entre 1950 y 1960, Cuba sufrió una revolución del pueblo conocida mundialmente como la revolución cubana, en la que la dictadura de Fulgencio Batista fue derrocada por el Ejército Revolucionario, liderado por Fidel Castro. Es necesario ser conscientes de esto para entender el contexto en el que se sitúa ‘Arde Cuba’, una fría y objetiva mirada a los acontecimientos ocurridos en dicha revolución, editado por Grafito Editorial. Para lograr una mirada así está claro que la historia no puede ser narrada ni protagonizada por alguien implicado en uno de los dos bandos, se necesita un observador externo, y eso es precisamente lo que hace Agustín Ferrer Casas y lo que vemos en ‘Arde Cuba’. El protagonista de esta historia es Frank Spellman, un fotógrafo que acompaña al conocido actor Errol Flynn con la intención de buscar localizaciones para una película de manera tranquila. Sin embargo, una revolución se desata a su alrededor.

Desde un primer momento vemos la duda de Spellman, el protagonista, sobre si debe creer o no a su amigo. Pronto descubre que si quería un viaje tranquilo se ha equivocado. Spellman se encuentra para su desgracia con la cruda realidad cuando es atacado y secuestrado. En este momento cuando se nos informa de las verdaderas intenciones de Errol Flynn, que vertebrarán la primera parte de esta obra: realizar una entrevista a Fidel Castro, que en ese momento era “solamente” el jefe de la guerrilla.

'Arde Cuba'

Es muy interesante ver la manera en la que Agustín Ferrer Casas, guionista y dibujante de ‘Arde Cuba’, logra mostrar todos los intereses volcados en el apoyo o el derrocamiento de una dictadura. Hay una escalada en la cantidad de personajes que buscan influir en el protagonista y en su acompañante, tanto para que vayan a la entrevista con Castro y le comuniquen cierto mensaje como para que no vayan en absoluto. Hay que destacar la presencia de la mafia cubana y del gobierno de Estados Unidos, dos de las mayores fuerzas de fondo que parecen seguir a Spellman a lo largo de las viñetas.

Se puede considerar que ‘Arde Cuba’ se divide en dos partes. La primera de ellas va hasta el encuentro de los personajes con los guerrilleros, mientras que la segunda parte incluiría todos los acontecimientos posteriores. En cuanto a esta segunda parte, es necesario señalar un personaje sin el cual la trama no tendría sentido: Camilo Cienfuegos. Cienfuegos representa a los guerrilleros, a los revolucionarios (puesto que Fidel Castro apenas aparece), y es sin lugar a dudas el mejor representante que se les podía dar. Él es quien recibe a los protagonistas y les guía por el corazón del campamento rebelde, quien acompaña a Spellman mientras Flynn se queda con Castro, una intención clara del autor por señalar que el peso de la historia y de los hechos recae sobre Spellman y Cienfuegos.

'Arde Cuba'

Uno de los misterios de este cómic es el personaje que podemos ver en la portada vestido de negro y con largas barbas blancas. Aparece a lo largo de la obra y parece personificar el sentimiento de Cuba como nación. Su aspecto anciano ya nos da una idea de que es alguien experimentado, por lo que sus palabras de advertencia al inicio y al final de la obra nos sirven como un mensaje al que solo puede acceder el lector, ya que los personajes de la historia lo toman por loco si no lo ignoran. Sin embargo, hay un instante en el que la voz de la consciencia de Cuba, la de este anciano personaje, logra incidir en uno de los personajes, alguien que le escucha y toma una decisión. No os decimos más: para saber de qué personaje se trata deberéis leeros esta increíble historia.

'Arde Cuba'

Otro nombre que destacó por pedir la independencia y la victoria popular de Cuba fue el de José Martí. Martí fue un político y escritor cubano al que se recuerda por su fuerte sentimiento a favor de la independencia de Cuba frente al yugo español y por sus versos atemporales que emocionaron y todavía influyen a la sociedad cubana. Murió, irónicamente, justo cuando se inició la guerra de independencia de Cuba. Y como no podía ser de otra manera, en ‘Arde Cuba’ vemos su nombre como símbolo de las tropas revolucionarias que se lanzan a la batalla para proteger su libertad. El hecho de que se nombre a Martí entre las tropas revolucionarias marca un conocimiento sobre la historia cubana que no debe pasar desapercibido.

El dibujo y el color de ‘Arde Cuba’ se adaptan de manera muy precisa a la visión que se representa en cada momento. La manera en la que plasma a La Habana hace que el lector se sienta en la propia ciudad, ocurriendo lo mismo en la segunda parte del cómic en la que vemos, mayormente, la selva de Cuba. Los colores que se utilizan dan la sensación de ser los que encontraríamos si fuésemos a un lugar paradisíaco como lo es la isla de Cuba. El detallismo de esta obra es, por tanto, máximo.

La obra tiene por supuesto base histórica pero también somos conscientes desde el principio de que incluye muchos elementos de ficción. Esto lo podemos aclarar en el magnífico apartado que ocupa las últimas páginas de ‘Arde Cuba’, una sección de extras. Aquí se nos aclara qué elementos son reales y cuáles no. Errol Flynn, por ejemplo, sí es el personaje que se nos presenta en la historia, un actor que es conocido por lo que ha hecho, pero que ya está en decadencia; por otro lado, tenemos al protagonista, Frank Spellman, quien en realidad se llamaba John McKay. Este es un detalle inocente que no interfiere en la historia, pero los siguientes deberéis descubrirlos vosotros. Este apartado también nos pone en contexto histórico, algo que ayuda al lector a situarse, e incluye una sección dedicada a Camilo Cienfuegos, explicando brevemente su vida y su muerte.

Esta edición de Grafito Editorial de ‘Arde Cuba’ es de gran calidad, editada en rústica, con buen papel y llena de detalles. Tiene un total de 136 páginas y un precio de 17€.

'Arde Cuba'

Agustín Ferrer

Agustín Ferrer nació en Pamplona en 1971 al que siempre le había despertado el interés el dibujo. Durante una asignatura de la carrera de Arquitectura empezó su curiosidad por la historieta, algo que puso en práctica en distintos certámenes de diferentes pueblos y ciudades hasta acumular 27 premios.

Ha colaborado con distintos autores en las obras ‘Gandhi, el maestro de la vida’, ‘La nueva era del sueño’ y en los primeros ocho números de la revista ‘El Clímaco’. En solitario también ha tenido sus publicaciones, tanto ‘Las apasionantes lecturas del Dr. Smith’ como ‘Cazador de sonrisas’. Todo compaginado con su trabajo en la arquitectura y la docencia en la Universidad de Navarra, trabajos que dejó de lado en 2011 para centrarse de lleno en el mundo del cómic.

arde cuba portadaArde Cuba

Cuando el fotógrafo Frank Spellman viaja a Cuba acompañando a la estrella de Hollywood Errol Flynn, no sospecha que una simple localización de exteriores para una película va a transformarse en una pesadilla tropical. Hampones mafiosos, agentes de la CIA, representantes de multinacionales sin escrúpulos, servicios de inteligencia militar… Todos compiten por salvar los restos del régimen corrupto y violento de Fulgencio Batista frente al avance de los guerrilleros de Castro.

Empieza la revolución.

Ya sabía Frank Spellman que fiarse de la palabra de Errol Flynn conlleva riesgos. ¡No es un amigo fácil!

ARDE CUBA es un cómic de acción, por lo que ya te adelanto, querido lector, que no será un viaje tranquilo.

Si Frank Spellman cree que su trabajo en Cuba va ser fácil, está muy equivocado.
Cuando atracaron en puerto, la primera impresión fue de paz. Las calles de La Habana parecían respirar una tensa tranquilidad, sin embargo todo es muy diferente si se presta atención. Y más en Sierra Maestra.

A veces te metes en problemas, otras la aventura llama a tu puerta. Lo difícil es salir entero.

Castro, Flynn, Camilo Cienfuegos… grandes nombres de gente que pasará a la historia. Yo solo soy un fotógrafo, y ahora, además… un testigo incómodo”.

Arde Cuba

¡No te vayas sin comentar!