Reseña de ‘Bravo for Adventure’ de Alex Toth

El volumen presentado por Planeta

Alex Toth es pura historia de cómic. Creo que esta rotunda afirmación con la que comienzo tiene poca discusión. Inconformista, rebelde, pionero, explorador incansable de las posibilidades del medio, es de esos autores que dignificó el noveno arte y es una pieza clave para entender el lenguaje del visual del cómic. Sin embargo, a pesar de esa capacidad para trascender los puntos comunes en ese difícil equilibrio entre el arte y el negocio, su estrella no brilla con tanto lustre como el de otras leyendas. En ‘Bravo for Adventure’ Toth encontró la libertad creativa que no hallaba en otros periodos de su carrera profesional, y es, para muchos, la obra maestra de este dibujante excepcional.

Cuando aparece este proyecto en la vida de Toth, a mediados de los 70, el veterano autor se encontraba hastiado del camino que había elegido la industria del cómic. No se sentía cómodo con las historias que llegaban a sus manos, y para un dibujante no era sencillo conseguir que los editores permitiesen el desarrollo de guiones propios. Frustrado por la deriva que marcaba el futuro del sector, cada vez veía menos interés en la industria del cómic americano. 

Sin embargo, al otro lado del Atlántico las cosas resultaban mucho más interesantes para Toth. Se experimentaba con formato, con las posibilidades visuales y narrativas del medio. El éxito del la presentación en álbum llamó la atención del inquieto artista, puesto que permitía el desarrollo de historias con mucha más miga que la inmediatez del comic book al que estaba acostumbrado, y, por consiguiente, daba la oportunidad de experimentar con los elementos gráficos, libre de las fechas de entrega tan limitadas del modelo industrial americano.

El estilizado trabajo de Toth era respetado con devoción por la crítica europea, considerado por su contrastado estilo, por su economía de medios (con Toth, menos es siempre más) y la expresividad de sus formas. Los sellos franceses, impulsados por el éxito de ese formato álbum que removía los cimientos del mundo editorial, se lanzaron a la búsqueda de autores que diesen su ración de viñetas a un público voraz y emocionado por la novedad. Incluso editoriales que no tenían nada que ver con el noveno arte probaron suerte en este contexto. Toth, por supuesto, atendió a la llamada, emocionado por las posibilidades de libertad creativa que acompañaban al proyecto. Nace ‘Bravo for Adventure’, aunque la llegad a las librerías de las aventuras de este carismático aviador se complicaron bastante, como no podía ser de otra forma. 

No fue hasta principios de los 80 cuando esta mítica historia aparece por fin publicada. En sus páginas, conocemos a Jesse Bravo, intrépido aviador, al servicio de las productoras de películas para escenas de riesgo con aviones implicados. Bravo es el calco directo de esos aventureros de la gran pantalla que interpretaron actores como Errol Flynn, hasta el punto de que el protagonista parece hermano gemelo en su aspecto del legendario intérprete. ‘Bravo for Adventure’ recrea la magia de los años 30, una época de contradicciones, de enorme brillo y desarrollo intelectual y técnico, mientras que en la sombra crecía la oscura semilla del horror que desencadenaría la Segunda Guerra Mundial.

Expresividad en estado puro

Alex Toth rinde un homenaje sincero, lleno de nostalgia, a una época en la que las ficciones eran más sencillas. Los buenos eran buenos y los malos eran malos, y pagaban caro sus fechorías. ‘Bravo for Adventure’ está lleno de guiños a la serie negra, pero Toth evita la densidad de esta clase de relatos gracias al espíritu optimista que se respira en la obra. El guión se plantea como un juego con el lector, a base de referencias a los clásicos en blanco y negro que sobrevuelan las aventuras de Jesse Bravo.

Aunque parece que la trama es de un inocente que descoloca, lo cierto es que Toth utiliza esos clichés de sabor añejo para el recuerdo, nunca para la parodia. El resultado es una trepidante narración en la que no dejan de pasar cosas, directo, repleto de personajes geniales. Tenemos de todo, desde los inevitables aliados, mafiosos, aguerridos pilotos, y, como no podía ser de otra forma, una protagonista femenina con aires de femme fatale.

El guión de ‘Bravo for Adventure’ cumple su cometido de dar una excusa a Toth para lanzar todo su talento sobre la página en blanco. Este cómic es una delicia visual, ejemplo máximo de la fuerza y expresividad del arte de la leyenda que es Toth. Los maravillosos juegos de luces y sombras lucen majestuosos. El maestro del uso de la tinta como elemento básico de su propuesta, hace del contraste el pilar sobre el que sostiene la obra. El resultado es una mezcla fabulosa de ambientes, que rozan el expresionismo. El experimento con la página como recurso narrativo, la genial definición de personajes, integrados de manera magistral dentro de la viñeta, la idea primordial en Toth de eliminar lo superfluo para que todo lo que vemos sea importante, pieza de un conjunto que engrandece el arte de contar historias en cómic… Toda una lección.

‘Bravo for Adventure’ es una experiencia visual superlativa. Es la madurez de un artista único, que siempre buscó la perfección a partir del inconformismo. Como decía al principio, la estrella de Toth, desde mi punto de vista, no brilla con la fuerza que se merece. Para mucho, el problema con este autor es que no dejó una obra que lo identificase. No tiene unos 4 Fantásticos, o un Spiderman. No hay un icono que defina su carrera.

A cambio de eso, tenemos a un autor todoterreno, que amaba el cómic como medio de expresión, que siempre buscó nuevas fórmulas, visiones y variaciones a su arte en constante evolución. Muchos lo recuerdan por su impresionante trabajo en las publicaciones de la Warren, otros por los muchos años que dedicó a las peripecias de El Zorro. De lo que no cabe duda es que ‘Bravo for Adventure’ es la culminación del trabajo de una vida. La elegancia, la fuerza, el trazo que destila estilo en cada página, no se ven todos los días en un cómic.

Toth, o como narrar en imágenes

Toth siempre quiso retomar las aventuras de Jesse Bravo, pero nunca se dio la oportunidad, más allá del material que recopila esta fantástica edición. El continente es digno de su contenido, y demuestra el respeto por parte de la gente de Planeta por la obra. Un tamaño estupendo para disfrutar de todos los detalles del arte de Toth, y suculento material gráfico como acompañamiento que nos da una idea del proceso creativo del maestro. Una gozada, lectores.

Planeta Cómic es la editorial encargada de recuperar este clásico, en una magnífica edición. Un majestuoso volumen de 112 páginas que recopila todo el material creado por Alex Toth de este legendario dibujante. Se acompaña con suculento material extra que hará las delicias de los fanáticos del arte de Toth. Lo encontrarás en tu librería favorita por un precio recomendado de 22 euros.

Alex Toth (1928-2006) Dedicó toda su carrera al mundo del cómic y la animación, campo en el que participó en el desarrollo de series tan míticas como Birdman o Super Friends. Trabajó para diferentes editoriales en los géneros más diversos, dedicado a la constante experimentación. Profesional y trabajador incansable, murió sobre su tablero de dibujo de un ataque al corazón. Entró en el Jack Kirby Hall of Fame en 1990.

Cuarenta años después de su creación, este título sigue siendo un divertidísimo pastiche de las grandes historias de aventuras de los años 30, repleto de los adornos visuales del film noir sin ninguna de las depresiones existenciales del género.

Pero es el arte de Toth el que define esta novela gráfica pionera como su obra definitiva. Llegado este punto en su carrera, se había deshecho de todas las líneas y los detalles superfluos, demostrando un control absoluto sobre la puesta en escena y la técnica del claroscuro, y consolidando su reputación como el narrador más sofisticado de la industria.

La obra maestra de Alex Toth, recopilada en su totalidad por primera vez, después de años de olvido. Esta edición de lujo en tapa dura contiene las tres historias del genio del cómic, protagonizadas por Jesse Bravo.

Se incluyen dibujos preliminares, borradores a lápiz, pruebas a color de Toth.

Ver en Whakoom

Reseña
Guión
Dibujo
Edición
Sobre todo, lector. Sueño en viñetas.

¡No te vayas sin comentar!