Reseña de ‘La carta 44 4 – Salvadores’

Carta 44 Salvadores

Homenajeando a Arthur C. Clarke

Probablemente una de las series de ciencia ficción actuales que más obsesionados tiene a los lectores sea ‘La Carta 44’, todo un ejercicio de imaginación y especulación política, científica y social a partes iguales cuyo cuarto tomo ha sido publicado en nuestro país de la mano de Norma Editorial bajo el título ‘La carta 44 4 – Salvadores’.

Carta 44 Salvadores
Portada del número #23 de la serie ‘La Carta 44’

El hombre que llegó del espacio

Al final del anterior tomo, titulado en nuestro país ‘La Carta 44 3 – Materia Oscura’, me quedé con la miel en los labios cuando lo que parecía que iba a ser una catástrofe apocalíptica se transformó en una vuelta de tuerca y ese asteroide que se dirigía hacia la Tierra a velocidad de vértigo desaceleró a su llegada y aterrizó como si de un X-Wing se tratara. De su interior apareció el mayor Gabriel Drum, uno de los astronautas de la tripulación de la nave Clarke al que dábamos por muerto desde hacía tiempo. Puede que esto me dejara con el culo torcido en su momento, pero el mensaje que Drum ha venido a entregar al actual presidente de Estados Unidos, ese trasunto de Barack Obama llamado Stephen Blades, es aún más impactante.

Carta 44 Salvadores
¡Cariño, ya estoy en casa!

La Guerra Mundial que ha cambiado el planeta tras la divulgación de ese secreto que hasta hace poco solo conocía el antecesor de Blades, el presidente Francis T. Carroll (que a su vez puede entenderse como un trasunto del presidente George W. Bush), toca a su fin. Dicho secreto, la existencia de una construcción de origen alienígena en el cinturón de asteroides, lo ha cambiado todo. Y ahora, una vez más, el mensaje que Drum trae consigo promete volver a poner el planeta patas arriba. Esto obligará a Blades a tomar la que será la decisión más dura y compleja que posiblemente nadie en la historia de la humanidad se haya visto obligado a tomar jamás, y el coste emocional no será despreciable.

No sin mi hija

En el otro escenario en el que se desarrolla la trama de esta serie, la nave Clarke, las cosas estarán bastante movidas después de la traición del astronauta Alberto Gómez a los Constructores. Descubriremos que aunque los Constructores no sean como nosotros en ocasiones tiene reacciones muy propias de un ser humano, y ante el sabotaje de Gómez que vimos en el anterior tomo responden con algo que se podría denominar ira. Hasta ese momento la tripulación de la Clarke (los que aún quedaban con vida) habían sido invitados en esa gigantesca construcción de propósito incierto a la que conocemos como el Candelabro, pero eso se acabó. Los astronautas son inmediatamente expulsados de allí, aunque deciden quedarse con Astra, la hija de Charlotte Hayden y Gabriel Drum nacida en el espacio con habilidades muy por encima de lo humano.

Carta 44 Salvadores
No, no viene de Jamaica…¡viene del espacio exterior!

A partir de este momento los tripulantes de la Clarke tendrán que pensar muy bien cuáles van a ser sus siguientes pasos. Por una parte, Astra no es solo hija de sus padres, sino que en cierta forma es hija de todos ellos, por lo que el instinto primario de mantenerla cerca será bastante fuerte, aunque mucho más en Charlotte que en ningún otro, y es que madre no hay más que una. Por otra parte, la supervivencia de los astronautas más allá del futuro muy cercano no está ni mucho menos asegurada, por lo que cabe preguntarse si Astra estaría realmente mejor con ellos que con los Constructores. Y eso por no hablar de que lo que sea que estos seres le han hecho a la niña para potenciar sus capacidades la haya podido colocar en un lugar más cercano a la especie de estos que a la suya propia…

Carta 44 Salvadores
Cuando la ciencia ficción se da de bruces con la burocracia…

Adictiva al 100%

La habilidad de Charles Soule para llevar adelante esta historia es envidiable. Pocas veces me he encontrado con una obra que me mantenga tan en vilo página tras página, y creo que gran parte de la culpa la tiene la propia estructura de este cómic. Para empezar estamos alternando constantemente entre todo lo que ocurre en la Tierra, con un complejo entramado geopolítico como gran protagonista, algo que posiblemente Soule domine gracias en parte a su formación como abogado, con todo lo que ocurre en el espacio en las inmediaciones del Candelabro, ciencia ficción al más puro estilo Arthur C. Clarke, referencia que el guionista no solo no se molesta en ocultar sino que constantemente hace gala de ello (el nombre de la Clarke o de la Bowman no son casualidad).

Carta 44 Salvadores
Cuando hay que ponerse en plan ‘Dragon Ball’ Alberto Jimenez Alburquerque también cumple sobradamente…

Cada cuatro o cinco páginas estamos cambiando no solo de escenario sino incluso de género, lo que hace que como lector no te de tiempo a relajarte en ningún momento. Además, este factor se ve potenciado por la gran cantidad de hechos de importancia capital que ocurren a ritmo endiablado. Incluso puede que a veces se agradeciera algo de calma en la narración, pero Soule no lo permite. Aún no has acabado de flipar con el última artimaña de Carroll cuando ya te explota en la cara un nuevo descubrimiento sobre el plan de los Constructores. Un sinvivir…

Y para rematar el buen hacer de Soule tenemos dándolo todo al señor Alberto Jiménez Alburquerque acompañado por los colores de Dan Jackson. Quizás se pueda acusar su trabajo de resultar excesivamente sencillo y poco detallado en alguna ocasión, pero a pesar de eso el resultado sigue estando realmente bien, siendo ya difícil imaginar esta obra con otro equipo artístico, y es que Alburquerque ha logrado aquí definir un estilo muy personal que funciona a las mil maravillas.

En lo referente a la edición, hay que decir que este cuarto volumen de ‘La carta 44’ presentado por Norma Editorial mantiene las mismas características que los anteriores tomos de esta colección, siendo así de formato de tapa blanda con un tamaño de página de 17 x 26 cm. El tomo contiene 160 páginas a color e incluye los números del #22 al #27 de la edición americana de ‘Letter 44’. El precio de venta recomendado es de 17,50 € y se puso a la venta en julio de 2017.

Charles Soule

Se trata de un guionista de cómics, músico y abogado de Nueva York. Comenzó escribiendo en 2009 para SLG Publishing la novela gráfica ‘Strongman’, cuya secuela fue escrita en 2011 pero aún no ha sido publicada. Otras obras en las que Soule figura como creador serían ‘Strange Attractors’ para Archaia y ‘La Carta 44’ para Oni Press, ambas publicadas a partir de 2013. Además de esto, Soule ha trabajado como guionista para DC Comics en series como ‘La Cosa del Pantano’, ‘Red Lanterns’ o ‘Superman/Wonder Woman’, esta última junto a Tony Daniel. En Marvel Comics sus trabajos más conocidos serían ‘She-Hulk’, ‘Inhumano’, ‘La muerte de Lobezno’, ‘Uncanny Inhumans’, ‘Daredevil’, ‘Lando’, ‘Obi-Wan & Anakin’ y el tie-in ‘Civil War’ situado dentro del evento ‘Secret Wars’.

En lo referente al reconocimiento de la crítica, la serie ‘La Carta 44’ formó parte de la selección oficial en 2016 del Festival International de la Bande Dessinée en Angoulême, Francia, mientras que el primer volumen de ‘Superman/Wonder Woman’ recibió el premio Stan Lee Excelsior en 2015.

Alberto Jiménez Alburquerque

Artista nacido y residente en Madrid, España. Ha dedicado su trabajo a cómics franceses (BD) durante casi una década, trabajando para Paquet y Soleil. Algunos de sus títulos son: ‘Fugitifs de l’Ombre’ (Paquet), ‘Le Dieu des Cendres’ (Soleil) y ‘Ella’ (Soleil y Yermo Ediciones en España). También ha dibujado algunas historias cortas para los cómics americanos ‘Skull Kickers’ (Image) y ‘Pathfinder’s Goblins’ (Dynamite). Actualmente es el dibujante de ‘La Carta 44’ con el guionista Charles Soule y está empezando un nuevo proyecto para el mercado francés con Glènat.

Carta 44 Salvadores

‘La carta 44 4 – Salvadores’

Próximo objetivo: la Tierra.

El mayor Gabriel Drum, uno de los astronautas que viajaban en la Clarke para investigar la estructura alienígena, ha vuelto a la Tierra. Las razones de su regreso solo las divulgará al presidente de los EE. UU. Stephen Blades, pero podrían cambiar un mundo que ya se encuentra en una situación convulsa.

Mientras tanto, el resto de los tripulantes de la Clarke deben negociar con los Constructores después de que Gomez saboteara sus planes. Una situación difícil que podría llevarles al final de sus vidas o a descubrir la función real del Candelabro.

Charles Soule (Hulka, La muerte de Lobezno) y el artista madrileño Alberto Jiménez Alburquerque nos aproximan más que nunca a la verdad tras una de las historias más intrigantes de la ciencia ficción en cómic.

Guion: Charles Soule

Dibujo: Alberto Jiménez Alburquerque y Dan Jackson

‘La Carta 44 4 – Salvadores’

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

¡No te vayas sin comentar!