Reseña de ‘Fox. Integral Vol. 1’

Fox. Integral Vol. 1 (5)

Un cómic, como cualquier tipo de obra, es hijo de su tiempo. Una determinada época marca las características de la mayoría de lo que se crea en ese momento, aunque siempre se da el caso de que alguna destaca por encima de las demás y es cuando se hace notar la innovación y los aires de cambio. La saga de aventuras de Allan Fox creada por Jean-François Charles y Jean Dufaux tuvo su recorrido por toda la década de los noventa, sin embargo, nos encontramos con que su historia transcurre, al menos lo concerniente a este primer integral, en los años cincuenta. Jean Dufaux ha puesto todo lo que hacía único a los cómics de aquella época, esto es, aventuras, damiselas en apuros o una peligrosa maldición, pero también nos encontramos con un estilo de narración anclado en ese pasado.

Fox. Integral Vol. 1 (2)Como si de una nueva entrega de Indiana Jones o La Momia se tratase, ‘Fox. Integral Vol. 1’ nos sumerge en una aventura que nos lleva a lugares como Escocia, Francia y Egipto para desentrañar el terrible misterio que esconde lo que parece un antiguo libro maldito. Como decía al principio, tenemos muchos ingredientes fácilmente reconocibles en este tipo de géneros, comenzando por un repentino enamoramiento de una débil y atractiva mujer a la que pronto raptarán, una serie de personajes a cada cual más estrafalario que intentarán hacerse con el libro, y un protagonista arquetipo de aquellos con el gatillo fácil y el miedo en casa.

Es más que evidente que la intención de los autores es que todos estos elementos sean así por el mero hecho de ser una representación de cómo era el mundillo del cómic en esos tiempos; no estamos ante una falta de destreza a la hora de construir los personajes o armar la historia. Pero el problema que esto acarrea es que no todo el mundo es tan nostálgico de esos clichés o no comprende esa intencionalidad. En ‘Fox’ no vamos a encontrar nada de acción trepidante o los continuos giros de guion que se hacen imprescindibles en los últimos años, pero esto tampoco quiere decir que lo que se nos está contando no tenga su interés, nostalgia aparte.

Fox. Integral Vol. 1 (3)Lo fundamental que tiene que tener cualquier aventura de este tipo, donde hay un misterio de por medio, es que el lector tenga, en cierta forma, las mismas ganas por resolverlo que los protagonistas. Si esto no pasa, las páginas se van sucediendo sin ninguna emoción y deseando que la cosa acabe. ‘Fox’ me ha dejado durante toda su lectura con la continua sensación de querer saber más, tanto de todos los personajes que van apareciendo, quién es quién y cuáles son sus intenciones, como de las incógnitas que giran alrededor del libro. Claro que hay momentos en los que chirría alguna de las soluciones que van surgiendo, pero o bien se olvida rapidamente o se achaca a la intención de los autores que antes comentaba.

Al igual que la historia y el modo de contarla nos deja una sensación nostálgica, lo mismo ocurre con su dibujo. Los colores, el diseño de los personajes o el modo de componer las viñetas tiene un marcado estilo retro que, en realidad, es lo que mejor le sienta a este tipo de historias tal y como están planteadas. Si me pongo a imaginar este mismo cómic con un dibujo como el que me puedo encontrar actualmente, no le veo ningún tipo de sentido. Sin embargo, si las expresiones o la gestualidad de todos los que pasan por ‘Fox’ pecan de ser un poco pobres, no puedo decir lo mismo de la escenografía. Se nota en cada página el amor que tiene Jean-François Charles por los lugares en los que transita la acción, en especial cuando la persecución del misterio aterriza en tierras egipcias. Las ajetreadas calles del Cairo, el exterior e interior de los pirámides, o las vistas aéreas de los monumentos del país son recreados con un gran detalle y cariño.

Fox. Integral Vol. 1 (4)Con este primer integral de las aventuras de Fox tenemos la posibilidad de disfrutar al completo de todo un arco argumental compuesto por los volúmenes ‘El libro maldito’, ‘El espejo de la verdad’, ‘Raïs el Djemat’ y ‘El dios rojo’, con lo que no hay ninguna preocupación con encontrarnos con un final sin desenlace. Y como ya he dicho, hay que ir con la mentalidad de que esta obra tiene una intención artística muy clara y particular, con lo que hay que cambiar el chip y disfrutarla como lo que es, una aventura con aires retro ambientada en los años cincuenta. Si esto es de vuestro gusto, animo a que os hagáis con este tomo, porque unas horas de entretenimiento no os faltarán. Yermo Ediciones es la encargada de publicar este integral de tapa dura que, como siempre, cuenta con unas dimensiones bastante considerables (ninguna queja por esa parte) a un precio de 40€.

Jean-François Charles

Nacido en Pont-à-Celles, Bélgica, publicó sus primeras caricaturas y dibujos bajo el seudónimo de Bof en La Libre Belgique, La Nouvelle Gazette y L’Alliance Agricole. Estudiante en la Academia Real de Bellas Artes de Bruselas antes de publicar entre 1976 y 1977 ‘Les Chevaliers du Pavé’, su primer cómic junt a Jean-Marie Brouyère y Thierry Martens en la revista Spirou. En 1978 realiza la aclamada ‘Le Bal du Rat Mort’, un acercamiento al realismo con la cooperación de Jan Bucquoy. Más tarde viaja a Estados Unidos, lo que le serviría de inspiración para ‘Les Pionniers du Nouveau Monde’, realizado junto a su mujer Maryse, con la que más tarde también publicaría ‘Sagamore Pilgrimmage’. En 1994 comienza con el guion de ‘Les Pionniers’, aunque más tarde dejaría las labores artísticas a Ersel para poder centrarse en ‘Fox’, su nueva serie detectivesca junto a Jean Dufaux y que duraría entre 1991 y 1998. En el nuevo siglo, y tras un descanso de un año viajando por Egipto e India, ha publicado obras como ‘India Dreams’, ‘War and Dreams’ e ilustrado la tercera parte de ‘Le Décalogue’.

Jean Dufaux

Uno de los más prolíficos escritores europeos de cómics. Autor de docenas de series para editoras como Dargaud, Le Lombard y Glénat, también ha trabajado con un gran número de talentosos artistas de cómics. Las historias de Dufaux se caracterizan por transmitir una gran profundidad emocional y psicológica con sus personajes, especialmente con las mujeres que ha plasmado tanto en sus cómics de corte histórico como contemporáneo. Durante el curso de su carrera, Jean Dufaux se ha establecido como un popular escenógrafo, capaz de escribir en cualquier género, pero igualmente manteniendo un estilo muy reconocible. Es común que, de vez en cuando, añada algunos elementos supernaturales a sus historias, lo que le ha valido el apodo de “el Stephen King de los cómics”. Entre sus obras destacan ‘Melly Brown’, ‘La Toile et la Dague’, ‘Beatifica Blues’, ‘Giacomo C.’, ‘Les Enfants de la Salamandre’, ‘Chelsy’, ‘Avel’ y ‘Fox’.

‘Fox. Integral Vol. 1’

Fox. Integral Vol. 1 (1)¡EL GRAN CLÁSICO DEL CREADOR DE PIONEROS DEL NUEVO MUNDO!

Allan Fox, retirado después de haber participado en varios conflictos bélicos, pensaba haber encontrado la felicidad junto a Edith en una tranquila pensión, pero el azar llevará a sus manos un libro muy extraño… Un volumen sagrado que mucha gente desea poseer, un libro maldito que destina un final funesto a todos los que se acercan a él…

Jean-François Charles y Jean Dufaux nos sumergen en el corazón de los años cincuenta con un thriller de aventuras trepidantes que nos llevan desde la campiña francesa recuperándose de la Segunda Guerra Mundial hasta el desierto de Egipto.

Ver en Whakoom

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Amante de los libros, los libros y los libros. Si tengo tiempo, también leo libros. https://www.goodreads.com/user/show/63313505-temriel

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.