Análisis de ‘Lost Sphear’

En 2016 salió al mercado un nuevo RPG japonés (JRPG) que prometía volver a los orígenes, a aquellos videojuegos de los 90 que tanto nos hicieron disfrutar a los seguidores del género. Tirar de nostalgia es un arma de doble filo, pues seguro que llamas la atención de aquellos jugadores, pero quizás no sea para bien si el producto que sacas no es de la calidad presuponías. Eso pasó con ‘I am Setsuna’, el que tenía que ser el salvaguarda de todos esos jugadores, aunque no terminó como se esperaba, porque aunque se consiguieron algunos buenos resultados, la sensación era de que la nostalgia no siempre es una buena baza con la que jugar. 2 años más tarde, Tokyo RPG Project vuelve con el sucesor espiritual de ‘I am Setsuna’, ‘Lost Sphear’, un JRPG que pretende pulir al anterior.

Lost Sphear banner

Nos encontramos en Eru, el pueblo de Kanata, Lumina y Locke, unos huérfanos que después de ir a pescar para preparar la cena descubren que parte del mundo ha “desaparecido” en una niebla blanca. En un sueño, Kanata descubre que él es capaz de traer de vuelta aquello “perdido” mediante un poder que solo él posee. Esta es una de las principales mecánicas del juego y mediante conversaciones que podremos “absorber” para formar más tarde el recuerdo, podremos restaurar personas, pueblos o lo que se nos presente. Con esta premisa iremos a salvar a todo el planeta de esta niebla blanca en un periplo imposible pero del que los protagonistas no rehusarán. Como podéis ver, aunque el planteamiento inicial de la historia es bastante original y la mecánica no está mal, ya que podemos incluso rebobinar conversaciones, nos encontraremos una historia llena de clichés, personajes estereotipados y pocas veces nos sorprenderá. A pesar de eso, entretiene y la sensación final es bastante positiva.

En cuanto al sistema de lucha, es básicamente el mismo que encontramos en ‘I am Setsuna’ pero mejorado, combates por turnos con el sistema clásico “Active Time Battle”. Cada personaje tiene un tipo de arma asociada y un rango de ataque, desde el cuerpo a cuerpo hasta el tiro lejano, aunque con la salvedad de que el posicionarnos será vital para sobrevivir, ya que cada ataque puede golpear a varios oponentes si nos posicionamos correctamente. Los enemigos también tienen disponibles este tipo de acciones, así que además de una buena posición de ataque, también deberemos buscar la mejor estrategia para que no nos dañen a todos los personajes por estar en el sitio incorrecto. Tenemos otra mecánica que hará los combates más interesantes y habrá que prestar más atención, pues tenemos una barra que se va cargando y que podemos activar en cuanto se rellene, permitiéndonos atacar dos veces. Una vez avancemos hasta cierto punto de la historia (unas cuantas horas), tendremos acceso a unos robots, los Vulcosuits, que darán bastante más variedad a las batallas, aunque con usos limitados y muy enfocados a las peleas contra jefes finales.

Lost Sphear

Como no, el juego está repleto de mazmorras que podremos investigar, con algunos puntos de guardado estratégicamente colocados antes de entrar y justo antes de la pelea con los enemigos más poderosos. El mapa mundi recuerda a todos aquellos juegos de antaño y podremos explorarlo bastante libremente, aunque la niebla blanca funcionará como barrera “natural”. Para deshacernos de la niebla del mapa mundi podremos crear “artifacts”, unas torres que mediante recuerdos que consigamos peleando podremos cambiar las reglas del juego, como aumentar el poder físico, la defensa o cualquier otro parámetro.

Visualmente el juego es un calco de ‘I am Setsuna’, modelados 3D que recuerdan mucho a los juegos de PSP y que tienen muy poco carisma. Quizás lo peor de la época de PS2 y PSP en cuanto a juegos RPG era precisamente este tipo de gráficos 3D sin personalidad y por desgracia ‘Lost Sphear’ hace uso de ello, con muy poco detalle y con poca chispa. Lo opuesto al que nos parece un mal estilo gráfico es la composición de la banda sonora, simplemente impecable, obra de Tomoki Miyoshi con mucho piano y mucha melancolía, transmitiendo perfectamente la sensación de pérdida y nostalgia que quiere imprimir el juego en el jugador.

Lost Sphear

Tardaremos unas 35-40 horas en completar el juego con algunas cosas por hacer después del final, así que hay juego para rato, aunque el reto no es demasiado alto. ‘Lost Sphear’ se ha lanzado en Playstation 4 y Switch con resultado idéntico en ambas consolas, ya que el motor gráfico no es ninguna maravilla como ya hemos comentado. Tiene un precio recomendado de 49,99€ en las dos plataformas y se encuentra disponible tanto en físico como en digital. El juego está desarrollado por Tokyo RPG Project, un estudio de Square Enix. Textos en inglés y voces en las batallas en japonés.

Una mejora respecto a ‘I am Setsuna’ narrativamente hablando aunque todavía se puede hacer más, mucho más, sobre todo en el aspecto visual, que creemos que este tipo de gráficos no le sientan nada bien. ‘Lost Sphear’ tiene una historia con unas premisas muy interesantes y avanzado el juego todo se torna más oscuro, aunque ya no nos llevamos ninguna sorpresa, que es quizás lo que más en falta se echa. Si sois antiguos jugadores de este género, ‘Lost Sphear’ os hará pasar muy buenos ratos tirando de nostalgia pero con una vuelta de tuerca a los combates por turnos, ahora más amenos y divertidos.

Reseña
Pasos hacia adelante
@kuronime Dame un webshotter y moveré el mundo.

¡No te vayas sin comentar!