Análisis de ‘Tekken 7’

Los videojuegos de lucha llevan años siendo uno de los reclamos más fuertes a la hora de disfrutar de un buen rato con el controlador. Ya sea en la consola, el ordenador o en las máquinas recreativas, pocos géneros liberan estrés y, al mismo tiempo, requieren estrategia como estos (aunque también haya quien se dedique simplemente a apretar botones aleatoriamente y destruya hasta la más perfeccionada estrategia imaginable).

Dentro de este género, a pesar de que algunos títulos han crecido en popularidad en los últimos años, y Japón tenga su propio subgénero para los arcades basados en personajes de manga y anime, hay tres franquicias que se han convertido en las más representativas: ‘Street Fighter‘, ‘Mortal Kombat‘ y ‘Tekken‘. Contando todas ellas con adaptaciones a la gran pantalla (cada cual peor que la anterior), animación y otros medios, no cabe duda de que se han convertido en los grandes estandartes del género.

Ahora, 23 años después del lanzamiento del primer título de la franquicia, llega a nuestras consolas y ordenadores  la última entrega de la saga ideada por Seiichi Ishii, bajo la premisa de mantener el espíritu original, pero sin dejar de avanzar. Bienvenidos al 7º Torneo del Puño de Hierro. Bienvenidos, al ‘Tekken 7‘.

Para aquellos que no conocen la trama de la historia, esta gira en torno al Mishima Zaibatsu, un conglomerado empresarial que, liderado por el inclemente Heihachi Mishima, se ha consolidado como uno de los principales grupos empresariales del mundo. Además de ser un empresario implacable, Heiachi también es un gran maestro del estilo de kárate Mishima-ryu, por lo que no es de extrañar que organice una competición de artes marciales conocido como el ‘Torneo del Rey del Puño de Hierro‘.

Tras varias ediciones del torneo, hemos podido conocer a otros personajes de la familia, como al hijo de Heihachi, Kazuya, y a su nieto, Jin Kazama, que, entre los tres, se van alternando los papeles de protagonista y antagonista principal en la mayoría de los juegos de la saga. Junto a ellos, un gran número de personajes secundarios han aparecido a lo largo de los más de 15 videojuegos que componen la franquicia, algunos de los cuales vuelven a aparecer en esta entrega.

Tras los eventos narrados en ‘Tekken 6’, Jin Kazama ha desaparecido y Mishima Zaibatsu, encabezada por un reaparecido Heihachi, prosigue su enfrentamiento contra G Corporation, liderada por Kazuya, en lo que se ha convertido prácticamente en una guerra mundial. Con la intención de hacer salir a ambos, Heihachi anuncia la séptima edición del ‘Torneo del Puño de Hierro’, que atrae la atención de bastantes maestros de artes marciales que ya aparecieron en anteriores entregas, así como algún que otro nuevo luchador.

Al respecto de la historia del juego en concreto, la realidad es que no aporta demasiada novedad con respecto a las entregas anteriores. Si bien es cierto que es un aliciente conocer los finales de cada uno de los personajes, tampoco se puede negar que no todos ellos compensan el trabajo que supone aprender los controles de cada uno de ellos.

En la misma línea, al respecto de los personajes, nos encontramos con que 26 de ellos regresan de anteriores entregas de la saga (27, si contamos a Eliza, que se obtiene a través de un DLC). Por lo que respecta a los nuevos personajes, han entrado 9 en esta edición, a los que habríamos de sumar las incoporaciones de Noctis (‘Final Fantasy XV‘, aunque aún no está disponible en España) y Geese Howard (‘SNK‘), que se obtienen vía DLC, así como Akuma (‘Street Fighter‘), quien se incorpora como personaje clave en la historia, siendo el primer personaje no original relevante para la historia.

En lo que se refiere a los nuevos personajes, no aportan demasiada variedad, siendo prácticamente clones de otros personajes anteriores y no cuentan con una historia lo bastante sólida como para convertirles en personajes interesantes.

Al respecto del apartado gráfico, es fácil apreciar que se ha producido un claro avance con respecto a su predecesor, aunque habiendo ocho años entre ambos, no es algo que sorprenda especialmente. Desde el diseño de los personajes hasta la interacción con los escenarios, todo ha sido adaptado a la potencia de las consolas de nueva generación y aprovechando los avances ya vistos en ‘Street Fighter x Tekken‘ y ‘Tekken Tag Tournament 2‘ para implementarlos en esta nueva entrega.

En lo que se refiere a la jugabilidad y control, los comandos básicos se mantienen, pero entran en juego nuevos controles como los Rage Arts (un nuevo avance al Rage Mode, que ya estaba presente en la anterior entrega), así como se traen los Rage Drive de ‘Fated Revolution’, el ‘spin-off’ centrado en Lars. Si bien no suponen una revolución en el género, es cierto que servirán como aliciente para aquellos acostumbrados a este tipo de juegos, creando un golpe capaz de desnivelar la contienda, aunque fácil de predecir y bloquear, por lo que formará parte de la estrategia del jugador aprender a usarlo con éxito.

En cuanto a modos diferentes del combate, tenemos la vuelta del Ultimate Tekken Bowl a través de un DLC, así como los clásicos modos de combate arcade (historia, duelo, supervivencia, online…), pero se han desechado otros modos de juego como el tag (combate por parejas) o el Tekken Force. Si bien ya puede parecer suficiente para aquellos únicamente interesados en los combates, lo cierto es que, para aquellos que busquen algo más, seguramente se quede corto.

En la misma línea, si bien ‘Tekken 7’ para PS4 se anuncia como un juego compatible con las PlayStation VR, lo cierto es que el contenido en VR es mínimo y, en cierta medida, poco cuidado. El modo VR Battle aporta poco en comparación con el modo normal y el VR Viewer simplemente está pensado para ver los cambios de atuendos de los personajes a través de las PSVR.

En conclusión, ‘Tekken 7’ es cierto que se consolida como uno de los mejores títulos de lucha disponibles en la actualidad, pero también es cierto que su capacidad de innovar ha ido decreciendo con los años. Si eres un acérrimo fan de la saga o si nunca has probado un juego de luchas, pocos títulos mejores hay actualmente en el mercado para iniciarse, aunque si estabas esperando un Tekken completamente nuevo y renovado, seguramente este no sea el título para ti.

Tekken 7′ ha sido desarrollado y distribuido por Bandai Namco Entertainment y se encuentra disponible para PS4 a un precio de 69,99€, así como para XBox One, por el mismo precio y para PC por 49,99€.

Reseña
Más de lo mismo no siempre es malo
Amante de la comida y aficionado a los cómics, el manga y el anime desde hace más de dos décadas. Criticón de carrera y escritor de fin de semana.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.