Reseña de ‘Danmachi: ¿Qué tiene de malo intentar ligar en una mazmorra?’

Uno de los subgéneros que con más fuerza se ha hecho un hueco dentro del shônen en los últimos años ha sido el isekai, en el que el protagonista es transportado a otro mundo y (en la mayoría de casos) acaba convertido en objeto de deseo de todas y cada una de las féminas de dicho mundo. Por eso, cuando uno escucha por primera vez el argumento del último estreno de Selecta Visión, no puede evitar relacionarla con este subgénero. Nada más lejos de la realidad.

Tras conquistar el mercado nipón en formato de novela ligera y manga, esta serie dio el salto al anime de la mano del prolífico estudio J.C. Staff para convertirse en uno de los éxitos más reverenciados de 2015. Hoy os traemos, nada más y nada menos, que ‘Danmachi: ¿Qué tiene de malo intentar ligar en una mazmorra?‘.

Danmachi‘ nos sitúa en un mundo de peligros y aventuras, en concreto a la ciudad de Orario, donde se encuentra la Mazmorra, un laberinto subterráneo que se extiende bajo la ciudad y alberga infinidad de monstruos. Además, en este mundo, un gran número de dioses (inspirados en ídolos de religiones antiguas) han descendido a la tierra y crean grupos de seguidores (Familias), a quienes, a través de su Falna o bendición, les otorgan la capacidad de aprender nuevas habilidades y poder enfrentarse a las criaturas que habitan la Mazmorra.

Aunque el título es bastante explícito, esta serie gira en torno a Bell Cranel, un joven aventurero de Orario, que pasa sus días vagando por los niveles superiores de la Mazmorra, luchando por obtener algunas piedras con las que alimentarse a sí mismo y a la diosa de su Familia, Hestia. Como buen principiante que es, Bell aún sufre enfrentándose incluso a los monstruos más débiles de la Mazmorra, por lo que no es de extrañar que cuando un minotauro, bestia que suele encontrarse en niveles más bajos, aparece frente a él no tenga ninguna oportunidad.

Lo que podría haber puesto fácilmente el final de la serie, se convierte en el evento decisivo que le da comienzo, al marcar el encuentro entre Bell y Aiz Wallenstein, conocida como ‘Kenki’ (La Princesa de la Espada), una joven bella, aunque poco expresiva, que además es una de las aventureras más poderosas de todo Orario y de la que Bell se enamora perdidamente. Marcándose como objetivo personal alcanzar su mismo nivel, Bell comienza a asumir más riesgos en la Mazmorra, gracias a los cuales conoce a otros compañeros que se unen a sus expediciones.

Entre el resto de personajes podemos encontrar a varias divinidades, como Hestia, cabeza (y otro único miembro) de la Familia de Bell o Hephiastos, una de las pocas amigas de Hestia, así como Loki, con quien nuestra joven diosa protagonista mantiene una ‘ardiente’ rivalidad desde hace varios siglos. Junto a ellos, otros dioses como Ganesha, Takemikazuchi, Soma, Freya o Hermes, irán apareciendo esporádicamente, aunque su relevancia para la historia, en comparación con las novelas ligeras, se reduce significativamente.

En lo que respecta a los mortales, además de Bell y Aiz, conoceremos a miembros de las Familias de todos los dioses que hemos mencionado anteriormente, con quienes Bell entablará tanto amistades como rivalidades. Además, hay otros personajes que no están afiliados con ninguna Familia, como es el caso de Eina, asesora del Gremio (la asociación que agrupa a todos los aventureros); Syr y Ryu, camareras en la Patrona de la Fertilidad; o el misterioso abuelo de Bell, a quien vamos conociendo poco a poco a lo largo de la serie y es, en gran medida, el culpable del ardiente deseo del joven por ser un aventurero (e intentar ligar con muchas chicas por el camino).

Esta primera temporada destaca especialmente por el excelente trabajo en la animación de J.C. Staff (‘Food Wars: Shokugeki no Soma’, ‘Slayers’ y actualmente trabajando en la segunda temporada de ‘One Punch Man‘), que logra plasmar en la pantalla con bastante fidelidad las batallas descritas por Fujino Ômori. Por su parte, el mayor fallo de la serie es sin duda alguna la dirección, que corre a cargo de Yoshiki Yamakawa, cuya experiencia en la dirección se encuentra más en el terreno del ‘slice of life’ con ‘Little Busters’ o ‘Hatsukoi Limited.’, como también pudimos comprobar en ‘Hells’.

Repitiendo un error que suele costar caro a las adaptaciones de novelas ligeras, Yamakawa opta por eliminar gran parte de los aspectos secundarios de la historia y comprimir cinco volúmenes en apenas trece episodios (por ponerlo en contexto, cada arco de doce episodios de ‘Sword Art Online’ suele ser la adaptación de una o dos novelas). Si bien esto acelera el ritmo en algunos puntos, también es cierto que gran parte de la carga de la historia acaba diluida ante el desconocimiento del gran público, simplemente por hacer cuadrar el gran final de la temporada con un suceso impactante.

En definitiva, aunque la calidad del producto final es innegable, lo que también salta a la vista es que el limitado presupuesto de la producción, que condicionó el número final de capítulos a realizar, unido a decisiones de Yamakawa y el planificador y guionista principal Hideki Shirane (quien repitió el cargo en ‘Hundred’ o ‘Binzume Yousei: Bottle Fairy’), acaba condenando a una de las mejores novelas ligeras de la actualidad a una simplemente ‘buena’ adaptación animada.

 

La banda sonora de la serie se caracteriza por el excelente trabajo de Keiji Inai, cuyos temas en las grandes batallas (que ya pudimos disfrutar en ‘Sword Oratoria’) acompañan con precisión a Bell y sus compañeros, mientras que los temas más tranquilos de la ciudad tienen ese aire a RPG que tan bien le sienta a este tipo de historias. Por su parte, el opening ‘Hey World‘ corre a cargo de Yuka Iguchi, mientras que el ending, bajo el título ‘Right Light Rise‘ es responsabilidad de Kanoh Wakeshima, aunque lo cierto es que ninguno de los dos es especialmente memorable.

Al respecto del doblaje, está encabezado por el especialista en isekais y harenes Yoshitsugu Matsuoka (‘Sword Art Online’ o ‘No Game No Life’), acompañado por Inori Minase (‘Re:Zero’ o ‘El Himno del Corazón’) y Saorî Ônishi (‘Gabriel Dropout’ o ‘Food Wars: Shokugeki no Soma’). Junto a ellos, también tienen un papel importante Maaya Uchida, Yoshimasa Hosoya, Yurika Kubo, Yuka Terasaki, Makoto Furukawa, Sôma Saitô, Haruka Tomatsu y Shizuka Ishigami, quienes completan el grupo de personajes relevantes durante la serie (que también cuenta con apariciones de otros grandes nombres de la industria como Saori Hayami o Nobuhiko Okamoto).

 

En general, si se dejan de lado las comparaciones con la novela ligera en la que se inspira, la realidad innegable es que ‘Danmachi’ es un excelente shônen, que tiene todos los ingredientes para hacer las delicias de cualquier seguidor de una buena serie de aventuras.

Tras varios meses de espera, por fin llega a España ‘Danmachi’, tras el éxito del simulcast de su spin-off, ‘Sword Oratoria’, en los formatos clásicos de Selecta. Por un lado, tenemos la edición Blu-ray First Print, que incluye la serie completa y la OVA ‘¿Qué tiene de malo intentar buscar unos baños termales en una mazmorra?’, con audio original en japonés y audio y subtítulos en castellano, tráileres, teasers y los openings y endings en formato textless, así como un libreto de 100 páginas con diseños y factoids de la serie a un precio de 67,99 €. Por otro, también está disponible en edición sencilla en DVD, que incluye audio original en japonés y audio y subtítulos en castellano a 36,99 €.

Bell Cranel, el único seguidor de la diosa Hestia, se adentra en la Mazmorra con la idea de convertirse en un gran héroe e impresionar a la chica de sus sueños.

Orario es una ciudad gigantesca que alberga un inmenso laberinto subterráneo conocido como la Mazmorra. Algunos se adentran en él en busca de fama y fortuna, otros para poner a prueba su fuerza contra las legiones de monstruos que acechan en sus profundidades. Y luego está Bell Cranel, para el que supone su mejor oportunidad de rescatar a alguna muchacha y ligar con ella. Lamentablemente para él, las chicas con las que se topa distan mucho de ser damas de en apuros y una de ellas en concreto, Ais, tiene cierta tendencia a rescatarle a él. Pero esto no es nada en comparación con lo que ocurre cuando los dioses se involucran… y es que Bell es el único miembro de la Familia de la diosa Hestia y esta no está segura de querer compartirlo con nadie.

Reseña
Excelente
Amante de la comida y aficionado a los cómics, el manga y el anime desde hace más de dos décadas. Criticón de carrera y escritor de fin de semana.

¡No te vayas sin comentar!