Reseña de ‘Siete para la Eternidad 1: El Dios de los Susurros’

Seven to Eternity Destacada

Remender está de moda

Desde hace tiempo es raro el mes en el que no tenemos un nuevo tomo de alguna de las series guionizadas por el señor Rick Remender. Y es lógico, si tenemos en cuenta el gran número de títulos que llevan en portada el nombre de este señor: ‘Clase Letal’, ‘Tokyo Ghost’, ‘Ciencia Oscura’, ‘Low’, ‘Fear Agent’… y ahora sumamos una más. Gracias a Norma Editorial aterriza en nuestro país el primer tomo de una nueva serie en la que el guionista de moda une fuerzas con dos artistas conocidos de sobrado talento, Jerome Opeña y Matt Hollingsworth, bajo el título ‘Siete para la Eternidad 1: El dios de los susurros’.

Siete para la eternidad
Portada del número #4 de ‘Seven to Eternity’

Familia, magia y distopía

La historia nos lleva hasta una tierra fantástica conocida como Zhal. Allí desde hace tiempo gobierna como un dictador un ser conocido como el Dios de los Susurros (o el Rey de Barro, según la ideología de cada uno). Su poder sobre la población es tan sutil como férrea, cimentado en base a una sólida red de espías con presencia en cada pequeño rincón. Esto provoca no solo que la gente sea obediente, sino que además deben pretender en todo momento parecer leales al régimen.

Nuestro protagonista es Adam Osidis, un caballero moribundo de una casa caída en desgracia por las acciones de su padre. Este, al contrario que la mayoría de sus vecinos, en un determinado momento escogió mantenerse firme a sus principios antes que inclinar la rodilla ante alguien como el Dios de los Susurros, ganándose así el destierro de él y de su familia. Tras la muerte de este, Adam es el cabeza de familia. Ante un destino en el que le espera una muerte inminente fruto de una desafortunada enfermedad, Adam debe plantearse cuál va a ser su modo de proceder. Podría armarse de valor y correr a enfrentarse al Dios de los Susurros utilizando su conexión con el mundo de los espíritus para acabar con su reinado de terror y así devolver el brillo a su apellido, o bien podría escuchar la oferta que este le pueda hacer para unirse a su lado y que el futuro de su familia no sea tan oscuro como se pueda esperar.

Siete para la eternidad
La vida es dura en Zhal

Cuando su padre se encontró en esta encrucijada, decidió no doblegarse ante los cantos de sirena y permanecer firme, y en sus últimos momentos de vida le pidió a Adam que honrara esta decisión a cualquier coste. Y ahora es el turno de que el último hombre integro de Zhal se enfrente al mayor dilema de su vida. Pero el destino le reserva una pequeña sorpresa, ya que en el momento en el que se produce su encuentro con el villano de nuestra historia un grupo de héroes con habilidades mágicas lanza su ataque contra él.

Fantasía en la era Trump

Remender presenta con ‘Siete para la Eternidad’ una historia de fantasía en clave de western en la que, al igual que en gran parte de los títulos que ha firmado como guionista, el concepto de familia está en el centro de todo. Adam es un cabeza de familia con conflictos internos, que sufre debatiéndose entre sus ideales y el bienestar de los seres de los que es responsable. ¿Cuál es la respuesta correcta? ¿Lo más importante es mirar por la salud de los suyos o hacer lo correcto? ¿Puede hacer una cosa sin hacer la otra? Son elecciones imposibles a las que los protagonistas de sus obras se ven muchas veces sometidos, y esta no es una excepción. Su padre decía que, al igual que ocurre con los juncos y el viento, cuando una persona se ve sometida a un poder esta debe o bien doblarse, cambiando así su naturaleza para siempre, o bien quebrarse, habiéndose mantenido firme ante todas las amenazas.

Siete para la eternidad
El Flautista, no se puede molar más

Pero más allá de las tribulaciones de Adam, quizás lo más atractivo de este primer arco argumental sea el villano. Tal vez el actual clima político en Estados Unidos haya influido de cierta forma en las ideas de los creadores de este cómic, y es que ya sabemos que a Remender no le cuesta nada mostrar sus ideas a este respecto en sus guiones. Se nos presenta al Dios de los Susurros como un tipo que en realidad ha llegado al poder a través del populismo, prometiendo a todo el mundo aquello que más desean, diciendo lo que quieren oír y alentando a la población a descargar sus problemas con los menos favorecidos y los extranjeros, objetivos fáciles para colgarles la etiqueta de culpables. Para que su vida mejore, la gente de Zhal simplemente debe olvidarse de sus principios y de lo que esta bien, y seguir fielmente los mandatos del Dios de los Susurros. No se nos dice que este haya ordenado construir un muro en las fronteras para evitar el paso de inmigrantes, pero no sería algo sorprendente…

Siete para la eternidad
Jerome Opeña está desatado

Quizás el aspecto que más me ha descolocado de este primer arco es que Remender nos sitúa en un escenario in media res, sin dar grandes explicaciones de las reglas bajo las cuales funciona la sociedad o la magia de los personajes protagonistas. Entiendo que a lo largo de los siguientes arcos esto se irá corrigiendo y que aquí ha preferido centrarse en otros aspectos de este mundo, por lo que no es algo que me preocupe demasiado. Por lo demás, este tomo parece sentar los cimientos de algo que podría ser muy grande. Personajes interesantes y muy bien perfilados, un villano carismático que genera interés por conocer más a fondo, una situación muy atractiva para conducir la historia de aquí en adelante y un mundo de fantasía que te envuelve son elementos más que suficientes para que yo arda en deseos de tener lo antes posible el segundo tomo en mis manos.

Opeña y Hollingsworth, en lo más alto

Y no solo a Remender hay que darle el mérito por este estupendo primer arco. La idea la ha trabajado con el dibujante Jerome Opeña desde que ambos trabajaran juntos en ‘Fear Agent’, y este es responsable (junto a una excelente labor al color del siempre estupendo Matt Hollingsworth) del apartado gráfico de la obra, donde destaca por encima de todo el diseño de este mundo fantástico en el que todo es impactante. Y eso por no hablar de los momentos de acción, donde Opeña lo da todo para el disfrute del lector.

En lo referente a la edición, hay que decir que este primer volumen de ‘Siete para la Eternidad’ presentado por Norma Editorial se publica en formato de tapa blanda con un tamaño de página de 17 x 26 cm. El tomo contiene 128 páginas a color e incluye la traducción de los números del #1 al #4 de la edición americana de ‘Seven to Eternity’, además de las portadas de cada uno de los números contenidos. El precio de venta recomendado es de 16,50 € y se puso a la venta en noviembre de 2017.

Siete para la eternidad

Rick Remender

Es un guionista de cómic que, en sus inicios, trabajó en películas de animación como ‘El gigante de hierro’ o ‘Titán A.E.’. En 1998 formó equipo con Harper Jaten y Rory Hensly para crear el cómic de humor absurdo ‘Captain Dingleberry’. Más tarde, a principios de los 2000, co-crearía y dirigiría la serie de animación ‘Swing Town’ para Wild Brian Animation.

A partir de entonces se sumergió de lleno en el mundo del cómic y empezó a publicar obras como ‘Fear Agent’, ‘Sea of Red’ y ‘Strange Girl’ con Image Comic. Pasó por un one-shot de ‘Red Sonja’ y ‘The End League’ para Dark Horse Comics entre otras mucha obras antes de llegar a Marvel, donde fue co-autor de ‘Punisher War Journal’ con Matt Fraction y donde publicó la serie ‘Uncanny X-Force’.

‘Siete para la Eternidad 1: El Dios de los Susurros’

ISBN: 978-84-679-2869-3

Una nueva serie de éxito de Rick Remender y un espectacular Jerome Opeña.

El Dios de los Susurros ha expandido una paranoia omnipresente por todos los rincones de la tierra de Zhal; sus espías se ocultan en cada salón difundiendo la desconfianza y el miedo. Adam Osidis, un caballero moribundo de una casa caída en desgracia, debe escoger entre unirse a una orden de guerreros mágicos y mercenarios en su desesperada apuesta para liberar su mundo del malvado Dios, o aceptar la promesa de este de darle todo lo que siempre ha soñado.

Todos los hombres han rendido su libertad al miedo; ahora el último hombre libre debe escoger entre el destino del mundo y los anhelos de su propio corazón.

El guionista Rick Remender vuelve a unirse a sus colaboradores Jerome Opeña (Imposibles X-Force, Fear Agent) y Matt Hollingsworth (Tokyo Ghost, Wytches) para conducir a los lectores en el duro camino a través del extraño y alucinante mundo fantástico de Zhal.

Guion: Rick Remender

Dibujo: Jerome Opeña y Matt Hollingsworth

‘Siete para la Eternidad 1: El Dios de los Susurros’

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

¡No te vayas sin comentar!