El Videoclub: Las brujas de Oz

El mayor éxito literario del escritor estadounidense L. Frank Baum fue, sin lugar a dudas, la saga de 14 novelas transcurridas en el mundo de Oz, escritas entre 1900 y 1920, siendo ‘El maravilloso mago de Oz‘ la primera y más famosa de todas, aunque, dado su tirón comercial, otros autores han continuado con la ficticia historia hasta llegar a escribir un total de 26 nuevas aventuras.

Y es que, ya sea en formato de película, novela, cómic, serie de televisión o videojuego, esta extraña tierra siempre ha sido un referente infantil que no ha pasado inadvertido para ninguna generación. El más famoso largometraje que se estrenó al respecto fue El mago de Oz (1939), exitoso filme que, pese a su antigüedad, aún no ha logrado ser desbancado, por muchas adaptaciones que se hayan rodado posteriormente, algunas de ellas en forma de precuelas (‘Oz, un mundo de fantasía‘, en 2013) o secuelas (Oz, un mundo fantástico, en 1985 o Salvando al reino de Oz, estrenada este mismo año). En ese segundo apartado, también nos encontramos con ‘Las brujas de Oz‘ (2011), que es, precisamente, el filme que analiza este artículo, tal y como puedes leer a continuación:

El largometraje, bajo la dirección de Leigh Scott, cuenta con 167 minutos de duración y está protagonizado por Paulie Rojas (como Dorothy Gale), Mia Sara (en el papel de la princesa Langwidere), Sean Astin y Jeffrey Combs (que dan vida a Frack y Frank), Lance Henriksen (que encarna a Henry Gale), Sarah Jackson (que hace las veces de Ilsa), Ethan Embry (que se mete en la piel de Frick), Billy Boyd (que hace de Nick Chopper), Eliza Swenson (que interpreta a Billie Westbrook), Christopher Lloyd (como el mago de Oz), Noel Thurman (en el papel de Glinda), Ari Zigaris (que da vida a Allen), Barry Ratcliffe (que encarna a Bryan) y Al Snow (que hace las veces del Rey Duende). También podemos destacarla interpretación de Rajah (el perro que nosotros conocemos como Totó, la mascota de Dorothy).

Tal y como se nos muestra en la foto que encabeza este artículo, en el largometraje ‘Las brujas de Oz‘ podemos comprobar que la pequeña Dorothy ha crecido. De hecho, se ha convertido en una bella y hermosa joven, pero ha olvidado todas las aventuras que afrontó en la Ciudad Esmeralda y sus alrededores. Sin embargo, de alguna forma, dichas vivencias, al permanecen en su subconsciente, han llevado a la protagonista a escribir una serie de novelas, cuyo personaje principal es una niña también llamada Dorothy, de tan solo once años de edad, que vive unas asombrosas aventuras en la tierra de Oz. La autora no puede creer su suerte cuando una editora, que dice estar interesada en sus novelas, la convoca para una entrevista de trabajo en Nueva York. Pero no es oro todo lo que reluce.

Las brujas de Oz‘ es, sin lugar a dudas, la más peculiar de todas las adaptaciones cinematográficas llevadas a cabo bajo la inspiración de la pluma de L. Frank Baum. Y esto no se debe solo al hecho de que los más leales amigos de Dorothy, o sea el Espantapájaros, el Hombre de Hojalata y el León, hagan acto de presencia de una forma bastante fuera de lo común (lo que consigue sorprender al espectador incluso cuando cree que ya le tiene la medida cogida al filme), sino que además es la primera vez que la mayor parte de la aventura transcurre en una ciudad real, en lugar de hacerlo en la fantástica tierra de Oz.

La película guarda fidelidad con algunos aspectos de la novela original, como el hecho de hacer de color plateado los zapatos mágicos, en lugar de rojos, como cuentan en algunas versiones. No obstante, este filme no encaja de manera lineal con ninguna otra adaptación cinematográfica del mismo género porque, si en el largometraje de ‘El mago de Oz‘ asistimos a la muerte de la Bruja del Oeste, aquí comprobamos que los hechos sucedieron de una manera bastante diferente y que la vieja enemiga de Dorothy se encuentra viva y está dispuesta a causar muchos problemas.

El final del filme va encabezado por este breve y conciso párrafo:

Solo Dorothy y el Espantapájaros se acordarían de aquella noche: la noche en la que la Bruja malvada del Oeste fue derrotada, la noche en la que Dorothy Gale recordó quién era en realidad.

¿Se trata de una película para recomendar? La verdad es que eso depende de la mentalidad con la que vayas a verla.Si eres un fan radical e intransigente de las novelas de L. Frank Baum, es posible que no acojas con agrado esta versión de la historia, pero si lo que buscas es pasar un rato de etretenimiento, aventuras y humor, hay que reconocer que ‘Las brujas de Oz‘ es tan buena opción como cualquier otra película decente dentro del género de la ciencia ficción.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.