Crítica de ‘Salvando al reino de Oz’

El mayor éxito literario del escritor estadounidense L. Frank Baum fue, sin lugar a dudas, la saga de 14 novelas transcurridas en el mundo de Oz, escritas entre 1900 y 1920, siendo ‘El maravilloso mago de Oz‘ la primera y más famosa de todas, aunque, dado su tirón comercial, otros autores han continuado con la ficticia historia hasta llegar a escribir un total de 26 nuevas aventuras.

Y es que, ya sea en formato de película, novela, cómic, serie de televisión o videojuego, esta extraña tierra siempre ha sido un referente infantil que no ha pasado inadvertido para ninguna generación. El más famoso largometraje que se estrenó al respecto fue El mago de Oz (1939), exitoso filme que, pese a su antigüedad, aún no ha logrado ser desbancado, por muchas adaptaciones que se hayan rodado posteriormente, algunas de ellas en forma de precuelas (‘Oz, un mundo de fantasía‘, en 2013) o secuelas (Oz, un mundo fantástico, en 1985 o ‘Las brujas de Oz‘, en 2011 ).

Ahora mismo se encuentra en cartelera ‘Salvando al reino de Oz‘, película animada, que adapta la novela escrita por Alexandr Aleksándrovich Vólkov, basada en los personajes creados por L. Frank Baum. Se trata, evidentemente, del filme que analizamos en este artículo, cuyo tráiler puedes ver debajo de este párrafo:

Esta película, de producción rusa, está dirigida por Vladimir Toropchin, Fyodor Dmitriev y Darina Shmidt, cuenta con casi hora y media de duración y nos trae de regreso nombres tan reconocibles como Dorothy, Totó, el Espantapájaros, el Hombre de Hojalata y el León Valiente quienes, en esta ocasión, en lugar de tener que hacer frente a ninguna bruja o a reyes gnomos, encuentran como nuevo rival al malvado Urfin, un mago de segunda.

Ha pasado mucho tiempo desde que Dorothy y sus amigos lograron derrotar al último de los enemigos que trató de asolar el idílico país. Desde entonces, la paz ha reinado en Oz pero esa situación está a punto de cambiar, ya que el astuto y despiadado Urfin pretende hacerse con el control de Ciudad Esmeralda. Solo el regreso de Dorothy y su reunión con sus tres amigos puede arreglar la situación.

Como cada vez es más habitual, la animación de ‘Salvando al reino de Oz‘ está hecha por ordenador. No obstante, no sucede así durante todo el metraje, ya que las escenas que relatan flashbacks están realizadas con el estilo clásico que muchos espectadores aún apreciamos y agradecemos.

Entre las aspectos de la película más chocantes podemos destacar el aspecto visual de Dorothy, bastante diferente de aquel al que estamos acostumbrados, así como la capacidad de Totó para hablar, lo cual no podía hacer en la historia original. Al principio, también nos descoloca descubrir que la joven protagonista vive con sus madre y su abuela, en lugar de con sus tíos, aunque ese desfase nos queda explicado enseguida, pero no haré spoiler del asunto para que cada cual lo descubra por sí mismo.

Lo que sí ha quedado bastante claro en el párrafo anterior es que ‘Salvando al reino de Oz‘ se toma ciertas libertades con respecto a las novelas de L. Frank Baum (aunque sabe hilvanarlo de tal manera que no le chirríe al espectador), pero si hay una cosa en la que guarda total fidelidad es en el color del calzado mágico, ya que en la mayoría de las adaptaciones audiovisuales de la saga literaria es de color rojo, mientras que su autor original siempre dejó claro que es plateado.

Por supuesto, el filme está dirigido, principalmente, a un público infantil. No obstante, como ya he mencionado con anterioridad, todos hemos disfrutado en algún momento de nuestras vidas de las increíbles aventuras transcurridas en el reino de Oz, de modo que llega un momento en que tenemos que dejar atrás nuestros perjuicios, sentarnos en la butaca y dejar que el largometraje saque ese niño que aún llevamos en nuestro interior, por mucho que a veces hayamos intentado sepultarlo. Como dice el slogan del filme:

Vive este maravilloso viaje donde la magia se hace realidad.

Por tanto, si tienes claro lo que vas a ver, ‘Salvando al reino de Oz‘ no te defraudará. No obstante, si prefieres recordar algunos de los mejores momentos de tu infancia con películas interpretados por actores reales, ya te hemos comentado que cuentas con una interesante lista de opciones.

El astuto y malvado Urfin quiere convertirse en el gobernante de Magic Land. Con un ejército de soldados de madera, captura la Ciudad Esmeralda y decide llamarla Urfinville. Cuando casi todo está listo para celebrar la victoria, sus planes se verán arruinados por la llegada de una chica corriente llamada Dorothy, que llega a Magic Land en el momento justo. Aunque su deseo es regresar a casa, Dorothy decidirá ayudar a sus amigos, el Espantapájaros, el Hombre de Hojalata y el León Valiente, y derrotar a Urfin.

Película de animación rusa inspirada en el personaje de Dorothy de ‘El mago de Oz‘, dirigida por Fyodor Dmitriev, Darina Shmidt y Vladimir Toropchin.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.