Crítica del primer capítulo de ‘The Terror’

terror

Ya hemos podido ver el primer capítulo de la serie ‘The Terror’, gracias a la Premiere organizada por AMC Spain en Madrid. El canal no ha reparado en gastos para promocionar esta joya televisiva, con un preestreno con la presencia de dos de sus protagonistas (Jared Harris y Tobias Menzies), eventos y ‘The Terror Cube’, un tráiler experiencial.

Producida por Ridley Scott, esta serie de terror se basa en una historia real y, a su vez, en la novela que Dan Simmons escribió sobre los trágicos sucesos de la Expedición perdida de Franklin, ‘El Terror’, publicada en 2008 por Roca Editorial de Libros, S.L.

La historia real del Erebus y el Terror, y lo que tuvieron que vivir sus tripulantes durante semanas en pleno invierno del Ártico (sin luz del Sol), fue una historia de terror real por sí sola. Sin embargo, Simmons añadió ciertos toques sobrenaturales para incrementar el género y los guionistas lo han mantenido en la trama.

‘The Terror’ mezcla varios géneros, como el terror psicológico, el thriller y el drama y su parte sobrenatural se inspira en grandes películas de culto como ‘La Cosa’ de John Carpenter o ‘La invasión de los ultracuerpos’.

La narración puede parecer lenta en un primer momento, pero cada escena cuenta para crear este universo único y terrible. Los guiones no nos dan todo masticado, sino que es el espectador quien, poco a poco, va comprendiendo qué es lo que sucede.

De hecho, durante su intervención durante la Premiere, Tobias Menzies, el actor que interpreta a James Fitzjames en la serie, quiso dejar clara la complejidad de la narración y que cada detalle es importante para lo que está por venir:

Esperad lo inesperado. Hay detalles que nos adelantan grandes amenazas.

‘The Terror’ es, sobre todo, un thriller psicológico centrado en sus personajes. Las relaciones y tensiones entre todos ellos están muy bien planteadas y desarrolladas, especialmente el choque de egos entre los dos líderes de la Expedición: John Franklin (Capitán del Erebus y de la misión) y Francis Crozier (Capitán del Terror, segundo al mando). La relación de James Fitzjames, el segundo de Franklin, con Crozier es también muy interesante, si no más, ya que nos deja varios momentos divertidos en los que un joven e inexperto oficial (Fitzjames) cree saber más sobre la expedición que un capitán cascarrabias y bebedor que ya ha participado en otras cinco misiones a la Antártida.

Ciarán Hinds, Jared Harris, and Tobias Menzies in The Terror (2018)Todos ellos tienen algo que contar y una importante misión dentro de la historia. Sus historias son fundamentales para la narrativa de algún modo y tienen algo importante que aportar. Incluso el primer muchacho que enferma sin motivo alguno, termina aportando uno de los primeros giros narrativos: él nos anuncia que los protagonistas están cometiendo un terrible error.

Todos los personajes son presentados de un modo muy humano, con grandes defectos, con grandes dramas en el interior de cada uno de ellos. Muchos se creen poderosos, pero a partir de ahora no son más importantes que ningún otro miembro de la tripulación. Todos ellos han de mirarse en el espejo y olvidar todos los prejuicios con los que subieron al barco. ‘The Terror’ es un retrato de las miserias del alma humana.

En el guion también destaca la presencia simbólica del monstruo. Hay algo ahí, lo intuimos y sentimos, y poco a poco va actuando, pero en realidad no lo vemos. Al menos, de momento. Están muy bien presentados los dos niveles de narración que tiene la historia: lo que ocurre dentro de los barcos, los monstruos que hay dentro, y lo que ocurre fuera de ellos, la verdadera criatura sobrenatural que les acecha. Cada escena afecta al todo. Los guionistas nos dejan especular qué es y qué no es este “monstruo”

Al ver el primer capítulo nos quedamos con ganas de más, porque nos quedamos ante una situación sobrecogedora. El principio del fin. Es ahora cuando viene lo “bueno”. En esta primera entrega hemos estado a punto de ver cosas terribles, han jugado con nosotros eludiendo lo previsible.

Cuenta con un exquisito diseño de producción que parece llevarnos realmente a un barco del siglo XIX. El responsable es Jonathan McKinstry, conocido por su trabajo en ‘Penny Dreadful’, ‘El imperio del fuego’ o ‘Desafío total’. Las salas claustrofóbicas, pero más realistas que nunca, y los paisajes helados y desiertos son una parte importante de la narrativa visual. Estos elementos son clave para transmitirnos sensaciones como la angustia o la soledad, sentimientos que Franklin, Crozier y sus hombres seguro sintieron al saberse que sobrevivirían a ese duro invierno, prisioneros en dos barcos varados el Océano Ártico.

Para desarrollar la serie se ha llevado a cabo una documentación y un estudio de antecedentes encomiable. Han estudiado cartas que describían a los personajes, documentos de los que se puede extraer cómo era todo aquello, las pocas pruebas que se encontraron de los restos del barco… Incluso la situación en que se hallaron los cadáveres.

Los efectos sonoros también son muy importantes en esta serie, pues logran transmitirnos sensaciones incómodas pero potentes y nos hacen sentir parte de esta historia de terror gótico.

terror underwater

David Kajganich, guionista y productor ejecutivo de la serie, llevaba doce años trabajando en este proyecto, que en un principio fue concebido como largometraje. Incluso se barajó que David Fincher dirigiera la película. Sin embargo, tal y como apuntó Jared Harris en el evento de Madrid, los productores se dieron cuenta de que la historia que tenían entre manos no se podía contar en sólo dos horas de metraje.

Esta historia no va solo de un grupo de marineros huyendo de un monstruo. Hay muchos más detalles que eso. De hecho, para mí, hay elementos más interesantes y que se habrían quedado fuera de haber sido una película.

En 1845, la entonces conocida como Expedición de Ross, compuesta por dos barcos, el Erebus y el Terror, zarpó hacia la Antártida. El objetivo del Capitán John Franklin y su tripulación era encontrar nuevos rumbos por el Ártico, además de la exploración y la investigación científica sobre el magnetismo de la Tierra. Sin embargo, después de varios meses de navegación, nunca más se supo de ninguno de los navíos ni de su tripulación. Solo aparecieron algunos objetos, como un pergamino con numerosas incongruencias y contradicciones que hicieron aún más misteriosa su búsqueda.

Nada se sabía de la “suerte” que había sufrido la Expedición perdida de Franklin, solo especulaciones. Hasta que muy recientemente los restos de ambos barcos fueron encontrados bajo las aguas del Ártico: en 2014, los restos del navío Erebus; mientras que el Terror tuvo que esperar dos años. Habían quedado atrapados por el hielo en el estrecho de Victoria y nunca más pudieron regresar a Inglaterra. Los cuerpos hallados de los tripulantes se presentaban en extrañas circunstancias, incluyendo indicios de haberse comido los unos a los otros.

Esta interesante interpretación de lo que le sucedió a la Expedición perdida de Franklin, se estrena en AMC el próximo 3 de abril con un doble capítulo, a las 22:10h.

Reseña
Ambientación
Guión
Interpretación
Dirección
Seriéfila y cinéfila. Amante del terror y la ciencia ficción. Y de los animales. `Un gran poder conlleva una gran responsabilidad´

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.