Crítica ‘Tomb Raider’ (2017)

Crítica 'Tomb Raider' (2017)

Llega a nuestras pantallas el reboot de ‘Tomb Raider’, que nos cuenta la historia de una joven y resuelta Lara Croft camino de convertirse en la heroína que todos conocemos. Esta nueva versión está salpicada de numerosos guiños al videojuego y fue una fuente de inspiración para los realizadores, según han confesado ellos mismos.

Lara Croft es la hija independiente de un excéntrico aventurero que desapareció cuando ella era apenas una adolescente. Ahora, Lara se ha convertido en una joven de 21 años sin ningún propósito en la vida. Se abre paso por las caóticas calles del East London como mensajera en bicicleta, un trabajo que apenas le da para pagar el alquiler. Decidida a forjar su propio camino, se niega a tomar las riendas del imperio empresarial de su padre y con la misma firmeza se niega a reconocer que él se ha ido para siempre. Lara deja atrás todo lo que conoce y va en busca del último paradero conocido de su padre: una legendaria tumba en una isla mítica que podría estar en algún lugar de la costa de Japón.

La película está protagonizada por Alicia Vikander (‘Ex Machina‘, ‘La chica danesa’), y su director es Roar Uthaug (‘La ola (Bolgen)’). también está protagonizada por Dominic West (‘Money Monster’, ‘300‘), Walton Goggins (‘Los odiosos ocho’, ‘Django desencadenado’), Daniel Wu (‘Into the Badlands’ de AMC) y Kristin Scott Thomas (‘El paciente inglés’).

Del videojuego a la película y viceversa

Nos encontramos ante una película que es un claro reflejo del videojuego (sin que esto sea malo en absoluto). La reciprocidad está asegurada y si la película muestra escenas del videojuego, las futuras entregas para consolas seguro que nos mostrarán escenas exactas que vemos en la película, una película de acción aceptable, con escenas de lucha bien rodadas, momentos icónicos y peligrosas aventuras etnológicas.

Crítica 'Tomb Raider' (2017)

Lara se someterá a todo tipo de desafíos y dilemas al más puro estilo Indiana Jones (personalmente me recordó en varios momentos a ‘Indiana Jones y la Última Cruzada’, aunque sin su humor). Apenas hay una superficie de piedra en la película que no esconda una trampilla, un panel o cualquier otro peligro mortal, movido siempre por resortes y ruedas dentadas de antiguos mecanismos que funcionan perfectamente pese a las décadas que han pasado desde que se construyeron.

Y es que gran parte de la efectividad de ‘Tomb Raider’ se reduce a una idea nada nueva pero que parecía pasada de moda y que se debe al director, el noruego Roar Uthaug: rodar una película que gire en torno a augurios, maldiciones, amuletos de jade y extrañas formaciones rocosas pero como si fuera un thriller “realista” que podría estar pasando en la actualidad.

Crítica 'Tomb Raider' (2017)

La sorpresa emocionante del nuevo ‘Tomb Raider’, es que Uthaug nos presenta una aventura verosímil (siempre dentro de la fantasía del cine). La película está llena de acción clásica, con arcos y flechas, pero lo más importante es que muestra una escala humana bastante convincente. Sólo hay una tumba asaltada aquí, y no tiene nada que no hubieras visto en otra película de aventuras, pero es un reinicio de la saga de acción y aventuras que está sorprendentemente bien construido en torno su estrella, Alicia Vikander.

“No soy ese tipo de Croft”

Angelina Jolie ya no es la Lara Croft de la gran pantalla, el manto ha pasado a Alicia Vikander. Este nuevo Tomb Raider ha sido creado como una película de origen, con el claro objetivo de generar una nueva franquicia.

Esta Lara es notablemente más seria y sensible y, a diferencia de Jolie, o al videojuego de los 90, o incluso a Karen Gillan en la nueva película de Jumanji, no tiene que llevar pantalones cortos y poca ropa. Su ferocidad y determinación en el combate mano a mano crea escenas de lucha creíbles y emocionantes.

Cuando se anunció que la actriz sueca Alicia Vikander protagonizaría un reinicio de ‘Tomb Raider’, interpretando a Lara Croft, fuimos muchos los que miramos desconfiados a esta, por otro lado, buena actriz, pero cuya imagen se alejaba mucho de la icónica y carismática Jolie. Sin embargo, como hemos dicho, el propio videojuego ya había cambiado el “canon” y Vikander se ajustaba más a esta última versión.

Crítica 'Tomb Raider' (2017)

Vikander, de constitución menuda, no aparece como una estrella de acción, sino como una joven impulsiva y resuelta. Vikander humaniza a Lara Croft porque nos muestra una chica normal, que no posee todo el conocimiento y entrenamiento a los que el personaje nos tiene acostumbrados. La película comienza con un combate en el que nos muestran lo mucho que le queda por aprender, para continuar con un pequeño apunte a su educación (bastante mal llevado este apunte, por cierto) para continuar con una “cacería del zorro” en bicicleta por las calles de Londres en la que nos demostrará su rapidez mental para solucionar problemas y peligros, lo que le servirá cuando aterrice en Yamatai.

Esta nueva Lara está a un mundo de distancia de la elegante supermodelo de acción que fue la Lara Croft de Angelina Jolie. “No soy ese tipo de Croft”, afirma categóricamente. Diminuta y ágil y capaz de proyectar ferocidad o debilidad, es una nueva Croft en muchos sentidos: su físico no es sobrehumano, es falible (en principio) y muy vulnerable, una heroína (que no superheroína como ella misma bromea) con la que el espectador se puede sentir identificado.

Y eso convierte a ‘Tomb Raider’ en una aventura fantástica de acción, pero lo que resulta original en esta superproducción es que encontremos algo de corazón. Un ejemplo: en un momento dado Lara se ve obligada a matar por supervivencia, su primera muerte. La película no le da mucho tiempo para lidiar con el trauma, pero Vikander transmite con éxito ese dolor en unos breves instantes.

Vulnerable pero poco

No es una película perfecta. Aunque nos quieren enseñar a una Lara vulnerable y no lo suficientemente preparada, consigue proezas físicas difíciles de creer para alguien con ese limitado entrenamiento. Otro tema que no está muy bien dibujado es el del padre de Lara.

Crítica 'Tomb Raider' (2017)

“La relación padre-hija es el núcleo de nuestra historia”, señala Uthaug. En la película, el dolor y la angustia de Lara Croft tienen origen en la relación con su padre, vista a través de los recuerdos de su infancia mediante flashbacks. Él le contaba historias fantásticas, le enseñó a usar un arco y una flecha, a buscar el tesoro y a resolver acertijos y rompecabezas. Pero a medida que se hacía mayor, el mundo exterior acaparaba casi todo su tiempo y su padre se dedicaba cada vez más a su trabajo. O eso creía ella. Así que un día, cuando ella tenía unos 14 años, se fue en uno de esos viajes… y nunca regresó.

Nos pretenden mostrar una Lara devota hija de su padre, el hombre más importante en su vida. pero cuando todos los recuerdos que vemos de Lara y su padre juntos se limitan a partidas dolorosas, es difícil entender esa relación tan especial que nos quieren vender. Su ausencia es uno de los dos principales rasgos definitorios de su relación. Sin embargo, lo que impulsa la película, y la levanta, es la forma en que Vikander interpreta el anhelo de Lara de descubrir el destino de su padre, no como un recurso tópico de la trama, sino como un impulso primordial del personaje.

Otra actuación que cabe destacar es la de Walton Goggins, quien interpreta a Mathias Vogel, que ha estado varado en Yamatai durante siete años. Goggins no compone un villano exagerado, sino que deja que la crueldad sórdida de Vogel se muestre a través de sus actos y, sobre todo, de su inquietante silencio, fruto de la locura que le acecha al estar siete años en la isla siendo consciente de la inutilidad de sus esfuerzos.

Mathias Vogel es casi el anti-Richard Croft en el sentido de que ambos sacrificaron a sus familias para encontrar esta tumba, aunque por razones completamente diferentes, y que esa decisión arruinó sus vidas.

Crítica 'Tomb Raider' (2017)

Seamos claros, ‘Tomb Raider’ es una película de entretenimiento: acción, aventuras y persecuciones en la jungla. Pero está bien escrita y bien rodada, con una protagonista más humana que la media. En resumen, aunque tiene todos los elementos para dar lugar a una película cliché, ‘Tomb Raider’ es una buena película de acción que, aunque no conseguirá un éxito astronómico, es un buen inicio de la nueva saga.

Crítica 'Tomb Raider' (2017)
‘Tomb Raider’ es la nueva adaptación cinematográfica del famoso personaje de videojuego. Lara Croft es la hija ferozmente independiente de un excéntrico aventurero que desapareció cuando ella era apenas una adolescente. Ahora, Lara se ha convertido en una joven de 21 años sin ningún propósito en la vida. Decidida a forjar su propio camino, se niega a tomar las riendas del imperio empresarial de su padre y con la misma firmeza se niega a reconocer que él se ha ido para siempre. Pero después de siete años sin él, deberá enfrentarse a los hechos y seguir adelante aunque Lara no logra entender lo que la impulsa a resolver el enigma de su misteriosa muerte.

La película está protagonizada por Alicia VikanderDominic West, Walton Goggins, Daniel Wu y Kristin Scott Thomas ).

‘Tomb Raider’, dirigida por Roar Uthaug se estrena en España el 16 de marzo de 2018.

Reseña
Buen reinicio de la saga
Del amanecer de los tiempos vengo, he visto cosas que muchos no recordáis y ni siquiera habéis vivido. Nadie jamás ha sabido que estaba entre vosotros… hasta ahora. Culturalmente disperso, soy un bicho raro: me gusta la literatura, el cine, la música, los cómics, la tecnología... Debo ser el único ¿verdad?

¡No te vayas sin comentar!