Crítica de ‘Una familia feliz’

El género del terror nos ha dejado una larga lista de míticos personajes siniestros que han alcanzado identidad propia al ser usados en incontables ocasiones, tales como los vampiros, el monstruo de Frankenstein, las momias o los hombres lobo. Tal ha sido la utilización de dichos personajes en diversas áreas que, en ocasiones, dejan de darnos miedo para provocarnos risa. Y aunque estamos acostumbrados a verlos en películas, no debemos olvidar que algunos de estos seres nacieron en el mundo de la literatura.

Teniendo en cuenta lo expuesto en el párrafo anterior, no es de extrañar que, en 2011, el escritor alemán David Safier, famoso por ser el autor de ‘Maldito karma’ (2009) publicase la novela ‘Una familia feliz‘, gracias a la editorial Rowohlt Verlag GmbH, mientras que en nuestro país tuvimos que esperar hasta el año siguiente para que Seix Barral la sacara a la venta, como puedes ver en la imagen que se encuentra a la izquierda de este párrafo.

El libro ha conseguido la fama suficiente como para dar el salto a la gran pantalla, aunque haya sido en el terreno de la animación. Por eso, desde el viernes pasado, se encuentra en las carteleras el filme homónimo, dirigido por Holger Tappe y con poco más de hora y media de duración. A continuación, para hacerte una idea, puedes disfrutar de su tráiler:

Emma es una esposa y madre de dos hijos que se encuentra al cargo de una librería y se siente muy desdichada porque piensa que su familia podría ser mucho mejor: su marido, además de tener un serio problema de ventosidades, trabaja hasta muy tarde y siempre llega a casa demasiado cansado, mientras que su hija solo se preocupa por su aspecto físico y por tratar mal a su hermano pequeño, quien también pasa por problmeas en el colegio, al ser considerado un empollón.

Pero Emma, lejos de rendirse, está dispuesta a que la suya acabe por ser una familia feliz, por lo que decide organiza una noche especial en un parque temático, a la que todos deben acudir disfrazados de monstruos. Sin embargo, la intervención de una bruja que, mediante un hechizo, hace que los cuatro protagonistas se transformen en los personajes de los que van vestidos (mujer vampiro, monstruo de Frankenstein, chica momia y chico lobo) complica aún más la situación. Para revertir el proceso, la familia, ayudada por una amiga de Emma, deberá trabajar unida, como un verdadero equipo. Pero, si ellos nunca han sido una familia feliz, ¿cómo van a conseguirlo ahora que se han visto convertidos en monstruos?

Al tratarse de un película animada, no es raro encontrar una moraleja escondida en la trama (que seguramente también era la idea que tenía David Safier cuando escribió la novela): la familia es lo primero y hay que aceptar a cada uno como es en su interior.

Como cada vez es más habitual, la animación de ‘Una familia feliz‘ está hecha al completo por ordenador. Aunque es evidente que se trata de un proceso más sencillo que el de la animación clásica y que tiene una evidente legión de seguidores, muchos espectadores aún apreciamos y agradecemos la fórmula original con la que nos hemos criado.

Está claro que no se puede afirmar que la historia se haya visto influida por otras grandes producciones cinematográficas, pero es difícil que el espectador no compare a la bruja con el maestro Yoda, ya que los dos tienen una altura similar y hablan de manera parecida. Así mismo, cuando vemos al monstruo de Frankenstein hacer uso de su fuerza, los paralelismos con el combate entre Hulk y Loki en la película de ‘Los Vengadores’ (2012) son más que evidentes.

Como dato curioso, cabe destacar que en los países sudamericanos la película ha sido traducida como ‘La familia Monster‘, lo que ciertamente es un error, ya que, pese a la similitud de los personajes de ambas obras (todos coinciden en el caso del monstruo en el rol familiar, con la excepción de la chica momia), no hay relación entre ambos productos. Por tanto, ponerle ese título solo ayuda a generar confusión.

Como conclusión, aunque no cabe la menor duda de que la película está destinada, principalmente, a un público infantil, los adultos que no sientan ningún tipo de perjuicio por las películas animadas también pasarán un buen rato con las divertidas peripecias de los protagonistas de ‘Una familia feliz‘.

La familia Wishbone no es lo que se dice una familia feliz y por ello la madre decide hacer algo para cambiar las cosas entre ellos. Juntos se van a pasar la noche a un parque temático. Todo iba bien hasta que una bruja malvada los maldice convirtiéndoles en diferentes monstruos: la madre es ahora un vampiro, el padre es el monstruo de Frankenstein, la niña es una momia y el pequeño es un lobo. Ahora tendrán que demostrar que aun siendo tan diferentes pueden convertirse una gran familia feliz.
Reseña
Nota genérica
Fan del mundo de los cómics, sobre todo de Marvel. Me gusta tanto escribir como actuar y sueño con hacer de esto mi modo de vida.

¡No te vayas sin comentar!