Reseña de ‘Aldebarán’

Si hablamos de cómic de ciencia ficción, nadie puede negar la importante aportación al mismo de los autores franceses. Del desaparecido Moebius a las aventuras de ‘Valérian y Laureline’, de reciente actualidad por la adaptación cinematográfica de Luc Besson, la lista de dibujantes y guionistas es interminable. Muchos de esos títulos han visto la luz publicados por la editorial Dargaud, que a mediados de los años 90 comenzó a editar la saga que vamos a reseñar. Luiz Eduardo de Oliveira, autor brasileño conocido como Leo y establecido en Francia desde 1981, escribe, dibuja y entinta ‘Los mundos de Aldebarán’, una obra dividida en ciclos que lleva 24 años siendo un referente del género.

Entre Febrero de 1994 y Octubre de 1998 se publicaron en Francia los 5 números que forman el primer ciclo, titulado ‘Aldebarán’. Luego llegarían 2 más, ‘Betelgeuse’ y ‘Antares’ (de los que hablaremos en futuras reseñas), antes de cambiar de protagonista y comenzar un nuevo ciclo, ubicado en el mismo universo y titulado ‘Supervivientes’. En España tuvimos que esperar hasta que Planeta recopiló el primer ciclo en 2008 y el segundo en 2009. Dicha espera mereció la pena cuando, a finales de 2015, la gente de ECC Ediciones se hizo con los derechos de la obra y publicó el tercero para posteriormente ir recuperando el resto. Además lo hicieron respetando el formato original, todo un detalle con aquellos que ya tenían los dos primeros ciclos de Planeta.

Pero ¿qué nos cuenta ‘Aldebarán’? Para empezar, nos sitúa en el año 2179 en un contexto en el que la humanidad está colonizando el universo. En una de esas colonias, llamada Aldebarán-4, llevan 100 años sin saber nada de la Tierra tras perder la comunicación con nuestro planeta. En un pequeño pueblo costero viven dos adolescentes llamados Marc Sorensen y Kim. Su vida cambia de un día para otro cuando en el pueblo empiezan a ocurrir fenómenos extraños y termina siendo arrasado por una misteriosa criatura marina. De golpe se ven sin familia ni amigos y aunque en un principio no se llevan nada bien entre ellos, tendrán que crecer y madurar juntos.

Deciden viajar a la capital a buscar respuestas, pero se cruzan con dos misteriosos biólogos llamados Alexa y Driss que están estudiando los extraños fenómenos mientras tratan de evitar a las autoridades. Y es que Aldebarán resulta estar gobernado por una autoridad dictatorial que se empeña en perseguir al grupo de protagonistas y evitar los avances en su investigación. Marc y Kim serán perseguidos e incluso pasarán por la cárcel, pero sus destinos parecen vinculados con el de la extraña criatura marina a la que llaman Mantriz. Junto a sus compañeros de viaje, terminan formando un grupo para contactar con ella y comprender sus verdaderas intenciones.

El guión es sencillo, a medio camino entre la ciencia ficción y las aventuras, pero tiene algo especial. Nada más empezar a leer, ya tienes esa sensación de que estás ante una obra única, distinta y con una personalidad propia, que te genera curiosidad y te atrapa hasta que lo terminas. Leo no se corta a la hora de tocar infinidad de temas delicados y que pueden estar tan de actualidad hoy en día como hace 25 años. Ecologismo, feminismo, fanatismo religioso, sexualidad… algunos con más acierto que otros, pero todos tienen su sitio en las andanzas de Marc y Kim.

En cuanto al dibujo, el estilo de Leo es fácil de reconocer, clásico y limpio. Con una amplia paleta de colores y una forma muy personal de dibujar las caras y los cuerpos. Sin embargo, destaca por encima de todo su capacidad para crear y dibujar la fauna y la flora del planeta colonizado, contribuyendo a darle a la obra ese toque mágico y único.

Luiz Eduardo de Oliveira, también conocido como Leo, es un dibujante y guionista de historietas brasileño, nacido en Río de Janeiro el 1 de enero de 1944. Estudió ingeniería mecánica y, tras residir en Brasil, Chile —lugares que tuvo que abandonar por motivos políticos— y Argentina, regresó a su país natal, donde se inició como ilustrador. Tras su marcha a Francia en 1981, decidió dedicarse al mundo del cómic. En este campo empezó realizando pequeñas historietas en publicaciones como ‘L´Echo des sabanes’ y ‘Pilote’. En 1988 empezó una intensa colaboración con el guionista Rodolphe, con el que realizó la serie ‘Trent’, cuyo protagonista era un miembro de la policía montada de Canadá; así como la serie ‘Kenia’, de corte fantástico.

Aldebarán

A fines del siglo XXII, la Tierra ha fundado varias colonias en el espacio. La primera fue Aldebarán-4, misteriosamente aislada durante 100 años. La acción arranca en un pueblecito costero de Aldebarán donde empiezan a ocurrir sucesos inexplicables. Los jóvenes Marc Sorensen y Kim Keller buscan respuestas en un viaje que los llevará mucho más lejos de lo que habían imaginado.

En 1994, el historietista brasileño Leo inauguró una de las sagas más ambiciosas de la historieta francesa: ‘Los mundos de Aldebarán’. Todo un clásico de la ciencia ficción cuyo primer ciclo se recopila íntegramente en este volumen, que también contiene un prólogo escrito por Moebius y una interesante sección de extras.

Aldebarán

Reseña
Guión
Dibujo
Edición
El camino del hombre recto está por todos lados rodeado por la oscuridad de Frank Miller y la violencia de Quentin Tarantino. Bendito sea aquel que, en nombre de Jason Aaron y Joss Whedon, saque a los débiles de la oscuridad. Porque Él es el verdadero Batman y el descubridor de Saga Noren. ¡Y tú sabrás que mi nombre es Walter White, cuando mi venganza caiga sobre ti!

¡No te vayas sin comentar!