Reseña de ‘Betelgeuse’

En Enero de 2000, un año y tres meses después de la salida del último álbum de ‘Aldebarán’, la editorial francesa Dargaud daba continuación a la obra de Luiz Eduardo de Oliveira, ‘Leo’ publicando ‘La planète’, el primer número de ‘Betelgeuse’, segundo ciclo de ‘ Los mundos de Aldebarán’. A razón de un número al año aproximadamente, fueron viendo la luz ‘Les survivants’ (Marzo de 2001), ‘L’expédition’ (Mayo de 2002), ‘Les cavernes’ (Noviembre de 2003) y ‘L’autre’ (Agosto de 2005).

En España lo publicó primero Planeta en 2009 y recientemente ha sido recuperado por ECC Cómics en Agosto de 2017. La edición de ECC mantiene de nuevo el formato original que tenían las de Planeta y cuesta 26€, un precio muy competitivo si tenemos en cuenta que en Francia son 12€ cada número y 60€ el integral. ‘Leo’ sigue a los mandos de todos los aspectos de su obra: guión, dibujo y entintado. No contento con eso, demuestra que es un artista incansable y durante esos mismos años también trabaja dibujando la obra ‘Kenya’ para el guionista francés Rodolphe, con quien ya había colaborado antes en ‘Trent’.

Portada del tomo 4. Las cavernas.

El título de ‘Betelgeuse’ (en realidad es una estrella) hace referencia a un planeta (el Betelgeuse-6) que también ha sido colonizado, como Aldebarán. Y es que existen muchos paralelismos entre uno y otro. Para empezar, también se perdió la comunicación con la primera misión que viajó allí, a bordo de la nave Konstantin Tsiolkowky. Y para seguir, nuestra protagonista Kim Keller también acabará explorando el planeta. Han pasado 6 años desde lo ocurrido en el primer ciclo. Kim ya es toda una mujer, ha vivido en la Tierra y ha estudiado Biología. Cuando vuelve a Aldebarán y se reencuentra con Alexa, esta la invita a participar en la misión de rescate.

Kim viaja a Betelgeuse junto al teniente Steve Hudson y pronto encuentran a dos supervivientes de la misión anterior, llamados Inge y Héctor. Una vez en el planeta, comprueban que los colonos se han dividido en dos grupos totalmente opuestos. Por un lado están los que viven bajo estrictas normas y un régimen casi militar, y por otro los que tratan de adaptarse y respetar la naturaleza del planeta. La clave de todo está en los Iums, una raza de aspecto similar a los osos panda y que parecen ser muy inteligentes. Y es que si hay seres inteligentes en el planeta, debería abandonarse cualquier tipo de colonización. El enfrentamiento entre los dos grupos, una misión de exploración de unas cuevas y los descubrimientos de Kim relacionados con la Mantriz darán mucho juego.

Portada del tomo 3. La expedición.

Leo mantiene los mismos pilares básicos del primer ciclo a la vez que añade nuevos elementos que demuestran madurez y le dan a la obra un punto más complejo y serio. Las aventuras, la exploración, el ecologismo, el feminismo y la ciencia-ficción siguen ahí, pero además en esta ocasión nos habla del debate social que puede surgir en distintos escenarios, desde la colonización del espacio a la organización en pequeñas comunidades aisladas. El desarrollo de los personajes, en particular Kim, también es mayor que en el primer ciclo. Incluso da la sensación de que personajes que aparecen por primera vez ahora y que tienen menos peso específico en la obra que otros, están mejor creados y desarrollados. En negativo, tal vez lo único, esa manía de repetir tramas románticas metidas con calzador y demasiado infantiles.

El dibujo sigue en la misma línea en cuanto a estilo, pero también va un paso más allá en cuanto a su capacidad para inventar y representar animales, plantas, naves espaciales, paisajes, etc. Gracias a eso y a la mayor madurez del guión, estamos ante una obra que consigue resultar incluso mejor que el primer ciclo sin perder la magia de aquel.

Luiz Eduardo de Oliveira, también conocido como Leo, es un dibujante y guionista de historietas brasileño, nacido en Río de Janeiro el 1 de enero de 1944. Estudió ingeniería mecánica y, tras residir en Brasil, Chile —lugares que tuvo que abandonar por motivos políticos— y Argentina, regresó a su país natal, donde se inició como ilustrador. Tras su marcha a Francia en 1981, decidió dedicarse al mundo del cómic. En este campo empezó realizando pequeñas historietas en publicaciones como ‘L’Echo des sabanes’ y ‘Pilote’. En 1988 empezó una intensa colaboración con el guionista Rodolphe, con el que realizó la serie ‘Trent’, cuyo protagonista era un miembro de la policía montada de Canadá; así como la serie ‘Kenia’, de corte fantástico.

Betelgeuse

Seis años después de los sucesos de Aldebarán, Kim Keller afronta un nuevo desafío. La mantriz esa entidad inteligente de los océanos— emite una serie de mensajes en dirección a uno de los satélites de la estrella Betelgeuse. Acompañada por el teniente Steve Hudson, Kim viaja a ese planeta para descubrir la causa de las transmisiones. A su llegada, tropiezan con los dos únicos supervivientes de la nave Konstantin Tsiolkowky. A partir de entonces, los misterios no dejan de acumularse.

El historietista brasileño Leo (Kenia, Namibia) retoma la trama iniciada en Aldebarán a través de cinco álbumes íntegramente recopilados en el presente volumen. Este segundo ciclo, que tuvo continuidad en Antares, confirma a la saga de Los mundos de Aldebarán como una de las más ambiciosas y emblemáticas de la ciencia ficción contemporánea.

Betelgeuse

Reseña
Guión
Dibujo
Edición
El camino del hombre recto está por todos lados rodeado por la oscuridad de Frank Miller y la violencia de Quentin Tarantino. Bendito sea aquel que, en nombre de Jason Aaron y Joss Whedon, saque a los débiles de la oscuridad. Porque Él es el verdadero Batman y el descubridor de Saga Noren. ¡Y tú sabrás que mi nombre es Walter White, cuando mi venganza caiga sobre ti!

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.