Reseña de ‘La pequeña forastera: Siúil, A Rún’ (tomos 1 a 3)

Siuil a run la pequeña forastera portada

Érase una vez…

En otro tiempo y en otro mundo había dos países bien separados entre sí. El interior, en el que vivían los humanos, y el exterior, habitado por unas extrañas bestias que si tocan a algún humano le transmiten una maldición. Sin embargo, entre tanto misterio y oscuridad se desarrolla la vida de una pequeña niña, Shiva, cuidada por un ser del exterior al que se refiere como el doctor. Ambos viven en una casita del exterior en aparente tranquilidad, pero desde el principio sabemos que ese equilibrio no puede durar.

La pequeña forastera nagabe siuil a runLa bella y la bestia

Solo hace falta leer unas páginas de ‘La pequeña forastera: Siúil, A Rún’ (‘Totsukuni no shoujo: Siúil, a Rún’) para vernos envueltos en una atmósfera que nos atrapa. Una fantasía delicada y una sensación inquietante. Vemos a Shiva y al doctor conviviendo, en escenas cotidianas muy tiernas, que hacen que enseguida cojamos cariño a los personajes. Ella es una niña muy pequeña, curiosa, inocente, ansiosa por aprender, caprichosa y testaruda en algunas ocasiones. Él, la bestia, es inteligente, educado y muy tranquilo. La cuida y la quiere, intentando educarla de forma responsable pero cediendo a veces. Podría ser un slice of life sobre un padre y su hija y sin embargo, hay algo oscuro y amenazador que les rodea.

Nagabe juega con la intriga, dándonos la información en dosis muy pequeñas y calculadas: lo suficiente para engancharnos a la historia, pero no tanta como para que nos canse y perdamos interés. Sabemos que el doctor no debe tocar a la niña para no contagiarle la maldición, pero, ¿qué maldición es esa? ¿De dónde viene? ¿Por qué conviven estos dos seres tan diferentes, y sobre todo, por qué hay siempre un punto de dolor y tristeza en la expresión de la bestia?

Camina, mi amor

‘Siúil, A Rún’ es el título de una canción tradicional irlandesa, en la que una mujer, triste porque su amor debe ir a la guerra, le transmite su apoyo y le anima a pesar del dolor. Y quizás no es tan extraño que Nagabe la haya escogido como parte del título de la obra (‘To tsukuni no shojo: Siúil, a Rún’ en el original), no porque tenga relación directa, sino porque al menos transmite la misma melancolía.

La pequeña forastera nagabe Shiva doctor

La relación entre los dos personajes principales es tan bonita y delicada, pero al mismo tiempo tan frágil, que la vemos como un punto de luz en mitad de una oscuridad enorme. La amenaza se siente. El doctor sabe que no podrá protegerla siempre, ni del exterior, ni de los conocimientos que dañarán su inocencia y que van a llegar tarde o temprano.

La influencia de los cuentos de hadas tradicionales es evidente, aunque más allá del toque oscuro también hay aquí otros cambios interesantes, como la presentación de la bestia como un ser refinado, calmado e inteligente. Probablemente sea el personaje con el que más nos identifiquemos en la historia, lo que resulta una vuelta de tuerca al estereotipo de bestia o monstruo en los cuentos clásicos.

La amenaza latente

shiva doctor siuil a run nagabeEl ritmo es lento, pero no aburre en ningún momento ni deja que la tensión decaiga. Es esa cadencia pausada pero constante de las historias de suspense, en las que la intriga se construye poco a poco. Las escenas de vida cotidiana son un respiro, pero no se ven del todo libres de ese aire amenazante, como de algo que está a punto de ocurrir. Nagabe sugiere mucho más de lo que cuenta, pero consigue atraparnos en su narrativa y hace que necesitemos seguir leyendo.

El primer tomo va a servir como presentación de los personajes, el contexto (aunque apenas tenemos unas pinceladas de este) y sobre todo, el misterio que les envuelve. Ya desde aquí están presentes esas escenas cercanas del día a día, ese aparente “slice of life” delicado que parece que va a estallar en cualquier momento. Y de hecho, terminamos con un cliffhanger importante.

En el segundo volumen seguimos sin saber apenas nada del mundo en el que Shiva y el Doctor conviven, pero cada vez hay más pinceladas que hacen volar nuestra imaginación. Nuevas criaturas aparecen, aunque sepamos poco de ellos. También hay más escenas de acción, algo que irá aumentando según avance la historia. Poco a poco conocemos más los protagonistas, sus motivaciones y sentimientos, pero eso más que resolvernos las dudas nos crea otras nuevas. Y al final vuelve a haber un giro que nos deja pendientes del siguiente.

Nagabe La pequeña forastera siuil a run

Finalmente, el tercer volumen nos trae nuevos personajes secundarios, nuevos escenarios y una atmósfera que crece en oscuridad y en melancolía. Las preguntas se multiplican: ¿Qué quieren los humanos de Shiva? ¿Podemos confiar en su tía, si es que realmente lo es? ¿Quiénes son esas otras criaturas? Y como siempre, el final nos dejará en vilo, justo en el momento en que comienza a revelarse un secreto importante para Shiva.

El cuento continúa

El dibujo es sencillamente espectacular. Nagabe, amante de la ilustración, bebe de los clásicos para ofrecernos un arte que recuerda a los cuentos ilustrados o a los grabados de otro tiempo. El estilo es personal y reconocible, es imposible de confundir con otro mangaka. El autor además es un maestro jugando con las sombras y con los fondos, creando un contraste de luz y oscuridad constante que además refleja el argumento.

Las expresiones están bien detalladas y tienen una carga emocional muy potente. Shiva es pequeña, terriblemente pequeña en ocasiones, cuando la vemos en contraste con el mundo que la rodea. La niña es siempre un punto de luz, y nos expresa toda su gama de sentimientos mediante la boca y los ojos: inocencia, risa, preocupación, confusión… El doctor, por su parte, es una bestia, un ser diferente, y aun así, vamos a ver sus emociones. Su angustia sobre el destino de la niña, su ira a veces, su sentimiento de culpa, su bondad. Todo se expresa mediante los ojos y la postura, y el autor lo hace tan bien que en ningún momento hay duda sobre lo que siente este ser.

ECC Ediciones nos trae una edición en  el formato habitual de sus tomos de manga (tomos pequeños, impresos y encuadernados en buena calidad, de 176 a 184 páginas) a un precio de 8,95 euros cada uno. Se incluyen al final un par de páginas de “suplemento”, es decir, pequeñas historias cortas sobre los personajes a modo de tiras cómicas.

En conclusión, ‘La pequeña forastera’ es un cuento tierno y sencillo enmarcado en un mundo complejo, oscuro y lleno de detalles. Una manga de suspense que te atrapa con sus misterios por resolver y su fantasía diferente a todo lo demás. Una fábula sobre la relación entre dos seres que aprenden a trascender sus diferencias. Pero sobre todo, es una historia de la que te enamoras.

Nagabe

Nacido en Tokio en 1993, Nagabe es licenciado en Artes Plásticas por la Universidad de Arte de Musashino. Mientras era estudiante debutó como mangaka con El jefe es una onee (Akaneshinsha).

Su innovador manga La pequeña forastera: Siúil, a Rún (Mag Garden), que debutó en el mercado español en 2017, mezcla entre libro ilustrado y poemario, fue un éxito de ventas en su país de origen, que superó los 400 mil ejemplares vendidos. Esta apasionante historia de fantasía etérea, que ha conquistado a todo tipo de lectores, formó parte de la selección oficial de 2018 del Festival Internacional de Angoulême. Su presencia en listas de recomendaciones realizadas por teóricos y medios especializados ha sido constante, aumentando el interés por la bibliografía de Nagabe. En 2018, ECC Ediciones ha publicado otra de sus obras más representativas, el slice of life Nivawa y Saitô.

LA PEQUEÑA FORASTERA: SIÚIL, A RÚN NÚM. 01 (SEGUNDA EDICIÓN)

Hace mucho, mucho tiempo, en un lugar muy lejano había dos países. El país exterior en el que habitan uno seres anómalos que si te tocan te contagian una maldición, y un país interior en el que habitan los humanos. Lo normal habría sido que nunca se hubieran conocido, pero su encuentro desencadenará a escondidas, una pequeña historia.

Esto es la mañana y la noche. Y entre el profundo abismo que los separa, una fábula de dos…¡una apasionante historia de fantasía etérea que atraerá a todo tipo de lectores! La pequeña forastera: Siúil a Run forma parte de la selección oficial 2018 del Festival Internacional de Angoulême

La pequeña forastera: Siúil, a Rún

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Lectora y adicta confesa a los cómics, me siento incapaz de elegir entre Marvel y DC. La Patrulla X es mi familia y Batman, mi mejor amigo. Adoro a Neil Gaiman y sueño con ser rica para dedicarme a leer y ver películas. Mientras tanto, lucho contra el mal a través de la escritura.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.