Análisis de ‘Catan Juego de Tronos – La Hermandad de la Guardia’

Catán Juego de Tronos F

Hablar de Catan es hablar de éxito. ‘Los colonos de Catan‘, creado por Klaus Teuber hace más de 20 años, ha revolucionado el mundo de los juegos de mesa . Su sencillez, su dinamismo, su capacidad de combinar la estrategia con el azar, lo han hecho atractivo para más de 15 millones de jugadores de todo el mundo. Por otro lado, la serie dramática de HBOJuego de Tronos‘ ha hecho historia en la televisión después de que la historia creada por George R.R. Martin conquistara a millones de lectores .Y si unimos al rey de los juegos de mesa con la reina de las series, ¿qué puede salir mal?

Parece la fórmula para triunfar y sin duda no hace falta más para que sea atractivo, sin embargo, es inevitable que los seguidores de ambas franquicias se pregunten qué tiene que ofrecer esta nueva versión. Quedarse con el mismo Catan de siempre añadiendo apenas unas imágenes de ‘Juego de Tronos’ hubiese sido lo más cómodo, pero también lo más decepcionante para los jugadores. Sin embargo, ‘Catan Juego de Tronos – La Hermandad de la Guardia‘ de Devir Iberia va más allá de lo estético e incorpora una serie de cambios muy interesantes y que comentaremos a continuación.

Catán Juego de Tronos A

El nuevo Catán nos trae un juego con suficientes innovaciones para sorprender y resultar atractivo, pero que al mismo tiempo no pierde su espíritu y su mecánica clásica. Es importante señalar que desde el primer momento el juego nos da a elegir si queremos quedarnos con las reglas clásicas (lo que puede ser una gran idea para nuevos jugadores que nunca se hayan acercado a Catan y empiecen ahora gracias al tirón de ‘Juego de Tronos’) o si queremos aplicar las novedades de la nueva versión y sus reglas.

La base por tanto es la de siempre: un juego de tablero formado por losetas hexagonales con distintos tipos de terreno, en el que tres o cuatro jugadores deben construir caminos, poblados y fortalezas. Se avanza por turnos lanzando dados y la estrategia implica comerciar con nuestros compañeros de juego para conseguir recursos, al tiempo que tratamos de construir de la forma más ventajosa y que nos dé más recursos de los terrenos. El primer jugador que alcance una serie de puntos de victoria (gracias a lo que haya construido) gana la partida.

Texto alternativoA partir de aquí tenemos las dos novedades principales en esta versión: el muro, con sus salvajes y sus guardias, y las cartas de héroes. El muro se construye situando unas piezas en la parte superior del tablero y separa nuestros clásicos terrenos hexagonales de una extensión helada. Tras el muro situamos las figuras de los salvajes, divididos en tres tipos (guerreros, escaladores y gigantes), que irán avanzando peligrosamente en cada turno, dependiendo de las acciones de los jugadores y del resultado de un dado de 12 caras. Esto supone una amenaza para todos los jugadores, ya que si llegan a cruzar el muro pueden afectar directamente a los beneficiarios de los terrenos que invadan, y eventualmente a todos ya que pueden producir el fin inmediato de la partida.

La disyuntiva que se crea añade mucho interés a la dinámica del juego, ya que es necesario tener muy presente el objetivo de construir, sumar puntos y ganar el juego, pero al mismo tiempo necesitamos cooperar con los contrincantes para evitar la invasión. Eso lo conseguimos invirtiendo recursos en las figuras de los guardias, que no solo son útiles para evitarnos una invasión de los salvajes, sino que también son una forma de sumar puntos de victoria según el número de vigilantes que situemos en el muro.

Por otro lado, las cartas de héroes aportan aún más dinamismo al dar a cada jugador una ventaja especial, dependiendo de la carta con la que juegue. Esta ventaja solo puede usarse en dos ocasiones y tras ello la carta queda disponible para los demás y el jugador debe escoger una nueva. Al ir variando con frecuencia, el héroe puede cambiar la estrategia de los jugadores y romper las expectativas de los demás sobre la forma de juego.

Catán Juego de Tronos C

La estética está realmente lograda. Ya he dejado claro al principio que es una cuestión secundaria si el cambio no se da en la mecánica de juego, pero una vez explicado este cambio, no cabe duda que el aspecto del juego va a hacer nuestra partida mucho más agradable. En este caso tenemos un tablero grande en el que el terreno original de Catán se ha transformado a la perfección en el paisaje helado del norte de los Siete Reinos. Las cartas ilustradas con los héroes, las figuritas de los salvajes… todos los componentes están muy cuidados y no nos falta más que poner la banda sonora de Ramin Djawadi para meternos de lleno en el mundo de ‘Juego de Tronos’.

Como punto en contra está que ‘Catan Juego de Tronos – La Hermandad de la Guardia’ no es compatible con las expansiones ya publicadas, que podían combinarse con el juego original. En este caso cambia tanto el tamaño de las losetas como las cartas, por lo que los jugadores veteranos que ya cuenten con la versión clásica y sus expansiones tendrán que escoger si jugar a uno o a otro.

Por supuesto cualquier desventaja que pudiera tener el juego original de ‘Los colonos de Catan’ va a estar presente aquí, y seguirá habiendo jugadores que se quejen del excesivo peso del azar frente a la estrategia. Sin embargo, los puntos fuertes del juego también se mantienen: la mecánica fácil de aprender y que no llega a hacerse pesada, la interacción entre los jugadores, los pequeños trucos que hacen que estén activos y pendientes en todos los turnos o el atractivo de ir consiguiendo recursos y construyendo asentamientos siguiendo una estrategia. ‘Catan Juego de Tronos – La hermandad de la Guardia’ sigue siendo el juego popular y adictivo de siempre pero con unos toques bien escogidos que nos trasladan a los Siete Reinos. Muy recomendable.

Catán Juego de Tronos B

Catán Juego de TronosCatán Juego de Tronos – La Hermandad de la Guardia

En el Juego de Tronos, ganas o mueres

¿Qué es lo que sucede cuando el juego de mesa que capitanea la nueva era del entretenimiento analógico se combina con el universo de fantasía que ha supuesto la mayor revolución del género desde su origen? La expectación que generaría algo como Catan Juego de Tronos – La Hermandad De La Guardia sin duda iba a ser muy alta (¡tanto como Brienne de Tarth, o más!), y por ese motivo el autor de Catan, Klaus Teuber, decidió unir fuerzas con su hijo Benjamin para crear un juego a la altura de lo que los fans de Catan y de Juego de Tronos merecen: un título que mantenga la esencia de Catan intacta, y sin embargo, incorpore nuevas mecánicas que nos transporten a los Siete Reinos. ¿Serán los jugadores capaces de colonizar el norte de Poniente antes de que los salvajes crucen el Muro? ¿Preferirás invertir tus recursos en reclutar a Guardias De La Noche o en construir inquebrantables fortalezas? De la misma forma que en el universo de George R.R. Martin, las decisiones en Catan Juego de Tronos no son sencillas, y todas ellas tienen consecuencias.

Reseña
Recomendable
Lectora y adicta confesa a los cómics, me siento incapaz de elegir entre Marvel y DC. La Patrulla X es mi familia y Batman, mi mejor amigo. Adoro a Neil Gaiman y sueño con ser rica para dedicarme a leer y ver películas. Mientras tanto, lucho contra el mal a través de la escritura.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.