Análisis de ‘Moss’

Cuando uno piensa en juegos de realidad virtual, los primeros géneros que suelen venir a la mente son los FPS y los simuladores (especialmente los de conducción). Sin embargo, no debemos olvidar que las aventuras gráficas también presentan una mecánica en la cual la inmersión del jugador en la historia y la interactividad con el entorno pueden beneficiarse enormemente de las bondades de los dispositivos de realidad virtual como las PSVR. Para demostrar esta afirmación, os traemos hoy la última joya del estudio norteamericano Polyarc: ‘Moss’.

Alejándose de los perfiles de otros títulos como ‘Skyrim‘ (podéis leer nuestra reseña de este título aquí), el juego que os traemos hoy, a pesar de configurarse como una aventura gráfica en primera persona (con elementos en tercera persona), opta por unos diseños más sencillos y amables, que incluso podrían llevar al jugador incauto a pensar que se trata de un juego orientado únicamente a jóvenes. Por el contrario, ‘Moss’ es un título que cuenta con todo lo necesario para satisfacer a todos aquellos que disfruten de buenas aventuras gráficas y tengan ganas de sudar la gota gorda.

En el juego tomamos el papel de un lector que, estando en la biblioteca, descubrimos un antiguo manuscrito que, página a página, nos transporta a un mundo de fantasía en el que se narra la historia de la simpática ratoncita Quill. Tras ver como su país cae presa de la terrible serpiente Sarfflog, deberemos acompañar a la heroína en un viaje a lo largo y ancho de su tierra, en pos de recuperar lo perdido.

Uno de los puntos que más destacan de este título es sin duda su excelente narrativa, que presenta al jugador como un ente místico en el mundo de Quill, con el que puede interactuar con cierta libertad. A diferencia de lo que suele ocurrir con otros títulos, en este caso Quill sí que reconoce al jugador como un ente extraño y acepta su colaboración para lograr su objetivo, que es precisamente la base del juego: convertirnos en ese ente externo y (para Quill) omnisciente, que le ayuda a lo largo de su aventura.

A través de las distintas fases que componen el juego, habremos de resolver puzzles, desplazar obstáculos, detener elementos en movimiento y otras acciones, mientras una voz en off nos va narrando la historia. Junto con estas características de juego en primera persona, ‘Moss’ también nos permite controlar a Quill, hacer que ataque o que salte, añadiendo algunos elementos de juego en tercera persona que le dan un toque ciertamente diferente.

Otro elemento a destacar del juego es la sencillez de los gráficos y la capacidad de interacción con los elementos que componen el mundo de ‘Moss’, como barriles, hojas o piedras, con las que podemos jugar, ya sea como narrador o como nuestra ratona favorita. También es importante tener en cuenta que muchos puntos del entorno pueden ser fatales para Quill, como las caídas o el agua, por lo que habrá que  adaptarse rápidamente al juego si no queremos pasar por algún momento vergonzoso.

Finalmente, en lo referente a la jugabilidad, con el objetivo de facilitar los controles, el juego se hace a través del DualShock, lo que es mucho más sencillo, habida cuenta de las necesidades de movimiento e interacción que plantea el juego, que no se podrían cubrir solo con los Move.

En cuanto a la dificultad y el tiempo de juego, ‘Moss’ lo cierto es que, mientras que no nos atasquemos en ningún reto particular, acaba haciéndose algo corto, con poco más de cuatro horas de juego y unos ‘jefes’ bastante sencillos. Si hubiera que sacarle algún pero al juego, sin duda alguna sería en esta faceta, a la que podrían haber dedicado algún rato más para hacer la experiencia más entretenida (y duradera).

En general, ‘Moss’ es uno de los títulos más sólidos que han llegado hasta ahora a las PSVR, apostando por un enfoque bastante personal e independiente con respecto a lo que cabría esperarse de un juego desarrollado precisamente con las PSVR en mente. A la espera de que lleguen algunos títulos muy esperados durante el año, no cabe duda alguna de que, en la actualidad, ‘Moss’ es uno de los títulos más atractivos que hay actualmente en el mercado para la realidad virtual en la consola de Sony,

Moss‘ ha sido desarrollado y es distribuido por Polyarc Games y se encuentra disponible únicamente para PS4 a un precio de 29,99€.

Moss™ es un juego de acción y aventura con puzles para un jugador, una franquicia de Polyarc diseñada para VR. Este título incorpora las características de los mejores videojuegos —personajes cautivadores, combates, exploración de un mundo seductor— combinadas con las posibilidades de la realidad virtual.
En Moss, los jugadores conocerán a Quill, una ambiciosa ratona que sueña con traspasar los confines de su aldea. Un día, al explorar el bosque, Quill descubre una piedra misteriosa que revela una magia ancestral. Pronto se sucederán dramáticos acontecimientos mientras un lejano mal impone su yugo. Con su tío en peligro, Quill se embarcará en un viaje épico para el que necesitará tu ayuda. Juntos, recorreréis reinos olvidados, resolveréis puzles desafiantes y os enfrentaréis a enemigos amenazadores. Nadie consegue la victoria sin ayuda.
Con el casco PlayStation®VR, los jugadores podrán sumergirse en el mundo de Moss. Gracias a la función de seguimiento del mando DUALSHOCK®4, no solo guiarán a Quill a través de esta aventura, sino que se convertirán en su propio personaje: un aliado de la protagonista, con quien los jugadores se adentrarán en un mundo interactivo donde cada acción tiene consecuencias. Deberán mover objetos, ayudar en combate, resolver puzles, curar a Quill y modificar el paisaje del juego mediante sus acciones.
Reseña
Virtualmente insuperable
Amante de la comida y aficionado a los cómics, el manga y el anime desde hace más de dos décadas. Criticón de carrera y escritor de fin de semana.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.