‘Gretchinz!’: Devir nos lleva al mundo de Warhammer 40000

 

Gretchinz!: Devir nos lleva al mundo de Warhammer 40000

Devir, la conocida marca de juegos de mesa, ha presentado esta mañana su última novedad ‘Gretchinz!’, su primera colaboración con Games Workshop.

Los Gretchinz son unas locas criaturas del universo de Warhammer 40.000. Es un juego de carreras (locas) por el desierto para 4 jugadores compuesto por cuatro camiones realizados en cartón troquelado, tres dados por jugador con diferentes acciones, una baraja de cartas para ir “montando” el terreno sobre el que transcurrirá la carrera y otra baraja con cartas que serán los movimientos de cada jugador.

‘Gretchinz!’ ha sido creado por el conocido diseñador de juegos Roberto Fraga, autor entre otros de ‘Fila-Filo’ o de ‘Galletas!’. Le acompaña su amigo y, en ocasiones como esta, compañero Yohan Lemonnier y, para rematar la faena, el juego cuenta con las ilustraciones de nuestro admirado Albert Monteys, conocido autor de cómics y, también renovador del arte de Dungeon Raiders.

‘Gretchinz!’ es un juego de carreras caótico y violento que promete partidas desenfrenadas. En palabras del propio Roberto Fraga, “es una mezcla de ‘Warhammer 40000’, ‘Mad Max’ y ‘Mario Kart’”.
Gretchinz!: Devir nos lleva al mundo de Warhammer 40000

La mecánica es muy sencilla: cada jugador tendrá cinco cartas en su poder cuyas propiedades no puede ver… porque están de cara a sus contrincantes que sí las verán. Cada turno todos los jugadores tirarán los tres dados especiales hasta que consigan una combinación especial. En ese momento, el jugador que lo haya conseguido gritará fuertemente (¡WAAAAAAARGH!) y será el que empiece la mano. Tras mover su camión según le impongan los dados, podrá realizar varias acciones (moverse, disparar a alguien, etc.).

Las reglas son muy sencillas e intuitivas, por lo que la curva de aprendizaje es muy suave. En cuanto se dominen estas reglas, el juego es veloz, frenético y muy divertido, sobre todo porque cada jugador “disparará” sin conocer sus cartas… con lo que a veces el tiro le sale, literalmente, “por la culata”. Sencillo, rápido y ágil, el juego suele componerse de partidas cortas, de unas 6 o 7 manos habitualmente.

En resumen, Devir vuelve a ofrecernos un interesante juego que, además de sus cualidades intrínsecas, tiene atractivos añadidos como el excelente elenco de autores y el estar ambientado en el conocido universo de Warhammer 40.000.

Gretchinz!: Devir nos lleva al mundo de Warhammer 40000

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.