Reseña de ‘Cinema Purgatorio’ 4

Cinema Purgatorio

Moore aún lo tiene

Cada vez que llega algo nuevo del señor Alan Moore a las tiendas de cómics, para mí es una lectura casi obligada. Por suerte, no pasa demasiado tiempo entre la aparición de un tomo escrito por el de Northampton y el siguiente, y buena prueba de ello es el cuarto volumen de la serie ‘Cinema Purgatorio’, que nos llega al igual que los tres tomos anteriores gracias a Panini Comics y donde comparte protagonismo (aunque seamos sinceros, aquí Moore es la estrella) con otros autores de renombre…

Cinema Purgatorio
Portada del número #11 de ‘Code Pru’

Kaijus y Pokémon

En este cuarto volumen seguimos teniendo, como es habitual, el desarrollo de esas cinco historias llevadas por equipos artísticos distintos. Mi valoración sobre cada una de estos cinco hilos argumentales no cambia en gran cosa con respecto a los anteriores volúmenes, la verdad. Y es que sigo viendo que dos de esas cinco historias son notablemente más flojas que el resto. Me refiero a ‘Modis’ y ‘Colosal’.

En la primera seguimos viendo como avanzan las peripecias de Marginal, la joven protagonista que aprende número a número a sobrevivir en ese futuro post-apocalíptico tipo ‘Mad Max’ en el que combatir con oponentes utilizando a unas adorables, mortíferas o desagradables (según el caso) bestias al más puro estilo ‘Pokémon’ es todo en lo que la gente piensa. Kieron Gillen al guion sigue con el piloto automático y Nahuel López hace un trabajo bastante interesante en el dibujo, con esos volúmenes que consigue aplicar con su entintando, recordando a veces el trabajo de Richard Corben.

Cinema Purgatorio
No, no es un documental de National Geographic, es ‘Colosal’

En cuanto a la segunda, la trama de Christos N. Gage continúa desarrollándose tras ese giro de guion que vimos en anteriores entregas donde descubrimos que lo que en principio parecía que iba a ser una especie de slasher en la selva con kaijus de por medio y un pequeño pelotón como futuras víctimas resulta ser finalmente algo más cercano a una historia de género bélico con el aliciente de tener monstruos gigantescos entrenados para combatir. Gabriel Andrade hace aquí un trabajo bastante bueno en el apartado gráfico.

Sinceramente, ninguna de estas dos historias avanza demasiado en este tomo, y lo poco que cuentan no acaba por llamarme la atención. Cuando llega el momento de leer alguna de ellas, lo cierto es que espero que sea una lectura rápida para llegar pronto al trabajo de otros autores que me seduzcan más…

Cinema Purgatorio
¡Esto es la guerra!

Guerra Civil ucrónica y urgencias en la dimensión desconocida

¿Y por qué me gusta ‘Cinema Purgatorio’? Pues porque ‘Modis’ y ‘Colosal’ son, en el peor de los casos, pasables, y el resto de historias están a un nivel bastante más elevado. En ‘Una Unión más perfecta’ el señor Max Brooks sigue con su táctica de introducir hechos reales en esa Guerra Civil americana en la que el enemigo es un ejercito de hormigas gigantescas. En esta ocasión vamos a conocer a la doctora Clara Barton, una enfermera que en un tiempo en el que no se permitía a las mujeres ejercer como doctoras salvó innumerables vidas gracias a técnicas tan vanguardistas como lavar heridas para prevenir infecciones. También nos vamos a encontrar con el 54º Regimiento de Infantería de Voluntarios de Massachusetts, una de las primeras unidades oficiales formada por negros, mayormente esclavos liberados, y con Mary Galloway, una famosa soldado que se alistó fingiendo ser un hombre para poder combatir junto a su marido. Por su parte, Gabriel Andrade una vez más hace un trabajo bastante digno al dibujo.

Cinema Purgatorio
Se ve que a Raúlo Cáceres la tinta negra debe salirle tirada de precio por comprar al por mayor…

Y en ‘Code Pru’, el señor Garth Ennis nos relata de forma episódica los encuentros de nuestra protagonista con las más variadas criaturas sobrenaturales. En esta ocasión, Pru visitará algo parecido a un Parque Jurásico, conoceremos parte de su traumática infancia y presenciaremos el momento más destacable de esta historia hasta ahora: aquel en el que Pru visita al administrador del hospital en el que trabaja para pedirle explicaciones por la nada típica labor que ejerce, y el guionista aprovecha aquí para crear un personaje inolvidable en el que puede volcar toda la mala leche que ha estado acumulando desde el inicio de esta serie. Por su parte, Raúlo Cáceres realiza un buen trabajo que no me acaba de convencer debido a la enorme cantidad de tinta que utiliza en cada página, con lo que creo que solo consigue confundir al lector y complicar la narración.

La joya de la corona

Pero lo que realmente disfruto y gozo es la lectura de la historia que da nombre a este cómic, aquella guionizada por un Alan Moore en plena forma y dibujada con maestría por su amigo Kevin O’Neill. En este tomo descubrimos ya más o menos (aunque estaba bastante claro, incluso para el lector un poco lento) qué demonios es este cine al que acude nuestra protagonista en cada número para ver una proyección llena de metareferencias e historia negra del cine clásico.

Cinema Purgatorio
Bastante revelador el nombre del cine, ¿verdad?

En esta ocasión veremos a través de los ojos de esta mujer una película narrada al estilo de las primeras obras de Quentin Tarantino, con unos niños detectives como protagonistas de uno de esos filmes producidos por Children’s Film Foundation, una organización sin ánimo de lucro que en los años cincuenta se encargaba de que los más jóvenes del Reino Unido tuvieran una hora de diversión.

Por otra parte, Moore se meterá en una historia que recuerda mucho a otros trabajos suyos como ‘From Hell’, donde el guionista hace las veces de detective historiador y nos cuenta todos los pormenores, detalles truculentos y teorías disparatadas sobre el brutal asesinato de Elizabeth Short en 1947, mujer más conocida como la Dalia Negra.

Por último, el guionista saca su lado más macarra para deleitarnos con una versión completamente retorcida de la película de Frank Capra de 1946 ‘¡Qué bello es vivir!’, en la que James Stewart descubre la historia secreta de Hollywood y los dobles de acción.

En cuanto a la edición, hay que señalar que, al igual que ocurría con el resto de entregas, quizás el formato escogido no sea el más adecuado para los más puristas, ya que lo más correcto sería publicar ‘Cinema Purgatorio’ en formato grapa. De todas formas, creo que, si obviamos el aumento de precio, el tema del formato no va a arruinarle la lectura a nadie. El tomo ‘Cinema Purgatorio’ 4 publicado por Panini Comics en tapa dura contiene 176 páginas en blanco y negro con un tamaño de página de 17 x 26cm e incluye la traducción realizada por Raúl Sastre de los números del #10 al #12 de la edición americana de ‘Cinema Purgatorio’ así como una amplia galería con portadas originales y alternativas, además de una breve biografía de cada uno de los autores implicados en la obra. El precio de venta recomendado es de 20 € y se puso a la venta en febrero de 2018.

Cinema Purgatorio

Alan Moore

Nacido en Northampton (Reino Unido) en 1953, está considerado por muchos el mejor guionista de cómics de la historia. Debutó en su país natal con seriales para 2000 AD y Warrior que llamaron la atención de Len Wein, editor de DC, que le ofreció cruzar el charco. Así, a principios de los años 80, creó hitos como ‘La Cosa del Pantano’, ‘Watchmen’, ‘V de vendetta’ o las historias incluidas en ‘El Universo DC de Alan Moore’. También es el artífice de America’s Best Comics, de donde salieron obras tan destacadas como ‘Top 10’, ‘Promethea’ o ‘La Liga de los Caballeros Extraordinarios’.

Garth Ennis

Nacido el 16 de enero de 1970 en Holywood, Irlanda del Norte. Se trata de un guionista de cómics irlandés que trabaja fundamentalmente para el mercado estadounidense, cuya obra más famosa es la serie ‘Predicador’, en la que trabajó junto con el dibujante Steve Dillon y que revolucionó la histórica línea Vértigo de DC Comics a finales del siglo XX.

Su trabajo se caracteriza por la extrema violencia, el humor negro, el abuso de las palabras malsonantes y por ahondar en temas como la amistad entre hombres, las grandes religiones y las alusiones a los superhéroes. Entre sus principales colaboradores habituales se encuentran Steve Dillon, Glenn Fabry, Carlos Ezquerra y John McCrea. Algunas de sus obras más conocidas, además de ‘Predicador’, serían ‘The boys’, ‘Crossed’ y varios arcos argumentales en las colecciones de ‘Hellblazer’ y ‘Punisher’.

Max Brooks

Nacido en Nueva York, 1972. Es hijo de Mel Brooks y Anne Bancroft. Su debut no tuvo nada que ver con la temática con la que más se le relaciona hoy en día, sino que fue como actor para el programa ‘Saturday Night Live’. Su primer libro publicado fue ‘Zombi: Guía de supervivencia’, desde el que no ha hecho más que ahondar en el tema de los no muertos con sus siguientes obras, como ‘Guerra Mundial Z’, ‘Zombie Story y otros relatos’, ‘Zombie: Guía de supervivencia: Ataques registrados’ y ‘La Marcha Zombi’, aunque también ha hecho algunos trabajos no relacionados con el género, como ‘G.I. Joe: Hearts and Minds’ y ‘The Harlem Hellfighters’. Además de esto ha actuado en varias series como ‘Roseanne’ y ‘Pacific Blue’, además de ser doblador en series de animación como ‘Justice League’ y ‘Batman Beyond’.

Kieron Gillen

Nacido en 1975, Kieron Gillen es un guionista de cómics famoso por su etapa en Marvel. Comenzando como periodista escribiendo para la prensa más prestigiosa de Estados Unidos como ‘The Guardian’ o ‘Wired’ como especializado en la tecnología y los videojuegos, Gillen tardó en saciar su ansia de querer escribir historias a través de los cómics.

La primera obra en la que estuvo implicado fue ‘Phonogram’ para Image Comics. No tardó en hacerse famoso gracias a esta historieta, por lo que fue contratado por Marvel para el desarrollo del one-shot ‘Newuniversal: 1959’ en 2008. Poco después llegó su gran oportunidad al sustituir a Straczynski en ‘Thor’, colección que escribió hasta 2012 mientras trabajaba para otras como ‘X-Men’. Desde 2013, se encarga de ‘Iron Man’ además de otras publicaciones que le van encargando.

Kevin O’Neill

Nacido en Inglaterra en 1953, se trata de un ilustrador de cómics que comenzó a trabajar siendo muy joven como colorista en Disney. Harto de trabajar en historias infantiles, decidió dar el salto a una nueva publicación de ciencia ficción que sería conocida como 2000 AD.

Entre sus trabajos más destacados se encuentran los cómics ‘Nemesis the Warlock’, ‘Marshal Law’ con el escritor Pat Mills, y ‘The League of Extraordinary Gentlemen’ con el famoso guionista Alan Moore, trabajo que le daría fama mundial.

Raúlo Cáceres

Nacido en Córdoba, 1976. Es un dibujante, ilustrador y autor de cómic licenciado en Bellas Artes. Su obra se caracteriza sobretodo por tratar géneros como el gore y lo esotérico, siendo su estilo bastante recargado. Entró en el mundo del cómic en 1998 publicando su obra vampírica ‘Elizabeth Bathory’ para la revista Wetcomix. Tras esta realizó obras como ‘Cuéntos Mórbidos’, ‘Justine y Juliette’ en la que adaptaba algunos relatos del Marqués de Sade y algunos trabajos para la revista Eroscómix de Dólmen.

Empezó a trabajar para la editorial americana Avatar Press en 2007, tanto como portadista de obras como ‘Night of the Living Dead’ de Mike Wolfer y John Russo o ‘Lady Death Swimsuit’ y ‘Doktor Sleepless’ de Warren Ellis, para quien dibujaría íntegramente ‘El Capitán Swing y los piratas eléctricos de Isla Cenicienta’. También ha ilustrado por completo otros cómics como ‘Crossed: Badlands. Conquers all’, ‘Crossed: Psycopath’ y ‘La Marcha Zombi’ entre otros.

Cinema Purgatorio

‘Cinema Purgatorio’ 4

El cuarto volumen de la obra de Alan Moore y Kevin O’Neill.

Las interioridades del mundo del cine como nunca se habían visto en un cómic.

Pero Cinema Purgatorio es también el enclave de otras cuatro series realizadas por autores de prestigio.

Guion: Alan Moore, Garth Ennis, Max Brooks, Kieron Gillen y Christos N. Gage

Dibujo: Kevin O’Neill, Raúlo Cáceres, Nahuel López y Gabriel Andrade

‘Cinema Purgatorio’ 4

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.