Reseña de ‘Supervivientes: Anomalías cuánticas’

Tras hablar de los tres ciclos de ‘ Los mundos de Aldebarán’ en reseñas anteriores ( Aldebarán , Betelgeuse y Antares ) , hoy terminamos con la obra en solitario de Luiz Eduardo de Oliveira, ‘Leo’ publicada hasta la fecha por ECC Ediciones. Lo hacemos hablando de `Supervivientes: Anomalías cuánticas´, el último tomo que recopila los cinco números publicados en Francia por Dargaud desde Enero de 2011 hasta Marzo de 2017. En España lo tenemos en tiendas desde Noviembre del pasado año a un precio de 26€ y en el mismo formato que los anteriores.

El autor brasileño de 73 años, afincado en el país vecino desde los 80, se encargó de escribir, dibujar y entintar todos los números, que alternó con los últimos de `Antares` y de ´Namibia´, su colaboración con el guionista francés Rodolphe. A finales de Marzo, ECC también publicó otra obra (`Tierras lejanas`) con guión suyo y dibujante francés, en este caso Frank Picard, más conocido como Icar. Publicada en Francia entre 2009 y 2012, es otro ejemplo de lo prolífico que sigue siendo el veterano autor.

La nave espacial Tycho Brahe viaja al planeta Aldebarán para llevar colonos cuando sufre una avería en el espacio y se desintegra. Por suerte, uno de los pilotos logra escapar en una nave de salvamento con doce jóvenes a bordo. El piloto no logra sobrevivir pero ellos llegan sanos y salvos a un planeta desconocido. Los doce jóvenes son de distintas nacionalidades: Manon, una chica francesa, no tardará en revelarse como la líder natural del grupo, pero también hay varios americanos, unos hermanos marroquíes, una alemana, un brasileño, un italiano…

La nave termina en una selva virgen que enseguida les obligará a hacer honor al título del cómic, ya que tendrán que arreglárselas para sobrevivir. La organización del grupo, la toma de decisiones y la gestión de las pocas armas de las que disponen serán motivo de los primeros enfrentamientos. Más tarde descubrirán que no son los únicos en su situación y que hay más seres de otros planetas que han terminado allí por circunstancias parecidas. También tendrán que enfrentarse a la peligrosa fauna local y todo ello mientras asumen el duro golpe que supone su nueva situación.

La otra parte del título, que habla de anomalías cuánticas, se refiere a una de las novedades de ´Supervivientes´respecto a los otros ciclos de ´Los mundos de Aldebarán´. Y es que Manon y sus compañeros se verán afectos por unas extrañas ventanas temporales que les hacen viajar en el tiempo, haciendo su aventura más difícil todavía. Por último, comentar que aunque cuenta una aventura totalmente independiente, el cómic está ubicado en el mismo universo y hasta se menciona a nuestra querida Kim Keller, dejando al lector con ganas de un futuro encuentro entre ambas protagonistas femeninas.

Si ‘Aldebarán’ me encantó y cada uno de los siguientes ciclos me gustaba incluso más que los anteriores, con ‘Supervivientes’ se rompe esa tendencia. Sigue teniendo todos los puntos fuertes de la saga: aventuras cargadas de mensaje y ciencia-ficción con un dibujo espectacular. El problema es que, por primera vez, no aporta nada nuevo con respecto a los anteriores y, lo que es peor, algunos elementos comienzan a resultar bastante repetitivos y a cansar. Lo más interesante posiblemente sea la trama coral al principio, pero los personajes y las tramas recuerdan demasiado a los de ciclos anteriores.

Luiz Eduardo de Oliveira, también conocido como Leo, es un dibujante y guionista de historietas brasileño, nacido en Río de Janeiro el 1 de enero de 1944. Estudió ingeniería mecánica y, tras residir en Brasil, Chile —lugares que tuvo que abandonar por motivos políticos— y Argentina, regresó a su país natal, donde se inició como ilustrador. Tras su marcha a Francia en 1981, decidió dedicarse al mundo del cómic. En este campo empezó realizando pequeñas historietas en publicaciones como ‘L’Echo des sabanes’ y ‘Pilote’. En 1988 empezó una intensa colaboración con el guionista Rodolphe, con el que realizó la serie ‘Trent’, cuyo protagonista era un miembro de la policía montada de Canadá; así como la serie ‘Kenia’, de corte fantástico.

Supervivientes: Anomalías cuánticas

En su viaje al sistema de Aldebarán, la astronave Tycho Brahe sufre una avería inexplicable y se desintegra en medio del espacio. Un puñado de viajeros logra escapar en una nave de salvamento que se dirige hacia un destino incierto en un planeta inexplorado. Una vez allí, los supervivientes jugarán a Robinson Crusoe en un mundo de una complejidad y una vitalidad asombrosas.

Tras Aldebarán, Betelgeuse AntaresLeo (Kenia, Namibia) retoma el universo argumental de la célebre saga de ciencia ficción Los mundos de Aldebarán. En los cinco álbumes que integran Supervivientes: Anomalías cuánticas -íntegramente recopilados en el presente tomo- el historietista brasileño relata un ciclo paralelo fiel a la esencia de la saga: protagonismo colectivo, exotismo, misterio, suspense y fantasía a raudales.

Supervivientes

¡No te vayas sin comentar!