El Videoclub: Antboy, el pequeño gran superhéroe

AntboyTodo seguidor de esta web que se precie de serlo ha tenido que oír hablar del Hombre Hormiga de Marvel: miembro fundador de los Vengadores, capaz de cambiar su tamaño a voluntad y de comunicarse con los insectos, además de uno de los hombres más inteligentes del mundo y un ocasional maltratador. En el mundo del séptimo arte, hemos podido ver al segundo portador del uniforme del Hombre Hormiga lucirlo en las películas ‘Ant Man’ (2015) y ‘Capitán América: Civil War’ (2016). Además, volveremos a verlo este verano en el filme ‘Ant Man y la Avispa’. Pero, ¿qué hay del superhéroe Antboy? ¿Tiene alguna relación con Marvel o con el Hombre Hormiga? Puedes desvelar esta y otras preguntas si continuas leyendo los siguientes párrafos.

Lo cierto es que la respuesta es negativa. Antboy no tiene nada que ver con la Casa de las Ideas ni, por lo tanto, con uno de los miembros fundadores de los Vengadores. Y es que, en realidad, este peculiar superhéroe ha surgido de la imaginación de Kenneth Bøgh Andersen, quien lo ha convertido en protagonista de una popular saga de libros juveniles, tal y como demuestra la imagen que acompaña a este artículo. Llegados a este punto, podemos decir que hemos dado con la única similitud entre este personaje y el Hombre Hormiga de Marvel, ya que los dos han conseguido dar el salto al celuloide. En el caso del protagonista de este artículo, nos referimos a la película ‘Antboy, el pequeño gran superhéroe‘, de la cual ya hicimos mención en su momento, tal y como se demuestra en este enlace.

Este filme danés, rodado en 2013, cuenta con menos de hora y veinte minutos de duración y está dirigida por Ask Hasselbalch. En el reparto podemos destacar a Oscar Dietz (como Pelle Nøhrmann / Antboy), Nicolas Bro (en el papel del Doctor GæmelkråPulga), Samuel Ting Graf (que da vida a Wilhelm), Amalie Kruse Jensen (en el papel de Ida) y Cecilie Alstrup Tarp (que encarna a Amanda).

El joven Pelle Nøhrmann se siente invisible para el resto del mundo, y sobre todo, para Amanda, su amada compañera de clase. Pero, todo cambia cuando, accidentalmente, es mordido por una hormiga modificada genéticamente (¿os suena de algo?) y descubre que tiene la fuerza, el olfato y la potente mordida proporcionales del insecto, además de las capacidades de pegarse a los objetos, de trepar paredes y de mear ácido. No obstante, cada cierto tiempo, debe recargar sus poderes consumiendo azúcar. Ayudado por su nuevo amigo Wilhelm, fanático de los superhéroes, Pelle decide usar sus nuevos dones para combatir el crimen bajo el nombre de Antboy. Sin embargo, las cosas se complican cuando debe hacer frente a su mayor reto: detener al malvado Pulga, que ha secuestrado a su querida Amanda.

Aunque el personaje haya surgido de las páginas de un libro, en lugar de hacerlo de un cómic, la influencia del noveno arte a lo largo de toda la trama es bastante notoria. Para comprobarlo, solo tenemos que echar un vistazo a los títulos de crédito iniciales, que están realizados de tal manera que parece que estemos hojeando un tebeo. Además, hay alusiones a diversos nombres de superhéroes, tanto de DC como de Marvel, incluido Ant Man (alter ego que Pelle no puede adoptar, porque Wilhelm le dice que ya está cogido).

Sin embargo, si hay un superhéroe homenajeado en este filme, ese es Spiderman, tal y como se demuestra en el hecho de que Pelle consigue sus poderes al ser mordido por el mismo bicho del que luego decide adoptar el nombre, como ya hemos mencionado anteriormente. Sin olvidarnos de cuando la mano del protagonista se queda pegado, accidentalmente, a un cartón de leche, algo muy similar a lo ya visto en las películas del arácnido. Por otra parte, el hecho de que Pelle lleve en el traje de heroe un cinturón lleno de bolsillos nos puede recordar al que utiliza Batman, aunque el de Antboy es usado para guardar chocolatinas, y así poder recargar sus poderes en cualquier momento, en lugar de bat-artefactos.

No hay que llevarse engaños, ya que está claro que la película está destinada, principalmente, a un público infantil, y como tal hay que valorarla. No obstante, es justo reconocer que la trama no intenta, en ningún momento, burlarse de la inteligencia del espectador. Además, las motivaciones del villano tienen su grado de profundidad, en lugar de tratarse de un tipejo medio tonto, o con secuaces bobos, que quiere llevar a cabo su malévolo plan porque sí. Ambos aspectos son de agradecer en un producto como este.

Aunque la película tiene un final cerrado, se dan algunas insinuaciones de que pudiera ser el pistoletazo de inicio de una saga cinematográfica. De hecho, debido al éxito de esta primera entrega y de las novelas de Kenneth Bøgh Andersen, se llevaron a cabo los rodajes de ‘Antboy 2: La venganza de la Furia Roja‘ (2015) y de ‘Antboy 3‘ (2016).

En resumidas cuentas, se trata de una película corta, con ciertos momentos divertidos, que no te obliga a pensar, lo que la convierte en una opción más que correcta para pasar un rato entretenido en el sofá de casa.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.