Reseña de ‘El largo y tortuoso camino’

Astiberri edita El largo y tortuoso camino
El libro publicado por Astiberri

La carretera, escenario mítico por excelencia. Las historias de descubrimiento y kilómetros conforman un universo de perdedores y peregrinos, personajes en el filo, en los márgenes de la sociedad. Keruak marcaba la senda con la publicación de ‘En el camino’ en 1957, y dotaba a las bases del género del inconfundible halo de romanticismo que suele acompañar a estos relatos. No son pocas las ocasiones en las que hemos visto variaciones sobre el mismo tema dentro de un modelo que se resiste a desaparecer, reconvertido con los años es una especie de western marginal. El cómic tampoco es ajeno a las posibilidades de estas odiseas modernas, y ‘El largo y tortuoso camino’ es muestra de ello. 

Rubén Pellejero y Christopher aúnan talentos para contar la historia de un hombre gris enfrentado a su pasado. Ulysse, se llama nuestro protagonista, nombre clave y nada inocente que deja claro el eco mitológico de aquel gran viaje que es el principio de todos. El regreso a ítaca resuena en toda aventura que se precie de serlo, incluso en esta pequeñez en la que el protagonista se ve empujado. El más prosaico de los héroes se envuelve en la nostalgia para encontrarse con un hombre al que jamás conoció del todo: su propio padre. 

El punto de partida es un entierro. Ulysse acude a recoger, de mala gana, las cenizas de aquel padre malhumorado y autoritario con el que hacía años había perdido la relación. Las cenizas no vienen solas. Incluyen la petición expresa para que las cenizas se arrojen en la isla de Wright, donde, años atrás, este padre oscuro y enfadado vivió experiencias definitivas durante su juventud. Muy a su pesar, y tras dar muchas vueltas, el protagonista decide poner rumbo a la isla, al volante de la vieja furgoneta Volkswagen guardada durante años en el garaje de la casa familiar.

Ulysse reconstruye el viaje del padre, con todos los desconocidos recovecos que han permanecido ocultos, fabricando memorias del hombre que ahora es ceniza. Ese hombre que jamás conoció, y que escondía un pasado sorprendente, lleno de pasión, amor, desencuentros, derrotas y rock and roll. Cada parada es el encuentro con la historia del padre ausente, de la madre y sus tristezas, de las tragedias y alegrías que conforman el relato familiar que Ulysse ignoraba.

Al mismo tiempo que Ulysse se reconcilia con la figura del padre, se mira al espejo. Los kilómetros de ‘El largo y tortuoso camino’ pasan de ser una incómoda losa a toma de conciencia acerca del propio recorrido en el periplo vital del protagonista. Las relaciones que ha establecido con los seres cercanos, la estela dejada por la muerte de su madre, la debilidad del matrimonio convertido en prisión emocional y excusa barata para la inoperancia, y tantos otros encontronazos con la realidad se mezclan con la peripecia, en ocasiones surrealista, del camino como metáfora de la experiencia trascendente.

Viñeta de El largo y tortuoso camino
En la carretera

‘El largo y tortuoso camino’ recoge la tradición de la “road movie” para contar una historia entrañable y humana, repleta de nostalgia de aquella época en la que el mundo cambiaba a trompicones, más rápido de lo que muchos quisieran. Los años 70 enmarcan aquella juventud perdida del padre de Ulysse, tiempo en el que todos querían ser héroes. Sueños de rock and roll, drogas alucinógenas, carretera y manta, la idea del prometedor mañana sobrevolando a la juventud que rompía las cadenas con el mundo de sus padres… ‘El largo y tortuoso camino’ pone la mirada en la memoria que arrastra como una fuerza de la naturaleza la realidad conformista y adormecida de Ulysse.

Para tan particular viaje, Ulysse no está solo. Personajes sacados del pasado de su padre se unirán a su aventura, dando peculiar colorido a las mil vicisitudes que harán frente en ‘El largo y tortuoso camino’. Algo anacrónicos, quizá perdidos en la nostalgia de aquella época que no volverá, los años han hecho mella en lo físico, pero no en el inquebrantable espíritu de los que un día fueron jóvenes dispuestos a cambiar el mundo. En el trayecto, varios cambios de ritmo, que van desde lo costumbrista a los tintes de gótico rural, lanzado contra el lector a ritmo de rock and roll.

Y es que la música es elemento primordial para entender la propuesta de Rubén Pellejero y Christopher. Cada capítulo se acompaña de la canción correspondiente, clásicos del rock por antonomasia, que marcan los cambios de intensidad de este viaje. Los Stones, Dylan, Grateful Dead, Free o King Crimson son compañeros de viaje y tan protagonistas como lo puedan ser los seres que se mueven por la viñeta. 

En ese sentido, hay otra voz, invisible, que se transforma en pilar básico de la narración: la del propio padre, que narra en primera persona sus vivencias, y arroja algo de luz a la nublada visión de Ulysse sobre su propia familia. Es entrañable la forma de construir la relación por parte de los autores cuando uno de ellos es simplemente la voz del pasado, el eco de una vida que ha permanecido ensombrecida por la tristeza y la pérdida.

El arte de ‘El largo y tortuoso camino’ es una gozada, capaz de aunar la sencillez por el gusto en el detalle, en la construcción de ambientes y la genial caracterización de los protagonistas. El dinamismo de la carretera se empapa de melancolía, y la narración tiene el empuje de un riff de guitarra. El uso del color es la herramienta perfecta para establecer la coherencia temporal de cada línea dramática, e incluso se juega con este mismo elemento para algún episodio onírico de gran fuerza. Sin perder ni por un segundo la identidad de la obra, ofrece suficientes matices y variaciones para que cada página sea una sorpresa. La belleza de lo pequeño transformada en una historia más grande que la vida.

Ulysse
La crisis de los cuarenta

He disfrutado mucho con la lectura de las aventuras de Ulysse. Un auténtico cretino, sí, pero que, de manera intencionada, me temo, por parte de los autores, puede recordarnos a aspectos de nuestra propia vida, en ocasiones más gris de lo que queremos admitir. Es un canto a la libertad, a la posibilidad de cambio, a la complejidad de las relaciones humanas, al triste momento de decir adiós, a la amistad irrompible a pesar del tiempo y las circunstancias. ‘El largo y tortuoso camino’ queda como kilómetros de carretera, sí, pero también de alma.

‘El largo y tortuoso camino’ se edita en España de la mano de Astiberri, editorial que es sinónimo de elegancia y calidad en sus publicaciones. Este libro no podía ser menos, encuadernado en cartoné y presentando una excelente calidad de papel. A todo color, en su interior os espera el viaje de Ulysse narrado en 184 páginas, que podrás encontrar en tu librería favorita al precio de 28 euros.

Rubén Pellejero

Rubén Pellejero tiene a sus espaldas una larga trayectoria como dibujante de cómics, y ha ejercido su profesión tanto en España como para el mercado francés. Debuta en el mundo de la viñeta en la legendaria revista ‘Cimoc’, y, con el tiempo, crea para la revista ‘Cairo’ el que será uno de sus personajes emblemáticos, Dieter Lumpen. En los últimos años se ha dedicado en exclusiva a su colaboración con editoriales francesas, y, entre otros trabajos de importancia, es el encargado del arte de los nuevos álbumes del mítico Corto Maltés.

Ulysse, un cuarentón de vida gris y apagada, emprende a regañadientes un viaje tras los pasos de su fallecido padre: este último le ha pedido en una carta que, siguiendo su periplo de juventud, esparza sus cenizas por la isla de Wight, en Inglaterra, donde se celebró el mítico festival de 1970 que le cambió la vida… y que está a punto de cambiar la de su hijo.

El guionista francés Christopher y Rubén Pellejero, el dibujante de Dieter Lumpen y del nuevo Corto Maltés, se lanzan en una road movie con una banda sonora rockera de fondo, donde el protagonista, flanqueado de tres viejos gamberros, amigos de su padre, irá descubriendo quién era esa persona autoritaria con la que apenas tenía relación y, sobre todo, se irá conociendo a sí mismo.

Ver en Whakoom

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.