Reseña de ‘Gigantic’

Gigantic

Godzilla en el Show de Truman

Raro es el mes en el que Norma Editorial no nos traiga algún título en el que figure el nombre de Rick Remender como guionista, y como muestra aquí tenemos una de sus últimas obras publicadas en nuestro país: ‘Gigantic’.

Gigantic
Portada del número #4 de la serie limitada ‘Gigantic’

Mechas, kaijus y reality shows

Los monstruos gigantescos que arrasan ciudades y se enfrentan a grandes construcciones humanoides es un concepto que lleva en nuestra cultura mucho tiempo, aunque tal vez sea la figura de Godzilla la que más popular ha hecho a este subgénero, al menos en lo que a las salas de cine se refiere. Otros importantes referentes serían Maginzer Z, los Power Rangers o más recientemente películas artificiosas como ‘Pacific Rim’ o la muy olvidable saga de ‘Transformers’. Tal vez no veamos aquí productos de gran calidad, pero la idea es tan potente que muchos creadores se han acercado a ella tratando de darle una vuelta al concepto original para ofrecer algo realmente grande. Y así es como el señor Rick Remender se mete en un proyecto como ‘Gigantic’…

Gigantic
La ciudad de San Francisco no estaba preparada para un turista de este tamaño

¿Y de que va todo esto? ¿Cuál es esta vez la excusa para ver a gigantes dándose mamporros en centros urbanos mientras el ejercito los bombardea? Pues, como todas las ideas de Remender, se trata de algo bastante loco. Una tarde de un día cualquiera en San Francisco aparece de la nada un gigantesco robot antropomórfico que, debido a su enorme tamaño, deja un número obsceno de cadáveres y estructuras destruidas a su paso.

Muy pronto descubriremos que este nuestro protagonista, Gigantic, no es más que un minúsculo engranaje de un galáctico imperio alienígena que mantiene a sus masas adormecidas y en calma, como buenos consumidores pasivos, a través de la telebasura. Las luchas entre las distintas potencias mediáticas del universo son muy cruentas, y los reality shows son la última moda en las pantallas de la galaxia.

Y es que, en realidad, nuestras vidas en el planeta Tierra no son más que vanales programas de entretenimiento para que millones de seres pasen el rato delante de sus televisores de última generación. No somos conscientes de que la tecnología que permite grabar cada segundo de nuestra existencia está a nuestro alrededor… o al menos no lo eramos hasta que la llegada de Gigantic en su huida de esa descorazonadora sociedad acaba por darnos un bofetón de realidad en toda la cara. Una realidad que parece próxima a acabarse, ya que lamentablemente los índices de audiencia de nuestro planeta están cayendo en picado, y ya sabemos lo que eso significa en ese mundo de pirañas que endiosan y aplastan a sus estrellas…¡la cancelación definitiva!

Gigantic
Caos, caos por todas partes…

El toque Remender

La historia se apoya en gran medida en una trama aparentemente sencilla y cargada de clichés para mostrar las grandes batallas entre mechas y kaijus que hacen las delicias de muchísima gente. Como fondo, tenemos esa crítica bastante evidente a la sociedad consumista occidental, ajena a los problemas reales del mundo, que se conforma con el “panem et circenses” ofrecido por los líderes para mantenerla en calma. Y tampoco se olvida de la telebasura y su peculiar y ruin forma de mantenerse en el candelero día tras día, a base de pervertir la moralidad existente con el único fin de lograr mejores índices de audiencia. No hay límite o frontera que no se pueda traspasar en la televisión con tal de ser más popular, algo que tristemente en este cómic no está demasiado exagerado, sino que es hasta cierto punto un reflejo fiel de la forma en la que funcionan las cosas hoy en día.

Gigantic
La mente maestra que se oculta en la sala de producción

Más allá de la curiosa mezcla de géneros e ideas, ‘Gigantic’ no es una obra que brille por la originalidad de su planteamiento ni por su desarrollo. Sin embargo, tiene “eso” que Remender suele poner en sus historias, esa total ausencia de preocupación por conformar una trama que se atenga a ciertas reglas manteniendo una clara separación entre lo que está bien y lo que está mal. En los cómics de Remender los chicos buenos pueden hacer cosas muy malas, y la gente que menos se lo merece es la más propensa a sufrir grandes desgracias. A este acierto hay que sumar cierto giro argumental que llegará al final del segundo acto, que hará que el lector levante una ceja de asombro, añadiendo a la narración ese toque de pimienta que una historia tan plana como esta necesitaba.

Pero no todo son halagos al trabajo del guionista. Bien por un acuse de agotamiento o bien por las prisas de acabar con la obra, al final de la historia Remender muestra su peor cara, con unos diálogos faltos de naturalidad y unos monólogos internos que se reducen a explicar lo que el cómic no es capaz de hacer mediante el dibujo. Y tal vez esto deje a muchos con un sabor agridulce al llegar a la última página…

Gigantic
¡Huid, insensatos!

A lo Michael Bay

Una de las cosas que más me desagrada de películas como la ya mencionada ‘Transformers’ es cuando llega el momento de las espectaculares escenas de lucha en las que se han gastado millones de dolares y yo apenas me entero de lo que está pasando. Todo ese artificio de efectos visuales luchando por llegar cada centímetro de pantalla con espectacularidad me resulta tan abrumador y confuso que me pierdo. Y algo parecido ocurre con ‘Gigantic’.

Eric Nguyen y Matthew Wilson realizan una trabajo bastante correcto, pero para mí esta obra pide a gritos a un dibujante con un estilo similar a Geoff Darrow o Juan José Ryp, alguien especialmente dotado para poner un montón de cosas en la página y que el lector sea capaz de verlas todas en su conjunto y disfrutarlas sin estar preguntándose qué demonios está pasando en la historia.

Por último, mención especial para las maravillosas portadas de la serie, que nos recuerdan obviamente a las películas de la productora japonesa Tōhō, toda una declaración de intenciones.

En lo referente a la edición, hay que decir que este volumen de ‘Gigantic’ presentado por Norma Editorial tiene un formato de tapa dura con un tamaño de página de 17 x 26 cm. El tomo contiene 128 páginas a color e incluye la traducción de los cinco números de los que consta la miniserie ‘Gigantic’ de Dark Horse, así como las portadas originales de cada uno de los números contenidos. El precio de venta recomendado es de 18 € y se puso a la venta en febrero de 2018.

Gigantic

Rick Remender

Es un guionista de cómic que, en sus inicios, trabajó en películas de animación como ‘El gigante de hierro’ o ‘Titán A.E.’. En 1998 formó equipo con Harper Jaten y Rory Hensly para crear el cómic de humor absurdo ‘Captain Dingleberry’. Más tarde, a principios de los 2000, co-crearía y dirigiría la serie de animación ‘Swing Town’ para Wild Brian Animation.

A partir de entonces se sumergió de lleno en el mundo del cómic y empezó a publicar obras como ‘Fear Agent’, ‘Sea of Red’ y ‘Strange Girl’ con Image Comic. Pasó por un one-shot de ‘Red Sonja’ y ‘The End League’ para Dark Horse Comics entre otras mucha obras antes de llegar a Marvel, donde fue co-autor de ‘Punisher War Journal’ con Matt Fraction y donde publicó la serie ‘Uncanny X-Force’.

‘Gigantic’

ISBN / ISSN: 9788467928730

Una historia de género kaiju con las sorpresas del gran Rick Remender.

Una bonita tarde en San Francisco se convierte de repente en un infierno cuando un alienígena gigantesco aparece de la nada y empieza a sembrar el caos pisoteando edificios y ciudadanos. ¿Quién es este gigante? ¿Y quiénes son esos extraños alienígenas que le atacan? Todo parece ser un simple espectáculo para una población de extraterrestres cuyo único entretenimiento es la violencia y la muerte de los demás.

Rick Remender (Ciencia Oscura, Low) se une a Eric Nguyen (X-Men, Sandman Mystery Theater) y Matthew Wilson (The Wicked + The Divine) para darle una vuelta de tuerca al género kaiju y de paso hacer una crítica a la industria del entretenimiento.

Guion: Rick Remender

Dibujo: Eric Nguyen y Matthew Wilson

‘Gigantic’

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.