Reseña de ‘The Wicked + The Divine 3: Suicidio comercial’

The Wicked The Divine

Muere joven y deja un bonito cadáver

La serie de Image Comics ‘The Wicked + The Divine’ ha tardado mucho en llegar a ser publicada en nuestro país, tanto que muchos pensaron que no la llegarían a ver y se quedaría inédita. Por suerte, Norma Editorial fue lo suficientemente hábil como para hacerse con los derechos de esta obra y ahora la están publicando a un ritmo bastante satisfactorio, gracias al amplio margen que tienen a día de hoy con respecto al mercado americano. Y de esta forma ha llegado hace poco a nuestras tiendas el tercer volumen de esta serie, titulado aquí como ‘The Wicked + The Divine 3: Suicidio comercial’

The Wicked The Divine
Portada del número #13 de la serie ‘The Wicked + The Divine’

Conoce al Panteón

Tras los dos primeros tomos nos encontramos con una situación bastante revuelta en el entorno de los dioses del Panteón. Lucifer ha muerto, Innana ha muerto y Laura, justo después de ser reconvertida en Perséfone, también ha muerto. Nosotros, como lectores, sabemos perfectamente de quién es la mano que está detrás de estos asesinatos. Pero para el resto del mundo, la cosa no está nada clara, y el tipo sobre el que recae la ira del resto de dioses (no sin cierta razón) es Baphomet, y por extensión Morrigan, que actúa como su responsable.

En mitad de este caos, la serie detiene levemente su ritmo para que podamos conocer más de cerca a alguno de los dioses por los que millones de adolescentes suspiran, estas estrellas del pop divinas que esperan a que la muerte les llegue, a más tardar, en dos años. Si lo piensas bien, no distan mucho de los ídolos mediáticos del mundo real, ¿verdad? Tal vez por eso sea que en los diseños del dibujante Jamie McKelvie podemos encontrar parecidos razonables con ciertos personajes reales…

The Wicked The Divine
Tara, quizás tocar la guitarra no es lo que tu público espera de ti…

Conoceremos a Tara, alguien que lucha por ser querida y admirada por quién es realmente en su interior, más allá de su condición divina. Lamentablemente, al público que se rinde a sus pies cuando actúa como la diosa que es no le importa lo más mínimo lo que se oculta debajo de su máscara, y eso es lo que la atormenta y hace de su existencia algo insoportable.

Y también sentiremos el dolor y la furia de Baal por la pérdida de su amado. Su personalidad impulsiva le hace muy fácilmente manipulable, mientras que Woden, quizás el más misterioso de todo el grupo (no en vano todavía no hemos visto su rostro), actúa tal y como se espera de él a pesar de conocer la verdad: sí, Woden sabe quién ejecutó al juez que juzgaba a Lucifer, un hecho que desencadenó toda la violencia con la que se está lidiando ahora. Woden ve los hilos, pero no hace nada para cortarlos…

Por su parte, Amaterasu tiene mucho que resolver con una de las diosas de más reciente creación, Urdr, la anteriormente periodista conocida como Cassandra Igarashi. Y Minerva demostrará que para ser la diosa de la sabiduría, aún tiene mucho que aprender sobre la vida y la muerte.

The Wicked The Divine
Y así es el despertar de una estrella del pop hoy en día

En cuanto a Sahkmet, esta diosa es sin duda la que más lejos lleva eso de vivir como una estrella del pop endiosada. Sin límites, sin inhibiciones, sin reparar en gastos físicos, mentales o materiales. Ni siquiera Keith Richards podría llevar un tren de vida como el de esta chica…

Visualmente disperso

Habría que preguntar a los autores si cuando decidieron bautizar a este tercer arco argumental de su serie ‘Suicidio comercial’, esto iba con segundas intenciones. Y es que la variedad artística con la que nos encontramos en este tomo no ha dejado contento a todo el mundo, haciendo que muchos de los lectores que no estaban del todo comprometidos con esta historia aprovechen este hecho para bajarse de la serie.

Tal vez sea porque a Jamie McKelvie le costaba seguir el ritmo de publicación o tal vez porque la historia que este y el guionista Kieron Gillen querían contar en este arco argumental pedía trabajar con distintos estilos, pero el caso es que en esta ocasión vamos a tener colaboradores llegados del cómic independiente tales como Kate Brown, Tula Lotay, Stephanie Hans, Leila Del Duca, Mat Lopes y Brandon Graham.

The Wicked The Divine
El estilo de Kate Brown rompe bastante con lo que habíamos visto hasta ahora en la serie

El resultado de esta gran colaboración es un tomo con un crisol de estilos, para todos los gustos. Se nota mucho el tono independiente de los artistas implicados, aunque en algunos casos su estilo encaje bastante bien con el que tenía la serie hasta el momento. En otros, como es el caso de Kate Brown, que abre el tomo, se trata de algo tan rompedor con lo anterior, con influencias del manga más infantil, que puede dejar insatisfechos a algunos lectores.

Sea como sea, en el siguiente arco argumental, que la gente de Norma Editorial tendrá a bien traer más pronto que tarde a nuestro país, recuperamos la rutina de siempre, con Gillen, McKelvie y el colorista Matthew Wilson como únicos responsables de la serie.

Y el concierto acaba de empezar…

Por si alguien cree que esto es tan solo la calma que precede a la tormenta que será ya la recta final de la serie, hay que aclarar que la serie ha hecho poco más que empezar. Con este tomo llegamos hasta el número #17 de la serie, cuyo número #38 está anunciado para ser puesto a la venta a primeros del mes de julio en Estados Unidos. Aún queda mucho camino por recorrer, muchas preguntas por responder y seguramente muchos dioses por morir. La corta vida de nuestros protagonistas todavía tiene que dar mucho de sí, y el significado de su propia existencia y su propósito es algo que probablemente los autores van a explorar con mayor detenimiento en futuras entregas. Mientras tanto, olvidad preguntas como cuándo va a llegar el final de todo esto y concentraos en disfrutar el camino…

En lo referente a la edición, hay que decir que este tercer volumen de ‘The Wicked + The Divine’ presentado por Norma Editorial mantiene las mismas características que los anteriores tomos de esta colección, siendo así de formato de tapa blanda con un tamaño de página de 17 x 26 cm. El tomo contiene 192 páginas a color e incluye la traducción de los números del #12 al #17 de la edición americana de ‘The Wicked + The Divine’, además de las portadas de cada uno de los números contenidos. El precio de venta recomendado es de 19 € y se puso a la venta en febrero de 2018.

The Wicked The Divine

Kieron Gillen

Nacido en 1975, Kieron Gillen es un guionista de cómics famoso por su etapa en Marvel. Comenzando como periodista escribiendo para la prensa más prestigiosa de Estados Unidos como ‘The Guardian’ o ‘Wired’ como especializado en la tecnología y los videojuegos, Gillen tardó en saciar su ansia de querer escribir historias a través de los cómics.

La primera obra en la que estuvo implicado fue ‘Phonogram’ para Image Comics. No tardó en hacerse famoso gracias a esta historieta, por lo que fue contratado por Marvel para el desarrollo del one-shot ‘Newuniversal: 1959’ en 2008. Poco después llegó su gran oportunidad al sustituir a Straczynski en ‘Thor’, colección que escribió hasta 2012 mientras trabajaba para otras como ‘X-Men’. Desde 2013, se encarga de ‘Iron Man’ además de otras publicaciones que le van encargando.

The Wicked The Divine

‘The Wicked + The Divine 3: Suicidio comercial’

ISBN / ISSN: 9788467929331

Artistas invitados desvelan los secretos del Panteón.

En este volumen especial de la serie superventas de Gillen y McKelvie se reúnen historias sobre los distintos dioses del panteón, dibujadas por varios artistas de la nueva ola del cómic independiente: Kate Brown, Tula Lotay, Stephanie Hans, Leila Del Duca, Mat Lopes y Brandon Graham.

Guion: Kieron Gillen

Dibujo: Jamie McKelvie, Matthew Wilson, Kate Brown, Tula Lotay, Stephanie Hans, Leila Del Duca, Mat Lopes, Clayton Cowles y Brandon Graham.

‘The Wicked + The Divine 3: Suicidio comercial’

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.