Crítica de ‘Jurassic World: el reino caído’

Crítica de ‘Jurassic World: el reino caído’

Recuerdo perfectamente el día que fui al cine a ver ‘Parque Jurásico’ en aquel ya lejano 1993. Aunque no teníamos los medios de que disponemos ahora procuré leer todo lo que pude sobre la película: la novela de Michael Crichton, por supuesto, todos los reportajes que se publicaron en las revistas de entonces e, incluso, parte del guión que pudimos conseguir. Es decir, sabía prácticamente todo lo que iba a pasar en la película y, aun así, la obra de Spielberg me entretuvo y me emocionó. No puedo decir lo mismo de ‘Jurassic World: el reino caído’.

No me malinterpretéis, esta nueva entrega del parque de dinosaurios es muy entretenida y está muy bien hecha técnicamente (hay más dinosaurios que nunca y están realmente bien hechos). Es la película ideal para ir a pasar un buen rato en el cine… dejando el cerebro en la entrada, eso sí.

‘Parque Jurásico’, pese a lo que la nostalgia nos puede hacer parecer, no deja de ser una película de aventuras. Punto. No es una obra maestra del cine ni una de mis 20 películas favoritas (en un ranking de calidad objetiva). Sin embargo, está construida sobre unos cimientos totalmente estables: un buen guión. Y eso es en lo que falla ‘Jurassic World: el reino caído’.

Cada vez que “entramos” a una de estas películas (fantásticas, ciencia ficción, etc.) abrimos nuestra mente (y nuestro corazón) porque queremos transportarnos a ese mundo. Por eso suspendemos nuestra credibilidad y aceptamos que se pueden clonar dinosaurios desde un fósil conservado en ámbar. Lo que nuestro cerebro no puede aceptar es que los guionistas se burlen de nosotros, bien por vaguedad, bien por ineptitud.

Crítica de ‘Jurassic World: el reino caído’
Todos los que me conocéis (aunque sea a través de mis críticas) sabéis que siempre hago hincapié en lo mismo: la parte más importante de una película es el guión. Un mal director puede hacer un buen trabajo con un buen guión, pero un buen director no puede hacer nada con un mal guión, y eso es lo que le ha pasado a Bayona que, a pesar de sus esfuerzos, no puede levantar una historia que no se sostiene en absoluto.

Los problemas son varios: varias tramas que no son desarrolladas y que, incluso, son olvidadas por los guionistas; personajes que son totalmente unos clichés; una escandalosa falta de ganas de hacer las cosas bien por parte de los guionistas Trevorrow y Connolly…

El problema más evidente es, como digo, su incapacidad para desarrollar debidamente todos los temas que presentan y que, en principio, resultan muy interesantes. No solo eso, estos temas están incluidos en la trama de una forma nada natural, resultando muy forzado, con lo que la película avanza a trompicones. Un ejemplo (sin spoilers): con el personaje de Maisie y su origen nos prometen una historia realmente interesante, tratando un tema sensible y apasionante. De hecho se nos va presentado a este personaje poco a poco, creando en nosotros una expectación que finalmente no se nos da: se nos explica brevemente para, de forma inmediata, pasar a una espectacular escena de acción que pisotea el tema cual estampida de dinosaurios, olvidándolo en apenas segundos.

Crítica de ‘Jurassic World: el reino caído’

Otro ejemplo de que estos dos guionistas nos están tomando el pelo y no tenían ninguna gana de trabajar son los numerosos “Deus Ex Machina” que aparecen en la película: hay muchas ocasiones en las que los hechos ocurren porque sí, porque… ¿para qué pensar un poco en idear una escena con algo de sentido si, sencillamente, podemos hacer que en el último momento aparezca un dinosaurio cualquiera para salvar a los protagonistas? Vagos.

No puede ser que nos expliquen detalladamente que una de estas criaturas tiene un olfato privilegiado y que, una escena después, este mismo dinosaurio no sea capaz de oler a sus tres víctimas a menos de un metro de su nariz.

¿Y los malvados? Meros clichés. Incluso Owen (Chris Pratt), cuando ve al jefe de los paramilitares (Ted Levine interpretando a Ken Wheatley) le pregunta que si “es el gran cazador blanco”. Su aspecto y su cara le traicionan, tirándonos a la cara cómo es un “malo de manual” y del que, en cuanto lo vemos, ya sabemos qué va a hacer. Mientras que su jefe, el verdadero villano, no tiene más motivación que el dinero. En fin…

Crítica de ‘Jurassic World: el reino caído’

En resumen: una película entretenida, bien hecha en cuanto a efectos pero que no nos dice nada, que no nos emociona y, lo que es peor, es totalmente previsible. Un divertimento de usar y tirar.

Crítica de ‘Jurassic World: el reino caído’Hace tres años queHace tres años que el parque temático y lujoso complejo turístico Jurassic World fue destruido por dinosaurios fuera de control. Isla Nublar ha sido abandonada por los hombres y los dinosaurios sobreviven como pueden en la jungla.

Cuando el volcán de la isla que estaba inactivo entra en erupción, Owen (Chris Pratt) y Claire (Bryce Dallas Howard) ponen en marcha un plan para proteger a los dinosaurios de la extinción. Cuando llegan a la isla, ya inestable por la erupción del volcán, descubren una conspiración que podría convertir nuestro planeta en un lugar con un inmenso peligro no visto desde tiempos prehistóricos.

Chris Pratt y Bryce Dallas Howard vuelven a protagonizar esta nueva entrega. Completan el reparto James Cromwell, Ted Levine, Justice Smith, Geraldine Chaplin, Daniella Pineda, Toby Jones, Rafe Spall, con BD Wong y Jeff Goldblum.

Dirigida por J.A. Bayona (Lo imposible, Un monstruo viene a verme, El orfanato), el guión es de Colin Trevorrow, el director de Jurassic World, coescrito con Derek Connolly.

Jurassic World se estrena en España el 7 de junio de 2018.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.