Reseña de la edición remasterizada de ‘El Eternauta’

Eternauta

Ciencia ficción clásica desde Argentina

Hay cómics que, por la razón que sea, han dejado una huella imborrable en el mundo del noveno arte. ‘Watchmen’, ‘El Incal’, ‘Maus’, ‘El regreso del Caballero Oscuro’, ‘V de Vendetta’, ‘From Hell’, ‘Sandman’, ‘Predicador’ o ‘La muerte del Capitán Marvel’ son tan solo algunos ejemplos de una lista en la que sin lugar a dudas hay un lugar reservado para ‘El Eternauta’, la obra argentina de Hector G. OesterheldF. Solano López que de vez en cuando nos llega en una nueva edición. Esta vez es el turno de Norma Editorial y la edición remasterizada de este cómic imperecedero.

Eternauta
Luchando contra los invasores alienígenas armado con un rifle y vistiendo un traje de buzo

¿Dónde está Oesterheld?

Hector Germán Oesterheld es probablemente el guionista de cómics argentino más famoso de la historia, y esto es así gracias a su trabajo en ‘El Eternauta’ y en menor medida a otras creaciones como la recientemente publicada en nuestro país ‘Mort Cinder’. Sus abiertas posturas políticas, reflejadas sin remilgos en sus cómics, le ocasionaron no pocos problemas con la censura en su país, algo que quizás le llevó con el paso del tiempo a radicalizar sus opiniones cada vez más, hasta que en un fatídico día de finales de la década de los años setenta fue secuestrado junto a sus hijas por militares fieles al régimen nacional. Y ese fue el último día que alguien de su entorno le vio con vida.

Tal vez en parte debido a su trágica desaparición, ‘El Eternauta’ es considerado a día de hoy casi un tesoro nacional, un reflejo de unos valores morales de los que el autor hacía gala. Y es precisamente eso lo que hace que esta obra siga tan vigente hoy como en los tiempos en los que fue publicada a lo largo de más de cien capítulos en la revista ‘Hora Cero’ a finales de la década de los años cincuenta.

Heredero de H. G. Wells

Puede que sea por la similitud entre las iniciales del guionista y las del escritor H. G. Wells, pero a medida que iba avanzando en la lectura de esta obra no podía sino acordarme constantemente de obras como ‘La guerra de los mundos’ o ‘La máquina del tiempo’. Es curioso que leyendo un cómic veas más similitudes con una novela que con cualquier otro cómic, pero así es. La narración en primera persona, el ambiente opresivo de constante tensión donde el peligro acecha en cada página, la capacidad de maravillar al lector con conceptos de lo más imaginativo, desarrollados en una época en la que la ciencia ficción todavía estaba empezando a consolidarse como género, y tal vez una cierta inocencia científica y argumental propia de los tiempos en los que la obra fue concebida, son aspectos que unen por fuerza estos títulos.

Eternauta

Nuestro protagonista, un hombre de mediana edad con el que podemos imaginar que hasta cierto punto el guionista se identifica (sí, de la misma forma que hacía Wells), es Juan Salvo, ciudadano de Buenos Aires, Argentina. Padre de una niña preciosa, esposo de una mujer a la que adora y próspero pequeño empresario, este hombre pasa al inicio de la narración la tarde de un día cualquiera jugando a las cartas en su salón con tres de sus amigos y vecinos. Qué poco sospecha el giro que va a tomar su vida y la de todo el mundo sobre el planeta en ese preciso momento…

Eternauta

Inesperadamente, en el exterior comienza a nevar. Se trata de una nieve muy extraña, fosforescente. Por suerte, antes de que nadie salga fuera, uno de los amigos de Juan advierte que todo el mundo que está entrando en contacto con los copos de nieve que caen muere de inmediato. A partir de aquí se iniciará una extensa trama con un leve toque de pulp en algunos momentos en la que nuestro improbable héroe vivirá un montón de aventuras, siempre con una invasión alienígena como gran amenaza en el horizonte, que estará en constante evolución, debido probablemente al carácter episódico con el que fue concebida originalmente.

Acción y aventura, pero con corazón

Algo destacable en esta obra es su alma, por llamarlo de alguna forma. La historia nos habla de sucesos imposibles, de alienígenas, de viajes a través del tiempo y el espacio, pero encima de todo esto tenemos unos personajes de lo más humano, apegados ferozmente a la realidad. Y tal vez uno de los grandes aciertos de Oesterheld a la hora de narrar esta historia sea el de hacer llegar al lector las emociones de sus protagonistas. De esta forma, vamos a experimentar la fría lógica y el pesimismo de Favalli, la eterna preocupación de Juan por el bienestar de su familia, el terror en los rostros de las milicias que recorren las calles de Buenos Aires, el arrojo y el tesón de Franco

Adelantado a su tiempo

Es sorprendente para un lector habituado al cómic americano más mainstream encontrarse con una obra de esa época, muy anterior a la aparición de Marvel Comics como tal, que mantiene un tono adulto y nada condescendiente. A pesar de ser una lectura tremendamente densa no peca de contener textos redundantes, sino que todos ellos aportan algo en mayor o menor medida. Se narra con palabras lo que debe narrarse con palabras, de forma abundante, dando así un cierto toque literario al cómic, y el resto se deja por completo a las imágenes.

Eternauta

Y el hecho de que originalmente este cómic fuera publicado en capítulos relativamente cortos es algo que el lector notará a pesar del esfuerzo realizado por recoger toda la obra como un único volumen, ya que nos vamos a encontrar con cliffhangers muy obvios cada pocas páginas, puestos ahí con toda la intención de enganchar al lector para que esperara con ansia el siguiente número de la revista.

En el apartado gráfico, la labor de Solano López es especialmente encomiable cuando hablamos de viñetas con primeros planos de los personajes, ya que es en la caracterización de los rostros donde este artista destaca más que nada. El formato apaisado marca mucho el estilo narrativo de la obra, casi obligando al dibujante a llevar a lo largo de la mayor parte de la obra una estructura de tres filas de viñetas por página, norma que raramente incumple.

Una obra necesaria

Como decía al principio, ‘El Eternauta’ es una obra que forma parte de la historia del cómic y cuya lectura es siempre altamente recomendable. La enorme edición con la que nos podemos hacer ahora lo pone bien fácil para disfrutar de un clásico eterno.

Hay que decir que esta edición remasterizada de ‘El Eternauta’ presentada por Norma Editorial en tiene un formato apaisado de tapa dura con un tamaño de página de 28 x 22 cm. El tomo contiene 368 páginas en blanco y negro. El precio de venta recomendado es de 30 € y se puso a la venta en abril de 2018.

Eternauta

‘El Eternauta’

ISBN: 978-84-679-3145-7

El gran clásico de la ciencia ficción en una edición remasterizada.

Influida por La guerra de los Mundos de H.G. Wells, El Eternauta narra un hecho fantástico: la invasión de Buenos Aires por una raza alienígena conocida ominosamente como “Ellos”. Una tensa epopeya coral repleta de peripecias y personajes asombrosos. A lo largo de la historia, Juan Salvo resiste a los extraterrestres, viaja a través del tiempo y se convierte a su pesar en el legatario último de toda la humanidad.

Norma recupera en una nueva y cuidada edición el gran clásico de Hector G. Oesterheld y F. Solano López, una de las mejores obras de ciencia ficción que ha dado el noveno arte.

Guion: Hector G. Oesterheld

Dibujo: F. Solano López

‘El Eternauta’

1 Comentario

  1. si bien no se puede desligarse fácilmente cada vez q se nombra a Oesterheld (y a su familia) el carácter de “desaparecido” por la dictadura argentina de 1976, cabe aclarar que “el eternauta” (esta primera parte) es del 1957, muy anterior a cualquier tinte político puntual (subersivo, de izquierda, montonero, etc) que por lo general suelen acentuar a la hora de analizarlo. Se celebra esta nueva edición!!!!

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.