Reseña de ‘Moonshine’ volumen 1

Moonshine

Mezclando conceptos

¿Os acordáis de ‘100 balas’, aquella maravillosa obra del sello Vertigo de DC Comics en la que el guionista norteamericano Brian Azzarello y el dibujante argentino Eduardo Risso se tomaban nada más y nada menos que cien números para desarrollar una trama que mezclaba el género negro con el thriller conspiratorio y que fue ganadora de premios Eisner y Harvey? ¿Y quién no? Pues sus responsables han unido sus mentes de nuevo para una nueva serie. Esta información ya es más que suficiente para que yo me interese por ‘Moonshine’, un nuevo título de Image Comics cuyo primer tomo recopilatorio ha llegado a nuestro país de la mano de Planeta Cómic.

Moonshine
Portada del segundo número de la serie ‘Moonshine’

En los tiempos de Al Capone

En la década de los años veinte la enmienda XVIII de la Constitución de los Estados Unidos, la llamada Ley Voltead, triunfa gracias al apoyo de numerosos activistas contra el consumo de alcohol como Carrie Nation que argumentaban que el consumo de esta sustancia llevaba inexorablemente a una degradación de la sociedad americana tanto en sus valores éticos y morales como en su comportamiento y civismo.​

De esta forma, llega la ilegalización de la fabricación, transporte, importación, exportación y venta de alcohol. Esto, que no deja de ser una medida altamente impopular entre ciertos sectores de la población, favoreció la generación de mercados negros y actividades delictivas para conseguir el licor en otros lugares, un campo en el que la demanda era obviamente mucho más alta que la oferta. Y este es el caldo del cultivo para el nacimiento de un crimen organizado como nunca antes se había visto. El alcohol era entonces el equivalente a la cocaína de nuestros días. Grandes imperios criminales desatan guerras violentas, lanzando a la inmortalidad histórica a personajes como Al Capone, Salvatore Maranzano, Giuseppe “Joe The Boss” Masseria o Lucky Luciano. A nadie se le escapará que todos estos apellidos tienen un origen común, y es que la mafia italiana era la que dictaba mayormente las reglas por aquel entonces.

Gángsteres en la noche, nada bueno pueden tramar…

En 1933 la prohibición tocó a su fin, terminando así una época realmente oscura en la historia de Estados Unidos. Oscura para los que la vivieron, pero inspiradora también para generaciones venideras en un montón de novelas, series de televisión y películas que contaban las aventuras de estos villanos de sombrero y gabardina que imponían su criterio a golpe de subfusil Thompson. ‘Los intocables de Elliot Ness’, ‘Boardwalk Empire’, ‘Muerte entre las flores’ y ‘Érase una vez en América’ son tan solo algunos ejemplos de obras ambientadas en esta convulsa época. Y así llegamos a ‘Moonshine’…

Con el espíritu de Yojimbo

Nuestro protagonista será Lou Pirlo (nada que ver a priori con el famoso exfutbolista italiano Andrea Pirlo), un mando intermedio de baja estofa de la mafia que viaja de Nueva York a Virginia para alcanzar un acuerdo con una especie de cacique local llamado Hiram Holt, cuya fama le posiciona como el mejor destilador ilegal de alcohol de todo el estado. En principio esto parece una tarea sencilla con la que el bueno de Lou se va a marcar un buen tanto ante sus jefes, pero ni de lejos está preparado para lo que se va a encontrar allí…

Chicos, cuidado…

En algunos aspectos de tipo conceptual el planteamiento inicial recuerda mucho a ‘Yojimbo’, la película japonesa de 1961 dirigida por Akira Kurosawa y protagonizada por Toshirō Mifune, o más bien en este caso a uno de sus remakes, concretamente aquel dirigido por Walter Hill y protagonizado por Bruce Willis que llevaba por título ‘El último hombre’. Tenemos a un tipo que llega a un pueblo pequeño con toda la intención de prosperar mirando solamente por sus propios intereses, y la cosa se le irá complicando mientras tiene que tratar con jefes mafiosos enfrentados que le pillan en el medio. Pero estas similitudes solo se pueden sacar a partir de ese planteamiento inicial de la obra, porque no tardaremos mucho en descubrir que aquí la cosa va a atreverse a ir mucho más lejos…

Gángsteres, paletos y lobos

En un afán por crear algo original a la hora de escribir una historia muchas veces se recurre a la fórmula de mezclar dos conceptos que nunca antes se habían mezclado. De esta forma, seguro que pensándolo un par de minutos a todos nos vienen a la cabeza ficciones en las que nos encontramos vaqueros y platillos volantes, caballeros medievales y máquinas del tiempo, vampiros e institutos o dioses y estrellas del pop. En la mayoría de estos casos, el único atractivo de la obra en cuestión es ver el resultado de este curioso cóctel, pero eso no es lo que tenemos en ‘Moonshine’…

Risso y las miradas que destacan en la sombra…

Más allá del atractivo inherente a páginas salpicadas de licántropos destrozando a gángsteres en un entorno rural (sí, eso lo vamos a ver aquí), Azzarello ha conseguido que de alguna forma todo esto sea tan coherente que enseguida nos vamos a olvidar del “experimento” argumental para centrarnos tan solo en lo que ocurre en la obra en sí. Lo que nos cuenta aquí el guionista es algo muy bien llevado, que no resulta artificioso ni forzado en ningún momento, y todo ello sostenido por unos personajes tridimensionales realmente interesantes que logran que en ningún momento la historia se despegue de la realidad.

Pero tal vez el resultado fuera distinto de no tener Azzarello a su lado a un artista tan capaz como es su amigo Eduardo Risso, un estupendo narrador cuya mayor baza un dibujo limpio en el que juega con luces y sombras, juego con el que nos deleita en no pocas ocasiones, recordando a veces al mejor Frank Miller por su mimo con el claroscuro.

Este primer tomo quizás se quede algo corto en cuanto a desarrollo, pero es sin duda un comienzo de lo más prometedor. Solo resta esperar con ganas una segunda entrega (algo que probablemente tardaremos en ver) para confirmar la gran calidad que este título parece tener.

El primer tomo de ‘Moonshine’ publicado por Planeta Cómic se presenta en formato rústica sin sobrecubiertas. Contiene 152 páginas, con un tamaño de página de 16,8 x 25,7 cm, y presenta la traducción de los números del #1 al #5 de la edición americana de la serie ‘Moonshine’ de Image Comics, así como todas las portadas originales de cada uno de los números contenidos. La traducción ha sido realizada por Diego de los Santos, el precio de venta recomendado es de 16,95 € y se puso a la venta en abril de 2018.

Moonshine

Brian Azzarello

Nacido en Cleveland (Ohio, EE.UU) en 1962, este apasionado autor del género negro se ha convertido en uno de los guionistas más populares de la industria del cómic gracias sobre todo a sus trabajos en la editorial Vertigo y sus colaboraciones con dibujantes argentinos como Eduardo Risso y Marcelo Frusin.

Su obra más destacada hasta la fecha es sin duda ‘100 balas’, escrita junto a Eduardo Risso, publicación que fuera una de las insignias principales del sello Vertigo entre los años 1999 y 2009. Además, Azzarello escribió historias como ‘Batman: Ciudad rota’, dibujada también por el argentino Eduardo Risso, ‘Batman/Deathblow: Después del Fuego’, dibujada por Lee Bermejo, Tim Bradstreet y Mick Gray, ‘Superman: For Tomorrow’, dibujado por Jim Lee y ‘Joker’ y ‘Lex Luthor: Man of Steel’ , con dibujos de Lee Bermejo.

Moonshine

‘Moonshine’

ISBN: 978-84-9146-920-9

Después del éxtio 100 Balas, Azzarello y Risso se unen de nuevo para darle un giro terrorífico a la historia de gánsters.

El escritor BRIAN AZZARELLO y el dibujante EDUARDO RISSO —el equipo creativo ganador del premio Eisner y responsable de 100 balas, un clásico moderno del género negro— nos traen una nueva y brutal serie que le da un toque de terror a la clásica historia de gánsteres. Ambientada en los Apalaches en tiempos de la ley seca, MOONSHINE cuenta la historia de Lou Pirlo, un matón de ciudad con mucha labia que llega de Nueva York para alcanzar un acuerdo con Hiram Holt, el mejor destilador ilegal de alcohol de Virginia occidental. Lou piensa que será coser y cantar, pero lo que no sospecha es que Holt es tan astuto y despiadado como cualquier capo de la mafia neoyorquina. Holt no solo intentará salvar su negocio de licor ilegal a cualquier precio, sino que estará dispuesto a todo para proteger un secreto de familia mucho más siniestro y sangriento.

Guion: Brian Azzarello

Dibujo: Eduardo Risso

‘Moonshine’

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.