Reseña de ‘Akame ga Kill’ (Episodios 13 a 24)

En el mundo del anime, uno de los mayores riesgos que corren las adaptaciones de series manga es encontrarse con puntos divergentes en la historia, una vez que la adaptación supera la línea temporal de la obra original. Podemos encontrar muchos ejemplos de esto en algunas de las cabeceras más importantes que han llegado a nuestro país, como ‘Rurouni Kenshin‘ o ‘Fullmetal Alchemist‘, las cuales, al adelantar a la obra original, optaron por seguir la historia en otra dirección, haciendo que perdiera todo contacto con la primera. Otro ejemplo de serie que decidió seguir su propio camino es esta que nos ocupa hoy, ‘Akame ga Kill‘.

Tal y como vimos en la reseña del primer cour de esta serie, la trama gira en torno al Night Raid, un grupo de disidentes con el sistema autoritario del Imperio, que lucha por acabar con la tiranía del Primer Ministro Honest y sus acólitos. En esta facción se integra el joven Tatsumi, quien, a pesar de no ser el guerrero más poderoso del Imperio, logra hacerse un hueco entre los valerosos miembros del Night Raid.

La principal característica de los primeros 12 episodios, no fue otra que la sangre y la muerte abundante en ambos bandos. A través de flashbacks al origen de los personajes y una parte de ensalzamiento del siguiente cadáver a lo largo del episodio de su muerte, ‘Akame ga Kill!’ lograba estremecer al espectador e instaurar en él una sensación de pérdida igual para villanos como para protagonistas.

Habida cuenta del éxito que tuvo esta fórmula, no es de extrañar que se mantenga en estos nuevos episodios, que se centran en el enfrentamiento entre el Night Raid y los Jaegers de Esdeath, quien sigue empecinada en tener a Tatsumi a su lado, tanto en los Jaegers, como a nivel personal, además de otros grupos reclutados por el propio Primer Ministro Honest.

En resumen, estos doce episodios se configuran como una suerte de arco final alargado, en el que se entrecruzan algunas ideas del mangaka con el criterio de Tomoki Kobayashi, quien se vio extremadamente limitado por el requisito de encorsetar una conclusión de la historia coherente en tan pocos episodios, que fuera capaz de cerrar todos los flecos que abre la serie.

Esta situación, hace que muchos aspectos en estos episodios parezcan incoherentes o contradictorios para aquellos que hayan seguido el manga, publicado por Norma Editorial en nuestro país. Sin embargo, haciendo un ejercicio de abstracción y juzgando la serie de forma independiente, puede apreciarse la intención del estudio de hacer un buen trabajo con esta obra e intentar dar a sus seguidores un final a la altura.

Para ello, gran parte de la atención que el manga destina a los Jaegers desaparece en el anime y se centra la práctica totalidad de la trama en la figura del Night Raid, perdiéndose así cierta perspectiva acerca de las auténticas intenciones de cada uno de los Jaegers, aunque mantiene el centro de atención en el enfrentamiento entre Akame y Esdeath, culmen de la historia y uno de los pocos elementos conectores entre la versión manga y la animada.

En general, los cambios aportados por el equipo de White Fox perjudican más de lo que ayudan a la historia, a pesar de que Kyuoko Kotani, sigue intentando hacer todo lo posible con escenas de acción de altísima factura, al igual que ha de reconocerse el encomiable trabajo de Kazuhisa Nakamura en coordinación con Takahiro y Tetsuya Tashiro, autor y dibujante del manga original respectivamente, quien respeta en gran medida la factura del manga en el diseño de personajes que aún eran desconocidos en la trama original.

En lo que respecta a los seiyûs, regresan Sora Amamiya (‘The Seven Deadly Sins’, ‘Bungo Stray Dogs’ o ‘KonoSuba’) y Sôma Saitô (‘Danmachi: ¿Qué tiene de malo intentar ligar en una mazmorra?’ o ‘Pop Team Epic’), junto a quienes vuelven Yoshitsugu Matsuoka, Yukari Tamura, Yû Asakawa, Risa Mizuno, Shintarô Asanuma y Kaori Nazuka.

Por último, la banda sonora sigue siendo obra de Taku Iwasaki, manteniendo el mismo estilo que en los primeros episodios y añadiendo algunos temas nuevos, como la cebecera del Wild Hunt. Por su parte, el opening desde el episodio 15 pasa a ser el tema ‘LIAR MASK’, interpretado por la idol Rika Mayama, mientras que, desde el mismo episodio, el ending habitual pasa a ser sustituido por el tema ‘Tsuki Akari’, interpretado por Sora Amamiya, quien ya se hizo cargo de interpretar el primer opening de la serie.

Como conclusión, los últimos 12 episodios de ‘Akame ga Kill’ suponen un rato de entretenimiento para el espectador, con escenas de lucha muy bien ejecutadas y algún que otro gag divertido, pero que se quedan algo cortos para cerrar con la clase que se merece uno de los mejores shônens de los últimos años, apresurando algunos eventos para forzar una conclusión que se siente vacía del muy necesario sentimiento de satisfacción que suele acompañar estos momentos.

Unos meses después del lanzamiento en nuestro país de la primera tanda de episodios, Selecta Visión nos trae los últimos capítulos de ‘Akame ga Kill’ en sus dos formatos tradicionales. Por un lado, tenemos la edición Blu-ray First Print, que incluye los doce episodios finales de la serie (de nuevo, con sus correspondientes cortos ‘Gekijo’) en formato 1080p, con audio 2.0 DTS HD en japonés y castellano, así como subtítulos en este último, tráileres, teasers y los nuevos opening y ending en formato textless, así como un segundo libreto con diseños y factoids de la serie a un precio de 67,99 €. Por otro, también está disponible en edición sencilla en DVD, que incluye audio original en japonés y audio y subtítulos en castellano a 36,99 €.

El día de la revolución contra la Capital se aproxima, pero cuánto más cerca está, más grandes son los sacrificios que se deben realizar para alcanzarlo…

Ha llegado el fatídico día en que Night Raid, la banda de asesinos que despeja el camino del Ejército Revolucionario, debe enfrentarse a los Jaegers, el grupo de usuarios de Armas Imperiales formado por la Capital para aniquilarles. La experimentada Najenda emplea todos los recursos a su alcance para imponer su estrategia sobre la cruel y todopoderosa General Esdeath, Akame se ve obligada a saldar cuentas de una vez por todas con su caprichosa hermana Kurome y Tatsumi debe sobreponerse a todas las pérdidas y despejar las dudas que alberga su corazón para encabezar una última ofensiva contra el arma definitiva del Imperio. Al final, una única pregunta prevalece… ¿Cuántos de ellos sobrevivirán para ver el nacimiento de una nueva nación?

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.