Reseña de ‘El asesino dentro de mí’

El asesino dentro de mí

Psicópata tejano

Es agradable ver entre las novedades de cómic del mes títulos no demasiado conocidos que se presentan como historias autoconclusivas, con ideas en principio bastante atractivas. Ese es el caso de ‘El asesino dentro de mí’, un tomo publicado por Planeta Cómic que enseguida llamó mi atención por ser una adaptación de una novela de Jim Thompson con una idea muy poderosa…

El asesino dentro de mí
Portada del tercer número de la miniserie de IDW Publishing ‘The killer inside me’

El legado de Thompson

James Myers Thompson (Anadarko, Oklahoma, 27 de septiembre de 1906 – Huntington Beach, California, 7 de abril de 1977) fue un escritor y guionista estadounidense de novelas policíacas de género negro, hijo de un adinerado sheriff corrupto del condado de Caddo en Oklahoma y de una maestra de sangre cherokee. Tras una niñez llena de problemas y una juventud muy dura, Thompson comenzó a ganarse la vida como escritor a finales de la década de los años veinte a la vez que se ve metido en problemas serios con la ley y con la mafia. Probablemente sus experiencias vitales le sirvieran como inspiración para la trama de muchas de sus obras, ya que con un poco de voluntad se pueden ver no pocas similitudes entre su vida y la de algunos de los personajes de sus novelas.

Probablemente su colaboración con el director de cine Stanley Kubrick sea el trabajo que más fama le ha dado (realizó para él el guion de ‘Atraco perfecto’ y el de ‘Senderos de gloria’) junto con la adaptación de ‘La huida’ a cargo de Sam Peckinpah, con Steve McQueen como estrella principal, pero Thompson ha dejado tras de sí una larga lista de novelas no demasiado valoradas en su momento que cobraron un nuevo interés tras la muerte del autor. Hoy en día es considerado como uno de los grandes novelistas del género negro, junto a Dashiell Hammett y Raymond Chandler. ‘El asesino dentro de mí’ es probablemente una de sus novelas más reconocidas, una de difícil digestión que aquí nos llega en forma de cómic manteniendo el espíritu de la obra original.

El asesino dentro de mí
A veces, a Lou le cuesta controlar su enfermedad…

El pulso de una época

Si hay una cosa que Devin FaraciVic Malhotra han sabido conservar en el paso de esta historia desde la novela hasta el cómic es la forma en la que el personaje principal, Lou Ford, representa de alguna forma a una parte de la sociedad de los Estados Unidos de los primeros años de la década de los cincuenta. De la misma forma que posteriormente Brett Easton Ellis pondría bajo su microscopio a la cultura yuppie de la década de los años ochenta con su ‘American Psycho’, en ‘El asesino dentro de mí’ se trata de capturar casi un estilo de vida y llevarlo al extremo para poder diseccionarlo a gusto.

Ford se gana la vida como ayudante del sheriff en una pequeña ciudad de Texas y tiene el respeto de sus compañeros y vecinos. Su novia es una joya, su carrera va aceptablemente bien y su futuro parece brillante. Sin embargo, bajo esa capa de perfección se oculta mucho más. Por una parte, Ford no está realmente satisfecho con su vida: no solo desprecia a la joven que bebe los vientos por él, sino que tampoco se conforma con el nivel de vida que su trabajo como defensor de la ley le va a proporcionar en su madurez. Por otra, el mayor secreto que Ford oculta al mundo es el de su peculiar enfermedad. En su interior habita una rabia y una sed de sangre que en ocasiones se vuelve incontenible, y cuando esto ocurre… pasan cosas malas.

El asesino dentro de mí
La frialdad con la que se mueve Ford es quizás lo que más asusta de él

Pero no estamos hablando de un psicópata al uso, uno que mata por el simple placer de matar. Aunque bien es cierto que en ocasiones Ford puede perder el control y volverse violento sin un objetivo concreto, en general el tipo es capaz de redirigir todo lo que arde dentro de él hacia una meta que le proporcione algo más duradero que un placer efímero y momentáneo, acercándose de esta forma más a Dexter Morgan, personaje creado por Jeff Lindsay, que a Patrick Bateman.

Y eso es más que suficiente para desarrollar una historia en la que la suerte juega un papel fundamental en una trama que se irá complicando poco a poco mientras nos adentramos en la oscura alma de un tipo realmente escalofriante.

No apto para sensibles

El nivel de violencia aquí es bastante elevado, quizás más de forma implícita que de forma explícita. Ford es un auténtico animal y ya desde jovencito ha estado cometiendo actos vomitivos, pero aún así no lo acabamos de ver como alguien que realmente anhele la violencia. Sí, la abraza cuando llega el momento y no se esfuerza demasiado por evitarla en los instantes previos, pero no la desea. Es más, incluso en ocasiones veremos que culpa al mundo por obligarle a hacer lo que hace, aunque tampoco se atormente demasiado por ello…

Me resultaba curiosa la manera en la que la gente seguía pidiéndomelo. ¿Pero por qué venían a que yo los asesinara? ¿Por qué no se mataban ellos mismos?

Autores desincronizados

A pesar de que en el aspecto psicológico la obra está muy conseguida, en lo que a narrativa se refiere es donde nos encontramos los mayores problemas de este título. A lo largo de la historia nos topamos con muchos momentos en los que parece que los autores han hecho un mal uso del llamado método Marvel, el sistema para realizar un cómic que viene a consistir en que primero el guionista plantea la historia general y luego el dibujante la transforma en viñetas para que de nuevo el guionista la acabe, rellenando los globos de diálogo. Y la cosa es que en muchas ocasiones lo que vemos en la viñeta y lo que se nos transmite en los diálogos parece no casar demasiado bien.

De esta forma, existen muchos momentos en los que, como lector, te choca lo que acabas de leer. Parece que no hay sincronía entre lo que estás viendo en imágenes y lo que ves en palabras, como si las reacciones y el lenguaje corporal de los personajes no se correspondieran con lo que realmente está ocurriendo en ese momento. Sin embargo, esta característica no empaña la sensación de desasosiego que te queda tras la lectura de este cómic. Y es que el mundo es un lugar horrible, y gente como Lou Ford se encarga de que así siga siendo…

El asesino dentro de mí

El tomo ‘El asesino dentro de mí’ publicado por Planeta Cómic se presenta en formato de tapa dura sin sobrecubiertas. Contiene 144 páginas, con un tamaño de página de 16,8 x 25,7 cm, presenta la traducción de la edición americana de la historia ‘The killer inside me’ y cuenta con una introducción a cargo del escritor Stephen King (una más orientada al relato original que al cómic, y que tal vez debería haber sido colocada al final de la obra en lugar de al inicio de esta, ya que destripa gran parte de la trama). El precio de venta recomendado es de 16,95 € y se puso a la venta en julio de 2018.

El asesino dentro de mí

‘El asesino dentro de mí’

ISBN: 978-84-9173-199-3

Adaptación del famoso relato de Jim Thompson con una introducción del genio del terror: Stephen King.

Jim Thompson nos proporciona una visión oscura, densa, de la mentalidad de un asesino en serie estadounidense muy anterior a Charles Manson, a John Wayne Gacy y al American Psycho de Brett Easton Ellis.
Lou Ford es ayudante del sheriff en una pequeña ciudad de Texas. Lo peor que la gente puede decir de él es que lo hace todo con una cadencia un tanto lenta y que es un poco aburrido. La cuestión es que casi nadie sabe lo de la enfermedad que casi acaba con él cuando era joven; una enfermedad… que pretende resurgir.
En tus manos tienes una adaptación escrita por Devin Faraci y dibujada por Vic Malhotra. La introducción es de Stephen King.
Guion: Devin Faraci y Jim Thompson

Dibujo: Vic Malhotra

‘El asesino dentro de mí’

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.