Crítica de ‘Flavors of Youth’

En el sector de la animación en Japón, es frecuente que los diferentes estudios tengan estilos muy claros y definidos. Por ejemplo, con la excepción de ‘Inō Battle wa Nichijō-kei no Naka de’, es muy fácil identificar series y películas que han pasado por las manos de Studio Trigger, así como las diferencias entre los largometrajes de Madhouse y Studio Ghibli, hacen muy sencillo identificar por qué puerta ha pasado cada producción.

En estos últimos tiempos, desde que iniciara su andadura en 1999 con ‘She and Her Cat’, Makoto Shinkai y su estudio de cabecera, CoMix Wave Films, pocos estudios han logrado consolidarse en el mundo del anime con un estilo tan único y específico como el que acompaña a estos profesionales, cuya última obra ‘Shikioriori, distribuida internacionalmente con el título ‘Flavors of Youth‘, analizamos hoy.

En este caso, a pesar de que hablamos de una obra de CoMix Wave, esta no cuenta con la batuta de Makoto Shinkai, sino que ponen su talento a las órdenes de dos prometedores directores chinos, a través del acuerdo con Haoliners Animation League, una de las productoras de animación más punteras de China, que ya ha producido alguna que otra obra emitida internacionalmente como ‘A Centaur’s Life’ o ‘Hitori no Shita’. Junto a ellos tenemos a Yoshitaka Takeuchi, colaborador habitual de Shinkai.

La película se divide en tres historias, cada una de ellas encabezada por un director diferente, aunque compartiendo sus elementos más característicos. La nostalgia, la transición entre la China rural y la China de ciudad y, especialmente, los sentimientos que transmiten los sabores, son los elementos centrales de cada una de estas secciones del filme.

La primera de las tres historias tiene por título ‘Hidamari no Choushoku‘, que vendría a significar ‘Desayuno al sol‘ y está dirigida por Yi Zhenxing (bajo el seudónimo Jiaoshou Yi Xiaoxing). Este capítulo se configura como una suerte de oda a lo efímero de las personas y las cosas en la vida, a través de los ojos de su protagonista Xiao Min, especialmente alrededor de sus fideos favoritos y cómo estos influyen en su vida.

Todo el capítulo gira en torno a las disquisiciones internas del protagonista, siendo el espectador un mero copiloto en la mente de Xiao Min, con interacciones mínimas con personajes secundarios apareciendo aleatoriamente y funcionando como desencadenantes del siguiente fragmento de su monólogo interno. La principal razón tras sus evocaciones al pasado suele ser su sentimiento de vivir una existencia insípida, que ya no tiene el sabor que la caracterizaba en su su juventud.

La metáfora que supone esta historia y sus vivencias, se basan principalmente la vida de los ciudadanos corrientes durante la década de 1980, cuando Deng Xiaoping, líder del país en la época, comenzó el proceso de transformación de Shanghai a la megaciudad que es hoy.

En segundo lugar tenemos ‘Chiisana Fashion Show‘ o ‘El pequeño desfile de moda‘, dirigida en este caso por Takeuchi, cuya dirección hace de este el fragmento más directo y menos apegado a la cultura china de los tres y puede incluso ser el más accesible de los tres al espectador occidental, al ser también en el que menos peso tienen las relaciones familiares, tan estrictas en la tierra en la que se ambienta el filme.

Es una historia corta (de hecho, la más corta de las tres) acerca de apreciar a los que nos rodean, tanto amigos como familiares, así como de reconocer la naturaleza humana de tales relaciones, que gira alrededor de una modelo que se acerca a sus últimos años en la profesión. En este sentido, el otro aspecto en el que ahonda este capítulo es el de la necesidad de la humildad y el ser consciente de las limitaciones que a cada uno nos atañen, incidiendo en que no está de más pedir ayuda y confiar en los demás cuando es necesario.

Quizás la más simple de las tres, podría haberse beneficiado de unos minutos más de metraje que permitieran ahondar en las relaciones de su protagonista, Yi Lin, con su hermana Lulu y su representante Steve, para intentar dar algo más de trasfondo a la cabezonería de la modelo.

Para cerrar esta obra tenemos ‘Shangai Koi‘, aunque más comúnmente conocida como ‘Shangai Love‘ y realizada bajo la batuta de Li Haoling, un nombre que sonará a los seguidores de ‘Hitori no Shita’, ‘Spiritpact’ o ‘Silver Guardian’, al haber sido parte del equipo de producción de todas ellas. Sin embargo, poco vemos del estilo característico de Li en esta obra, que se acaba convirtiendo en un homenaje a la obra de Shinkai, siendo imposible no encontrar los paralelismos con ‘5 centímetros por segundo’.

La historia gira en torno a 3 amigos que, a través de diversas circunstancias, terminan optando por diferentes caminos en la vida. En esta historia, podemos apreciar claramente el peso de la estructura familiar china tradicional, las relaciones entre los distintos miembros y la presión que suponen las expectativas familiares en el contexto de la década de 1990 en un país que se enfrentaba a una rápida modernización, gentrificación y desarrollo tecnológico, similar a lo que podemos ver en la ficción japonesa ambientada en el Bakumatsu o lo que es lo mismo, el paso de la era Edo a la era Meiji.

En general, la animación y la música se encuentran en el estándar de calidad habitual para CoMix Wave, siendo de una altísima factura. Uno de los elementos que más llaman la atención en este sentido es la similitud de los diseños de personajes con otros que han aparecido en diferentes obras del estudio, evidenciando el mantenimiento de un estilo propio, similar a la práctica de Madhouse a principios de siglo de encargar el diseño de personajes a Yoshiyuki Sadamoto.

Como conclusión, podemos decir que, en su conjunto, ‘Flavors of Youth’ es una obra emocionante, capaz de transmitir al espectador con delicadeza el sentir de sus personajes y esa nostalgia que evoca en ellos los sabores de la juventud, sin caer en el exceso de sentimentalismo o la lágrima fácil y centrándose en ahondar en las relaciones humanas, que son, al fin y al cabo, las que cimentan nuestra sociedad.

A pesar de que no sea la práctica habitual en las cintas distribuidas por Netflix, es muy recomendable quedarse hasta pasados los créditos, pues quedan unos últimos segundos de metraje, que acaban por dar a la historia el punto de cohesión que necesitaba.

Flavors of Youth‘ ha sido producida a través de una colaboración entre CoMix Wave Films y Haoliners Animation League y distribuida a través de bilibili en China e internacionalmente a través de Netflix.

Recuerdos evocados por un cuenco de fideos, el declive de una hermosa modelo y un agridulce primer amor. Tres muestras de historias urbanas en la China actual.

Reseña
Un 'Your Name' culinario
Amante de la comida y aficionado a los cómics, el manga y el anime desde hace más de dos décadas. Criticón de carrera y escritor de fin de semana.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.