El día que Lobezno casi mató a Logan

Aunque su debut en el mundo del cómic tuvo lugar en ‘The incredible Hulk‘ nº 180 (1974), cuando áun era conocido bajo el nombre en clave de Arma X, no fue hasta ‘Giant size X – Men‘ nº 1 (1975), cuando entró a formar parte de la segunda generación de alumnos de Charles Xavier, que los lectores empezaron a empatizar con el mutante canadiense de garras retráctiles, grandes poderes olfativos y factor de regeneración, conocido popularmente como Lobezno. Pese al hecho de que, cuando no iba enmascarado, utilizaba el nombre civil de Logan, con el paso de los años, nos enteramos de que, en realidad, se llamaba James Howlett y sus orígenes se remontaban al siglo XIX. No obstante, pese a no contar con tantos años de antigüedad como otros superhéroes de Marvel, Lobezno no tardó en ganarse el favor de los lectores, lo que ensalzó su icónico valor hasta colocarlo a la misma altura del obtenido por el mismísimo Spiderman.

Pero, lo que nadie se esperaba, ya entrados en el siglo XXI, era que lograran sorprendernos con el truco que se sacaron de la manga en 2003, en el número 66 del segundo volumen de ‘Wolverine‘, cómic que comenzaba con una aventura que se desarrolló a lo largo de seis entregas de grapa, bajo el título de ‘Old man Logan‘ (traducido en nuestro idioma como ‘El viejo Logan‘). En ella, se nos narraba un desventurado viaje en coche de unas versiones alternativas y futuristas de Lobezno y de un invidente Ojo de Halcón, quienes eran la única muestra de supervivencia heroica en un mundo en el que la unión de todos los villanos había devastado el planeta y eliminado a casi la totalidad de las fuerzas del bien.

Esta exitosa saga aumentó la ya alta popularidad del personaje y, en nuestro país, Panini no tardó en recopilarla en un tomo. Sin embargo, siempre que algo funciona se le trata de sacar el mayor jugo posible y está claro que ‘El viejo Logan‘ no iba a ser una excepción. Además del rodaje de una aceptable y libre versión cinematográfica, titulada Logan (2017) y la aparición de una precuela de la citada historia, en forma de miniserie de doce números, bajo el nombre de ‘Old man Hawkeye‘ (traducido como ‘El viejo Ojo de Halcón‘, la cual se está publicando actualmente), la Casa de las Ideas aprovechó el evento de las últimas ‘Secret Wars‘ (2015 – 2016) para traer al Universo Marvel tradicional al Logan alternativo y colocarlo al frente de la colección habitual de Lobezno, sustituyendo el título ‘Wolverine‘ por ‘Old man Logan‘ (2016), aprovechando que el clásico gruñón canadiense de garras retráctiles, debido a un acto de autosacrificio, llevaba ya algún tiempo criando malvas.

Pero, dado que, como todos sabemos, pocas muertes son eternas en el Universo Marvel (a menos que te llames Genis-Vell, Ben Parker o Gwen Stacy), la cosa no iba a ser diferente para Lobezno. Aunque aún no se haya dado a conocer ningún encuentro relevante, tarde o temprano, el resto de héroes de Nueva York notará que hay dos versiones (una mucho más mayor que otra) del mismo mutante circulando por las calles de la ciudad que nunca duerme. Se plantea por tanto la incógnita de cómo reaccionarán cuando tal cosa suceda. Y, aún más importante es preguntarse qué harán al respecto los dos mutantes cuando se crucen por primera vez… ¿o acaso es posible que ya haya tenido lugar dicho encuentro sin que nadie, incluidos los dos interesados, se haya percatado de él?

Pues sí. Tal cosa ha sucedido, y para saber cuándo y cómo tenemos que retroceder un poco en el tiempo, hasta finales del año pasado, fecha en la que se publicó ‘Old man Logan‘ nº 30. En dicha aventura, el protagonista y Ojo de Halcón regresaban exhaustos a casa, después de un duro combate contra la tiránica versión de Hulk conocida como el Maestro, cuando estuvieron a punto de ser arrollados por un gigantesco camión. Ni el conductor se paró, para asegurarse de que nadie hubiera sufrido daños, ni la pareja de héroes le dio mayor importancia al suceso, de modo que los lectores, lejos de prestarle algún tipo de atención al asunto, lo olvidaron en cuanto cerraron la contraportada del tebeo.

No obstante, en el cómic ‘Marvel Legacy Alfa‘ (publicado este mismo año) se observaba como un camión idéntico al mencionado anteriormente (y en Marvel pusieron especial atención en el hecho de que ambos fueran completamente iguales) arrollaba a un Gigante de Hielo. La sorpresa llegó cuando el conductor se bajó de la cabina y descubrimos que se trataba de nuestro clásico Lobezno. ¡Y, un poco antes, había estado a punto de atropellar a una versión vieja y alternativa de sí mismo!

Damos por hecho que, para los personajes, el cruce fue una completa casualidad y que Lobezno nunca fue consciente de a quién estuvo a punto de arrollar. Así que aún habrá que esperar un poco para que ambas versiones del mutante tengan el que ellos crean que es su primer encuentro. ¿Estarán encantados de conocerse o acabarán sacando las garras para no tener que soportarse a sí mismos? Solo el tiempo lo dirá.

Fan del mundo de los cómics, sobre todo de Marvel. Me gusta tanto escribir como actuar y sueño con hacer de esto mi modo de vida.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.