El día que el Capitán América aterrizó en Marvel

En 1941, en plena Segunda Guerra Mundial, Joe Simon y Jack Kirby crearon al héroe que la nación necesitaba en ese momento, el cual debutó en ‘Captain America Comics‘ nº 1, cuya portada corona este artículo . Este personaje, que defendía los ideales de su país por encima de todo, se convirtió en todo un icono de la editorial Timely, pero lo que nadie esperaba era que también rompiese barreras cuando, diez años después de su desaparición, que tuvo lugar en 1954, la compañía, que ya había cambiado su nombre por el de Marvel, gracias a Stan Lee, decidió rescatar al supersoldado de las barras y las estrellas.

El inesperado asesinato de J. F. Kennedy, aquel fatídico 22 de noviembre de 1963, había sumido a la sociedad americana en un auténtico estado de shock, tras ver en directo como caía el líder de la nación. Eso fue lo que motivo a Stan Lee para traer de vuelta al Capitán América. El pueblo necesitaba creer en alguien, aunque se tratase de un héroe de papel.

No obstante, antes de llevar a cabo el proyecto, el guionista, acompañado por Jack Kirby, decidió tantear el terreno con el cómic ‘Strange tales’ nº 114, en cuyas páginas se observaba un enfrentamiento entre la Antorcha Humana original y el Capitán América, tal y como se anunciaba en la portada, la cual puedes ver reproducida a la izquierda de este párrafo. Sin embargo, al final de la aventura, se descubría que no se trataba del verdadero héroe abanderado, sino de un villano disfrazado, conocido como el Acróbata. Esta sorpresa hizo reaccionar a los fans, que enviaron cartas a la editorial pidiendo más aventuras del Capitán América, pero siempre que se tratara del auténtico. El Experimento de Stan Lee había logrado el efecto deseado.

Así, si el final de una guerra había propiciado la desaparición del personaje, un asesinato era el responsable de su regreso, pero se necesitaba una colección idónea para narrar el increíble acontecimiento y ‘The Avengers’ parecía ser la más indicada. Así, en su cuarto número, Stan Lee y Jack Kirby lograron atraer la atención de los fans gracias a la impactante nota que destacaba en la portada:

¡El Capitán América vive de nuevo!

Por si esto fuera poco, el dibujo de la cubierta de dicho ejemplar mostraba al alter ego de Steve Rogers como líder del grupo formado por la Avispa, el Hombre Gigante, Iron Man y Thor, tal y como puedes comprobar en la imagen de la derecha. Sin embargo, lo más curioso de la época era el regreso a la palestra de los héroes clásicos de antaño, ya que, además del Capitán América, también se había rescatado a la Antorcha Humana (aunque con una identidad diferente y como miembro de los Cuatro Fantásticos) y a Namor, el Príncipe Submarino.

Resulta curioso el dato de que la nueva versión del héroe flamígero fuera la responsable del regreso del regente de Atlantis, al que había encontrado con un grave caso de amnesia. Si Johnny Storm no hubiese ayudado a Namor a recuperar la memoria, es posible que el Príncipe Submarino jamás hubiese regresado a la aguas ni lanzado aquel bloque de hielo, en el cual se encontraba el cuerpo congelado del Capitán América, y los Vengadores nunca lo habrían encontrado. Así, gracias a Stan Lee, tres personajes de Timely se reencontraron en Marvel, aunque con algunas sutiles diferencias.

Tras el descubrimiento del cuerpo del héroe abanderado, las cosas sucedían como cabía esperar en  los cómics de Marvel: un combate contra todos, en el que no tardaba en quedar patente la superioridad del Capitán América, además de disiparse cualquier duda sobre su autenticidad. A continuación, se explicaban los motivos de por qué no ha envejecido nada en todos estos años y, para que la historia quedase redonda, cuando el grupo era atacado por un villano, el alter ego de Steve Rogers era el único capaz de liberarlo, aunque no pudiese evitar sentirse un hombre fuera de su tiempo, lo cual era acrecentado por la forma en la que la gente lo miraba, ni dejar de llorar la muerte de su querido amigo Bucky.

En el mismo cómic, se producía el primer encuentro entre el Capitán América y Rick Jones, quien funcionaría como una especie de sustituto del caído camarada del héroe abanderado. El ejemplar finalizaba con una batalla de todo el grupo contra Namor, la cual consolidaba al alter ego de Steve Rogers como miembro oficial de los Vengadores, lo que le haría enfrentarse a los Hombres Lava, en el quinto número de la colección, y al Barón Zemo y sus Amos del Mal (grupo compuesto por el Caballero Negro, el Hombre Radiactivo y el Fundidor), en el sexto. Aunque dichos enemigos se encuentren ahora algo desfasados, en aquella época pretendían funcionar como la contrapartida maligna de los Vengadores, lo que provocó diversos enfrentamientos entre ambos grupos.

Así, el Capitán América quedó integrado de manera definitiva en el Universo Marvel. Sin embargo, las cosas no podían quedarse paralizadas ahí. La Casa de las Ideas precisaba nuevos personajes con historias cada vez más originales. Así fue como el abogado ciego Matt Murdock y su alter ego Daredevil hicieron su primera aparición en la compañía.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.