Reseña de ‘100% Marvel. Rayo Negro: La colección completa’

Rayo Negro

El fin del silencio

En general, no soy muy dado a lanzarme de cabeza a esas series periféricas de Marvel Comics protagonizadas por uno de sus personajes que suelen tener una extensión de entre cinco y doce números y estar realizadas por un equipo de relativos desconocidos. Sin embargo, el hecho de que tomos de este tipo como ‘100% Marvel. Nick Furia: Operaciones Encubiertas’ o ‘100% Marvel. Doctor Extraño y los Hechiceros Supremos’ me dejaran tan buen sabor de boca unido a las excelentes críticas cosechadas (incluyendo nominaciones a la última edición de los prestigiosos premios Eisner) fue lo que me convenció para hacerme con una de las últimas novedades de Panini Comics, ‘100% Marvel. Rayo Negro: La colección completa’.

Rayo Negro
Portada del tercer número de la serie limitada ‘Black Bolt’

Prison break

Lo que más impacta de la historia relatada en este tomo probablemente sea su punto de partida. Blackagar Boltagon está encerrado en una prisión muy especial, una en la que sus poderes no tienen efecto y puede hablar sin preocuparse de matar al tipo que tenga al lado. El Rey de los Inhumanos llegó allí a través de un engaño de su malvado hermano, Maximus Boltagon. Es a él a quien enviaron a este confinamiento, pero con una hábil treta fue capaz de poner a Rayo Negro en su lugar.

Ahora, Blackagar deberá unir fuerzas con otros reos con los que pronto establecerá una relación, y juntos deberán descubrir qué es realmente el sitio en el que se encuentran, una aproximación al género carcelario que podría recordar a muchos a la película de 1997 de Vincenzo Natali ‘Cube’. Entre los presos nos encontraremos con alguna cara conocida, como pueda ser la de Carl “Aplastador” Creel, también conocido como el Hombre Absorbente. Este delincuente común fue elegido por Loki como una especie de arma biológica para luchar contra su hermano Thor. Gracias a una poción que el asgardiano le hizo beber, Carl obtuvo el poder de absorber las propiedades de los materiales que toca. Obviamente, Creel no fue un rival a la altura de Thor, y posteriormente se dedicó a deambular por el Universo Marvel para hacer de sparring de diversos superhéroes hasta que durante la saga ‘Secret Wars’ de los años ochenta conoció al amor de su vida, Mary MacPherran, alias Titania. Aunque tal vez sus mayores logros como villano ocurrirían a continuación, con el tiempo se reconvirtió en uno de esos malos tipos de segunda fila que de vez en cuando se ponen del lado de los buenos. Eso sí, siempre acompañado de su bola de presidiario…

Rayo Negro
Raava es una rival terrible

Además del Hombre Absorbente, otros miembros de este equipo de prisioneros en busca de libertad serán la jovencita Ojitos, todo un trasunto de Magneto llamado Molyb, una guerrera skrull llamada Raava y algún otro que se unirá más adelante. La dinámica entre los miembros del grupo quedará establecida muy rápido, pudiendo así los autores jugar con ella cuando la acción se empieza a desarrollar en plan serio.

Algo ocurre con las historias de género carcelario que, en manos de un buen guionista, se hacen tremendamente interesantes. Aquí se añade el extra de contar con personajes de Marvel Comics, además de tener una cárcel de lo más especial, situada en un lugar desconocido y con unas leyes físicas bastante peculiares. La inquietud sobre si este grupo de condenados será capaz de unir fuerzas para trazar un plan que les saque de ese lugar maldito gobernado por un poderoso y sádico ser es lo que va a mantener al lector pegado a este tomo durante buena parte de su extensión.

Rayo Negro
¡Nombra tus crímenes! ¡Arrepiéntete de tus crímenes!

El rey sin palabras

Si algo ha caracterizado siempre al personaje de Rayo Negro ha sido la ausencia de voz. Su poder consiste entre otras cosas, como todo el mundo sabe, en emitir a través de su voz una perturbación masiva en forma de una onda de choque altamente destructiva capaz de derribar cualquier cosa que se le ponga por delante. Para evitar matar a todo el que está cerca de él, normalmente hemos visto a Rayo Negro hablar a través de gestos con la que antes era su esposa, Medusa, quien sabía interpretarle a la perfección y verbalizar sus pensamientos sin problema.

Sin Medusa de por medio, aquí el guionista Saladin Ahmed, conocido escritor y poeta americano responsable de obras como la multipremiada novela ‘Throne of the Crescent Moon’, supongo que se encontró con un problema interesante al plantearse cómo iba a tratar a un protagonista que no puede hablar. Por una parte, la propia trama va a proporcionar una solución a esta dificultad, y es que debido al especial carácter de la cárcel en la que se encuentra Rayo Negro este va a poder hablar por primera vez en mucho tiempo sin miedo a destruirlo todo a su alrededor. Cuando recupere su poder (obviamente, va a ocurrir), será algún otro personaje el que, sustituyendo a Medusa, realice las labores de interprete.

Rayo Negro
No hay cadenas que puedan detener a Blackagar Boltagon

Tal vez esto pueda ser una oportunidad perdida de afrontar un reto como este de una forma más creativa. Quizás crear una obra en la que el dibujo fuera el que, quizás con un toque expresionista, narrara todo lo que ocurre dentro y fuera de la cabeza de Rayo Negro, hubiera sido algo realmente interesante, en lugar de utilizar constantes y largos textos de apoyo. Sin embargo, esta falta de ambición creo que es lo único en lo que Ahmed no me ha convencido, ya que por lo demás su trabajo aquí es más que correcto, resaltando especialmente el tratamiento de los personajes secundarios y, sobre todo, la forma en la que nos presenta a Blackagar como un ser falible y lleno de dudas, en contraposición al monarca de rostro pétreo y voluntad inquebrantable al que habitualmente vemos.

Impacto visual

Algo que llama mucho la atención de este tomo es sin duda la labor gráfica. Aquí Christian Ward (que es ayudado en algún momento por Frazer Irving) juega constantemente con la composición de página, rompiendo con cualquier tipo de estructura en viñetas de forma constante, y utilizando su delirante paleta de colores y efectos de luz para dar cierto toque lisérgico a la obra.

Desde luego, este tomo es altamente recomendable para todo aquel seguidor del personaje de Rayo Negro o para el que quiera acercarse un poco más a su figura. El carácter autoconclusivo de la obra le otorga ademas la capacidad para poder convencer a cualquier lector que sencillamente busque una buena historia original y fresca sin ataduras al resto del Universo Marvel.

El tomo ‘100% Marvel. Rayo Negro: La colección completa’ publicado por Panini Comics en edición de tapa blanda con solapas contiene 288 páginas a color con un tamaño de página de 17 x 26 cm. e incluye la traducción de la edición americana de los doce números de los que se compone la serie limitada ‘Black Bolt’, además de las portadas originales de estos. El precio de venta recomendado es de 25 € y se puso a la venta en agosto de 2018.

‘100% Marvel. Rayo Negro: La colección completa’

Contiene Black Bolt 1-12 USA

El silencioso rey de Los Inhumanos en su propia aventura, que empieza con Rayo Negro… ¿prisionero?

¿Dónde está y por qué se encuentra ahí? ¿Quién puede ser lo suficientemente poderoso para encerrarlo? ¿Y cómo logrará escapar?

Guion: Saladin Ahmed

Dibujo: Christian Ward y Frazer Irving

‘100% Marvel. Rayo Negro: La colección completa’

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.