Reseña de ‘Saga’ 8

Saga

La fantasía de lo cotidiano

Debido a los nada rigurosos calendarios de publicación de la editorial Image Comics solemos tardar mucho más de lo deseado en ver nuevos tomos de ‘Saga’ (así como del resto de colecciones de la editorial) por nuestro país. Esta circunstancia no es fruto de la dejadez o de la falta de profesionalidad de autores o editores, sino que responde a una directriz que pone por encima de todo la calidad del producto resultante. Tal vez hay que agradecer a esto en parte el gran nivel que esta serie ha logrado mantener durante toda su existencia, por lo que no hay que olvidarse de ello cuando a lo largo de los próximos meses nos lamentemos esperando la continuación del octavo tomo de esta serie que Planeta Cómic, como es costumbre, acaba de publicar por estos lares…

Saga
Portada del número #46 de ‘Saga’

Buscando una solución

Hoy en día ya es bastante complicado para una mujer interrumpir un embarazo no deseado (aunque no tanto como lo era décadas atrás) en nuestra sociedad, pero nada que ver con lo que los protagonistas de ‘Saga’ tienen que pasar teniendo en cuenta sus especiales circunstancias. La pareja formada por Marko y Alana debe ocultarse de la mitad del universo que quiere acabar con ellos y de la otra mitad que quiere sacar provecho de su situación única. Siendo ellos la única unión fructífera conocida entre un miembro de la tecnológicamente avanzada sociedad de Landfall, el planeta más grande de la galaxia, y otro de Wreath, el único satélite de Landfall, donde su gente tiene la habilidad de utilizar la magia, su vida no tiene un prometedor futuro.

Por si no tuvieran ya suficientes problemas cuidando de la pequeña Hazel, ahora deben encontrar la manera de que un experto extraiga al feto muerto que reside en el interior de Alana, cuyo desgraciado fallecimiento conocimos al final del séptimo tomo. La razón por la que esto debe hacerse con urgencia, aparte de los motivos evidentes, es que el mantener al feto en su interior está provocando unos cambios fisiológicos en el cuerpo de la madre que pueden ser potencialmente mortales para ella.

Saga
Encontrar un buen cirujano en un lejano planeta no es tarea sencilla

Brian K. Vaughan nunca ha huido a la hora de introducir en sus historias elementos de lo más arriesgado, más bien todo lo contrario. El guionista es conocido por tratar tramas controvertidas que siempre levantan suspicacias en la moralidad de los grupos más retrógrados y conservadores de una forma brillante, logrando de alguna forma presentar situaciones polémicas sin llegar a convertir sus guiones en propaganda panfletaria progresista, sino dejando que sea el lector el que juzgue la moralidad de los hechos y las acciones de los personajes. Y en este tomo, Vaughan hará que el lector le de muchas vueltas a la cabeza…

Secundarios de lujo

Pero si hay algo claro en ‘Saga’ desde su primer tomo es que esta no es solo la historia de Hazel y sus padres. Sí, es ella quien cuenta la historia, la que narra cómo llegó al mundo y cómo sus padres lucharon por mantenerla en él, pero para que esta misión fuera un éxito hubo muchos otros personajes involucrados, cada uno con una historia tan interesante como la de Marko y Alana.

Saga
Cuando el hambre aprieta…

Por aquí tendremos a Petrichor, la mujer transgénero que conoció a Hazel en el centro de detención y que salió con ella de allí para unirse a su grupo. No lo va a pasar exactamente bien cuando la familia abandone el campamento base en Phang para ir en busca de un experto en abortos, ya que un trío de indeseables tendrán un desafortunado encuentro con ella que acabará muy mal, guardando esa coherencia existente a lo largo de toda la colección que certifica que la violencia solo engendra violencia.

No nos podemos olvidar de uno de los personajes más geniales que se han dejado ver por esta serie, y es que el Príncipe Robot IV sigue de alguna forma ligado al destino de nuestros protagonistas. Su hijo, que es la motivación principal que ha llevado a este personaje a hacer lo que hace, está ahora muy lejos, varado en un planeta con pocos recursos junto con la pareja de paparazzi que tantos problemas ha causado y con esa adorable y leal foca antropomórfica llamada Ghül, pero Vaughan se las sigue arreglando para darle razones para seguir en el foco de la acción.

Saga
A nadie le gustan los tipos que disfrutan pegando a niñas

The Will gozará de un número dedicado a él por completo. Si alguno pensaba que este personaje había quedado fuera de juego, se equivocaba. No solo descubriremos parte del origen de este guerrero a través de un flashback que nos lleva hasta su niñez y nos muestra las duras experiencias que tuvo que pasar entonces, sino que además conoceremos al que parece ser el mentor que le introdujo en la vida de cazarrecompensas que ha llevado para ganarse los garbanzos. The Will está ahora en una situación bastante comprometida que sin duda le va a poner de nuevo en el camino de Marko y Alana en un futuro no muy lejano…

A mitad de camino

No hace mucho el guionista de la obra dejó entrever que tras la publicación de este octavo tomo ‘Saga’ se encontraba, más o menos, a mitad del camino que tenía pensado para la serie, lo que situaría el final de la obra en torno al número #100. Esto, a tenor de lo visto aquí, es sin duda una buena noticia. Vaughan está tan pletórico como siempre y su compañera en esta aventura, Fiona Staples, continúa realizando una labor gráfica sensacional, derrochando imaginación en sus diseños y complementando su trabajo con una excelente labor de coloreado. Teniendo esto en cuenta, no me cabe duda de que la mitad de la serie que resta por ser publicada no tendrá demasiados problemas en mantener el nivel.

Pero ojo, que seguramente pase mucho tiempo hasta que podamos ver este final. De momento, tras el siguiente tomo que está por llegar, los autores han anunciado que van a aparcar la serie durante todo un año para volver luego con las mismas fuerzas que han tenido hasta ahora. La espera, sin duda, se hará dura, pero es de agradecer que tomen su labor en serio y prefieran tomarse las cosas con calma a precipitarse en dar al lector lo que quiere cuanto antes.

El octavo tomo de ‘Saga’ publicado por Planeta Cómic se presenta en formato tapa dura sin sobrecubiertas. Contiene 152 páginas, con un tamaño de página de 16,8 x 25,7 cm, y presenta los números del #43 al #48 de la edición americana de la serie ‘Saga’. Este volumen incluye además todas las portadas de los números de la edición americana de la colección. La traducción ha sido realizada por Diego de los Santos, el precio de venta recomendado es de 16,95 € y se puso a la venta en septiembre de 2018.

Saga

Brian K. Vaughan

Brian K. Vaughan es un guionista estadounidense que nació en Ohio en 1976, cuyo nombre está sobresaliendo estos días debido a las nominaciones que ha recibido su última obra, Saga. Aun así, no es la primera vez que le vemos en el listado de los premios Eisner (los Oscars del mundo del cómic), ya que desde el año 2003 ha estado incluido entre sus nominados, ya sea por la serie ‘Y, el último hombre’, ‘Runaways’ o por la que hoy nos ocupa, ‘Ex Machina’.

Su labor como buen guionista le precede, razón por la que además de estar siempre inmerso en el mundo del cómic, ha realizado varios trabajos para la industria televisiva, como fue la serie ‘Perdidos’ (por la que fue nominado durante dos años consecutivos a los Writers Guild of America Awards) o ‘La Cúpula’, además de encontrarse hoy en día trabajando en las adaptaciones al cine de dos de sus principales obras.

Su primera incursión en el mundo del cómic la realizó mientras estudiada cine en la Universidad de Nueva York, ya que se apuntó a un proyecto de Marvel llamado Stan-hattan, en el que se formaba a jóvenes guionistas inexpertos, lo que le llevó a realizar su primer trabajo para el cómic ‘Tales From the Age of Apocalipse #2’ (editado en diciembre de 1996). Desde ese momento, su incursión en las dos grandes editoriales americanas lo llevó a escribir historias de personajes como Spiderman, X-Men, Capitán América, Batman o Green Lantern entre otros. Aun así, Vaughan siempre ha dicho que prefiere centrar su trabajo en series propias en lugar de escribir las historias de personajes ya ideados, hecho que hace que no pueda explayar su imaginación totalmente, lo que le ha llevado a crear varias series desde cero.

De esta forma, en el año 2002 comenzó una serie denominada ‘Y, el último hombre’, donde nos mostraba como todos los hombres del planeta morían repentinamente, quedando solamente vivos un joven llamado Yorick y su mono Ampersand, lo que les acarrearía multitud de problemas en su aventura por buscar una solución. Dos años después se embaucó en una nueva serie llamada ‘Ex Machina’, la cual precede este artículo. Tras esta, en el año 2006 creó ‘Los Leones de Bagdag’ donde nos hablaba de un caso verídico que se dio en 2003, en el que una manda de leones se escaparon del zoológico de Bagdag tras el bombardeo estadounidense. Finalmente, en el 2012 se embarcó junto a la dibujante Fiona Staples en el cómic ‘Saga’, el cual mezcla la ciencia ficción con la fantasía, habiendo sido premiado este año en los Eisner.

Saga

‘Saga’ 8

ISBN: 978-84-9153-149-4

Continúa la odisea por el espacio de Hazel, Marko, Alana y sus compañeros.

Después de los eventos traumáticos de la Guerra por Phang, Hazel, sus padres y sus compañeros supervivientes se embarcan en una aventura hacia a los confines del universo que les cambiará la vida.

Cómic ganador de múltiples premios Eisner a mejor serie nueva, mejor serie regular y mejor guionista. De Brian K. Vaughan, autor bestseller del New York Times, y la aclamada dibujante Fiona Staples. Vaughan ha sido guionista de series de TV como Lost o La Cúpula.

Guion: Brian K. Vaughan

Dibujo: Fiona Staples

‘Saga’ 8

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.