Reseña de ‘Última ronda’

ultima-ronda de tim-powers

Para hablar de ‘Última ronda’ necesitamos saber quién es Tim Powers, su creador. El autor nació en Estados Unidos y fue miembro de ‘El grupo de California’, un conjunto de escritores que rodearon a Philip K. Dick. Consiguió popularidad gracias a que dos de sus obras ganaron el premio Philip K. Dick: en 1984 con ‘Las puertas de Anubis’ y en 1986 con ‘Cena en el palacio de la discordia’. Ha sido un prolífico escritor del cual Gigamesh ha publicado numerosas obras, entre ellas se encuentran ‘La fuerza de su mirada‘,  ‘Tiempo de sembrar piedras‘ u ‘Ocúltame entre las tumbas‘.

En cuanto a ‘Última ronda’, debemos saber que el inicio se disfruta más si se tienen conocimientos previos sobre póquer, aunque llega un punto en el que la descripción de las emociones de los personajes es una mejor imagen de lo que ocurre frente a los protagonistas. Y decimos que se disfruta más el inicio porque en cierto punto de la novela, la partida en sí deja de tener sentido y el lector se da cuenta, a la vez que los protagonistas, de que la partida es la vida que están viviendo.

ultima_ronda_En cuanto a los protagonistas, está claro que el personaje principal es Scott Crane, un antiguo jugador de cartas que lo abandonó y se dedicó profesionalmente a beber cerveza, y más cuando su mujer murió. Una simple partida de póquer hace que todo explote, de forma figurada, claro, aunque hay tiempo para que ocurra de forma literal. Todo esto está ligado a una extraña partida en un lago muchos años atrás, tras la cual no volvió a ver a su padre adoptivo, Ozzie, ni a su hermana también adoptiva, Diana. Más allá de Crane es difícil decir quién tiene más protagonismo, ya que Powers reparte la voz narrativa entre todos los personajes que, de alguna manera, interactúan con Crane a lo largo de las páginas, tanto amigos, enemigos o jugadores.

Aunque sí podemos destacar una figura inmensa, más grande que ningún jugador: las Vegas. Si hablamos de una ciudad relacionada con el juego en Estados Unidos y en el mundo es difícil no pensar en ella, y en ‘Última ronda’ adquiere el protagonismo propio que debe tener en una novela que se centra en el juego. Las cartas tienen un poder inmenso, pero es la ciudad la que parece ser el centro de la historia, allí donde los personajes se ven empujados a ir y que los vigila impasible y eterna, no le importa lo que les ocurra a los personajes porque ella es inmortal.

Es necesario que desde un principio tengamos en mente que las cartas son poder, sobre todo en el prólogo, del que es difícil entender algo hasta que no avanzamos bastante en la novela. La dificultad reside en entender las figuras abstractas de las que no tenemos conocimiento y aprendemos a medida que avanza la historia, junto con el protagonista.

ultima_ronda_‘Última Ronda’

¿Estás seguro de querer cartas?

Hay apuestas que no puedes permitirte perder…

La vida de Scott Crane es una sucesion de cervezas y pesadillas, cuando vuelve a las cartas tras once años alejado de ellas. Y despierta, sin saberlo, al mundo oculto tras la baraja… que le ha estado esperando desde que participó en aquella extraña partida.

Las Vegas no ha vuelto a ser la misma desde que Tim Powers la visitó en Última ronda y nos ofreció su particularísima versión del mito del Rey Pescador con el trasiego de las tragaperras de fondo y ecos de La tierra baldía.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.